Alexis Carrel - La Incógnita del Hombre

La Editorial

 Fin de Página Siguiente
Imprimir

ALEXIS CARREL

LA INCÓGNITA DEL HOMBRE

El Hombre, ese desconocido

Versión completa de la edición de 1935


INDICE

SEMBLANZA DE ALEXIS CARREL
PREFACIO
CAPÍTULO I DE LA NECESIDAD DE CONOCERNOS A NOSOTROS MISMOS
CAPÍTULO II LA CIENCIA DEL HOMBRE
CAPITULO lII EL CUERPO Y LAS ACTIVIDADES FISIOLÓGICAS
CAPÍTULO lV LAS ACTIVIDADES MENTALES
CAPÍTULO V EL TIEMPO INTERIOR
CAPÍTULO VI LAS FUNCIONES DE ADAPTACIÓN
CAPÍTULO VII EL INDIVIDUO
CAPÍTULO VIII LA RECONSTRUCCIÓN DEL HOMBRE

 


SEMBLANZA DE ALEXIS CARREL

Alexis Carrel: médico, biólogo y pensador francés, que unió la materia y el espíritu. Fue un extraordinario ejemplo de un hombre de ciencia abierto a las honduras del pensar.

La influencia de los consejos de su madre, determinaron su personalidad moral y su fe cristiana.

En Lyon, en 1893, inició sus estudios en medicina. Rápidamente, atraería la atención de sus colegas por sus aportes a la cirugía experimental vinculados al transplante de venas y órganos, el rejuvenecimiento artificial de tejidos cultivados, y la técnica operatoria de la anastamosis vascular.

En 1903, llegó a Lourdes con un tren de enfermos peregrinos. Presenció la milagrosa curación de una jovencita que padecía una peritonitis tuberculosa. A pesar de la imposibilidad científica de esta curación, Carrel, movido por una genuina honestidad intelectual, da testimonio de su realidad en el libro de comprobaciones médicas en la oficina de Lourdes. La reacción de sus colegas fue furiosa. Todo el ámbito académico se transformó para él en una continua borrasca hostil. Entonces, luego de cuatro meses de cavilaciones en Paris, decidió trasladarse a Canadá para dedicarse a la agricultura y ganadería.

Pero el destino lo llevó allí al Hospital General de Quebec. Los médicos de aquella institución hospitalaria lo convencieron para que continuara sus investigaciones en medicina experimental. Luego se estableció en Chicago. Allí, recibió la devastadora noticia de la muerte de su madre. Logró superar la amarga pérdida mediante un frenético ritmo de trabajo. Carrel descolló no sólo como investigador sino también como conferencista reputado.

En 1912, se le concedió el Premio Nobel de Medicina por sus innovadores aportes en el campo quirúrgico.

En 1916 actuó como médico voluntario en la primera guerra mundial. Allí siempre permaneció cerca de los campos de batallas más feroces.

En 1933 fue convencido para plasmar en una obra sus reflexiones que unían la inquietud humanista con la experimentación científica. Así, nació La incógnita del hombre, obra que se convertiría en una suerte de Biblia para una generación ávida de trascendencia.

En 1935, surgió su idea de fundar una institución que se abocara a "una reconstrucción del hombre civilizado". Carrel manifestó entonces: "es necesario un centro del pensamiento sintético, una institución consagrada a la integridad del conocimiento que podría llamarse ¨Instituto del Hombre o de la Civilización¨".

En 1941 escribió La conducta en la vida. Cuando estalla la Segunda Guerra, regresó a su Francia natal para colaborar con sus compatriotas.

Su corazón dejó de propagar su música en este mundo en 1944.

Esteban Ierardo


 

Dedico este libro a mis amigos
FEDERIC R. COUDERT,
CORNELIUS CLIFFORD y
BORIS A. BAKHMETEFF

 

PREFACIO

El que ha escrito este libro no es un filósofo. No es más que un hombre de ciencia. Pasa la mayor parte de su vida en laboratorios estudiando a los seres vivientes, y el resto del tiempo en el vasto mundo, contemplando a los hombres y procurando comprenderlos. No tiene la pretensión de conocer las cosas que se encuentran fuera del dominio de la observación científica. En este libro se ha esforzado por distinguir claramente lo conocido de lo que pudiera conocerse; por averiguar con la misma claridad, la existencia de lo desconocido y de lo incognoscible. Ha considerado al ser humano como la suma de las observaciones y de las experiencias de todos los tiempos y de todos los países, pero, lo que ha descrito, lo ha visto por sí mismo o bien lo ha obtenido directamente de los hombres con los cuales se ha asociado. Ha tenido la buena fortuna de encontrarse en condiciones que le han permitido estudiar, sin esfuerzo ni méritos de su parte, los fenómenos de la vida en su turbadora complejidad. Ha podido observar casi todas las formas de la actividad humana. Ha conocido a los pequeños y a los grandes, a los sanos y a los enfermos, a los sabios y a los ignorantes, a los débiles de espíritu, a los locos, a los habilidosos, a los criminales. Ha frecuentado campesinos, proletarios, empleados, hombres de negocios, comerciantes, políticos, soldados, profesores, maestros de escuela, sacerdotes, aristócratas, burgueses. El azar lo ha colocado en el camino de los filósofos, de los artistas, de los poetas y de los sabios. Y a veces, también, junto a los genios, los héroes, los santos. Al mismo tiempo ha visto desarrollarse los mecanismos secretos que, en el fondo de los tejidos, en la vertiginosa inmensidad del cerebro, son el substratum de todos los fenómenos orgánicos y mentales.

Lo que le ha permitido asistir a este gigantesco espectáculo es el modo en que se conduce la existencia moderna. Gracias  a ello ha podido extender su atención sobre los más variados dominios, cada, uno de los cuales, normalmente, absorbe enteramente la vida de un sabio. El autor ha vivido tanto en el Nuevo como en el Viejo Mundo. Pasa la mayor parte de su tiempo en el “Rockefeller Institute for Medical Research”  porque es uno de los hombres de ciencia a quienes Simón Flexner ha reunido en este Instituto. Allí ha tenido ocasión de contemplar los fenómenos de la vida, entre las manos de expertos incomparables, tales como Jacques Loeb, Meltzer y Noguchi y otros grandes sabios. Gracias al genio de Flexner, el estudio del ser vivo ha sido abordado en estos laboratorios en una amplitud no igualada hasta el presente. La materia es estudiada aquí en todos los grados de su organización y de su impulso hacia la realización del ser humano. Se examina la estructura de los más pequeños organismos que entran en la composición de los líquidos y de las células del cuerpo: las moléculas, de cuya arquitectura nos dan noticias claras los rayos X, y en un nivel más elevado de la organización material, la constitución de moléculas enormes de sustancia proteica, y los fermentos que sin cesar las construyen y las desintegran. También se ha observado el equilibrio físico-químico que permite a los líquidos orgánicos mantener constantemente su composición y constituir el medio interior necesario en la vida de las células. En una palabra, el aspecto químico de los fenómenos fisiológicos, se considera simultáneamente con las células, con la organización de éstas en sociedades y con las leyes de sus relaciones con el medio interior.

Se estudia el conjunto formado por los órganos y los humores juntamente con sus relaciones con el medio cósmico. Se observa la influencia de las sustancias químicas sobre el cuerpo y sobre la conciencia. Otros sabios se consagran al análisis de los seres minúsculos, bacterias y virus, cuya presencia en nuestro cuerpo determina las enfermedades infecciosas. Se investigan los prodigiosos medios que para resistirlos utilizan los tejidos y los humores. Se estudia el curso de las enfermedades degenerativas, como por ejemplo, el cáncer y las afecciones cardíacas. Se aborda, en fin, el profundo problema de la individualidad y de sus bases químicas. Ha bastado al autor de este libro escuchar a los sabios que se han especializado en estas investigaciones y observar sus experiencias, para aprehender la materia  en su esfuerzo organizador, las propiedades de los seres vivientes y  la complejidad de nuestro cuerpo y de nuestra conciencia. Ha tenido, por lo demás, la posibilidad de abordar por sí mismo los temas más diversos, desde la fisiología hasta la metapsíquica, porque, por primera vez, los procedimientos modernos que multiplican el tiempo, han sido puestos a disposición de la ciencia. Se diría que la sutil inspiración de Welch y el idealismo de Frederic T. Gates hicieron florecer en el espíritu de Flexner una concepción nueva de la biología y de los métodos de investigación. Al espíritu científico puro, Flexner proporciona la ayuda de métodos de investigación que permiten economizar el tiempo de los trabajadores, facilitar su cooperación voluntaria y mejorar la técnica experimental. Gracias a estas investigaciones, cada cual puede adquirir, si quiere darse algún trabajo, una multitud de conocimientos sobre diversos objetos cuya maestría habría exigido a una época anterior muchas existencias humanas.

El inmenso número de conocimientos que poseemos hoy día sobre el hombre, es un obstáculo para su empleo. Para que resulte utilizable, nuestro conocimiento debe ser sintético y breve. Por lo demás, el autor de este libro no ha tenido la intención de escribir un tratado acerca de nosotros mismos, porque un tratado tal, aun conciso, se compondría de varias docenas de volúmenes. Ha querido hacer tan sólo una síntesis inteligible para todos. Se ha esforzado, pues, en ser breve; en condensar en un pequeño espacio el mayor número posible de nociones fundamentales aunque no elementales. Se ha esforzado, además, por no presentar al público una forma atenuada o pueril de la realidad. Ha cuidado de hacer una obra de vulgarización científica que está igualmente dirigida al sabio y al ignorante. Ciertamente se da cuenta de las dificultades inherentes a la temeridad de su empresa. Ha procurado encerrar al hombre entero dentro de las páginas de un libro pequeño. Naturalmente, no lo ha conseguido. No logrará satisfacer, lo sabe, a los especialistas, que son, cada uno en su especialidad, más sabios que él y que le encontrarán superficial. No satisfará tampoco al público no especializado, que encontrará en este libro demasiados detalles técnicos. Sin embargo, para adquirir una concepción mejor de lo que somos, es necesario esquematizar los conocimientos de las ciencias particulares y describir también a grandes rasgos los mecanismos físicos, químicos y fisiológicos que se ocultan bajo la armonía de nuestros gestos y de nuestros pensamientos. Y es preciso confesarnos que una tentativa no muy feliz, aunque en parte abortada, vale más que la ausencia de toda tentativa.

La necesidad práctica de reducir a un pequeño volumen todo lo que conocemos acerca del ser humano ha tenido un grave inconveniente: da un aspecto dogmático a proposiciones que no son, sin embargo, otra cosa que conclusiones de observaciones y de experiencias. A menudo se ha debido resumir en algunas palabras, o en algunas líneas, trabajos que durante años han absorbido la atención de los fisiólogos, higienistas, médicos, educadores, economistas y sociólogos. Casi cada frase de este libro es la expresión de la labor de un sabio, de sus pacientes investigaciones, a veces de su vida entera dedicada al estudio de un objeto único. A causa de los límites que se ha impuesto, el autor ha resumido de manera demasiado breve un conjunto gigantesco de observaciones. Ha dado así a la descripción de los hechos, la forma de afirmaciones. Es a esta misma causa a la que hay que atribuir ciertas inexactitudes aparentes. La mayor parte de los fenómenos orgánicos y mentales han sido tratados de manera esquemática. Diferentes cosas aparecen así agrupadas en conjuntos al igual que, vistos de lejos, los distintos planos de un macizo de montañas se confunden. No hay, pues, que olvidar que este libro expresa de una manera aproximada la realidad. No debemos buscar en el esquema de un paisaje los detalles contenidos en una fotografía. La brevedad de la exposición de un inmenso objeto da a esta síntesis inevitables defectos.

Antes de comenzar este trabajo, el autor ya se daba cuenta de sus dificultades, de su casi imposibilidad. Lo ha emprendido sencillamente porque alguien tenía que emprenderlo. Porque el hombre es hoy día incapaz de seguir a la civilización por la vía en que ésta se desliza. Porque, en resumidas cuentas, degenera. Fascinado por la belleza de las ciencias de la materia inerte, no ha comprendido que su cuerpo y su conciencia siguen las leyes más oscuras, pero también inexorables del mundo sideral y que no puede infringirlas sin peligro. Es, pues, imperativo que tenga conocimiento de las relaciones necesarias que lo unen al mundo cósmico y a sus semejantes. Hace falta también que conozca algo de sus tejidos y de su espíritu. A la verdad, el hombre prima sobre todo. Con su degeneración, la belleza de nuestra civilización y aún la grandeza del universo se desvanecerían. Por esta razón, ha sido escrito este libro. Ha sido escrito no en la paz de los campos sino en la confusión, el ruido y la fatiga de Nueva York. Su autor ha sido empujado a este esfuerzo por sus amigos, filósofos, sabios, juristas, economistas, hombres de grandes negocios, con los cuales conversa desde hace años sobre los grandes problemas de nuestro tiempo. De Federico R. Coudert, cuya mirada penetrante abraza más allá de los horizontes de América, los de Europa, es de quien ha provenido el impulso generador de este libro. Ciertamente, la mayor parte de las naciones siguen el camino abierto por la América del Norte. Todos los países que han adoptado ciegamente el espíritu y los métodos de la civilización industrial, tanto Rusia como Inglaterra, Francia y Alemania, están expuestos a los mismos peligros de los Estados Unidos. La atención de la humanidad debe dirigirse desde las máquinas y el mundo físico al cuerpo y al espíritu del hombre. Debe interesarse en los procesos fisiológicos y espirituales, sin los cuales las máquinas y el universo de Newton y de Einstein no existirían.

Este libro no tiene otra pretensión  que poner al alcance de cada cual un conjunto de investigaciones científicas que se refieren al ser humano de nuestra época. Comenzamos a sentir la debilidad de nuestra civilización. Muchos desean escapar, hoy día, de los dogmas de la esclavitud moderna. Para ellos ha sido escrito este libro. Y también para los audaces que enfrentan la necesidad, no sólo de cambios políticos y sociales, sino de un cambio total de la civilización industrial junto con el advenimiento de otra concepción del progreso humano. Este libro se dirige a todos aquellos cuya tarea cotidiana es la educación de los niños, la formación o dirección del individuo. A los directores de instituciones, a los higienistas, a los prelados, a los profesores, a los abogados, a los magistrados, a los oficiales de ejército, a los ingenieros, a los jefes de industrias, etc. También a los que reflexionan sencillamente sobre el misterio de nuestros cuerpos, sobre nuestra conciencia y sobre el universo. En suma, a todo hombre y a toda mujer. Se presenta a todos en forma de breve exposición de lo que la observación y la experiencia nos revelan respecto de nosotros mismos.

Alexis Carrel (1935)


 

CAPÍTULO I
DE LA NECESIDAD DE CONOCERNOS A NOSOTROS MISMOS

 

I

La ciencia de los seres vivos ha progresado más lentamente que la materia inanimada. – Nuestra ignorancia de nosotros mismos

Hay una desigualdad extraña entre las ciencias de la materia inerte y la de los seres vivientes. La astronomía, la mecánica y la física tienen, en su base, conceptos susceptibles de expresarse de manera concisa y elegante en lenguaje matemático. Han dado al universo las líneas armoniosas de la Grecia antigua. Lo envuelven todo en la brillante redecilla de sus cálculos y de su hipótesis. Pero siguen la realidad más allá de las formas habituales del pensamiento hasta las más inexpresables abstracciones hechas únicamente con ecuaciones de símbolos. No ocurre otro tanto con las ciencias biológicas. Aquellos que estudian los fenómenos de la vida se sienten como perdidos en una selva inextricable, como en medio de un mágico bosque cuyos innumerables árboles cambiaran sin cesar de sitio y de forma. Se sienten literalmente aplastados bajo un conjunto de hechos que logran describir pero que no son capaces de definir por medio de fórmulas algebraicas. De las cosas que se encuentran en el mundo material, ya sean átomos o estrellas, nubes o rocas, agua o acero, se han podido abstraer ciertas cualidades tales como el peso y las dimensiones espaciales. Son estas abstracciones, y no los hechos concretos, los que constituyen la materia del razonamiento científico. La observación de los objetos no constituye sino la forma inferior de la ciencia, la forma descriptiva, aquella que establece la clasificación de los fenómenos. Pero las relaciones constantes entre las cantidades variables, es decir las leyes naturales, aparecen únicamente cuando la ciencia se torna más abstracta. La física y la química han logrado un éxito tan grande como rápido porque son abstractas y cuantitativas. Aunque no pretendan darnos noticia sobre la naturaleza de las cosas, nos permiten predecir los fenómenos y reproducirlos cuando así lo deseamos. Revelándonos el misterio de la constitución de las propiedades de la materia, nos han dado el dominio de casi todo lo que se encuentra en la superficie de la tierra, con excepción de nosotros mismos.

La ciencia de los seres vivientes en general, y del individuo humano en particular, no ha progresado bastante. Se encuentra en estado descriptivo. El hombre es un todo indivisible de una extrema complejidad. Es imposible lograr de él una concepción simple. No existen métodos capaces de asirlo a la vez en su conjunto, sus partes y sus relaciones con el mundo exterior. Su estudio debe ser abordado por técnicas variadas porque se utilizan varias ciencias distintas. Cada una de estas ciencias conduce naturalmente a una concepción diferente de su objeto. Cada una no abstrae de él sino lo que la naturaleza de su técnica le permite alcanzar. Y la suma de todas estas abstracciones es menos rica que el hecho concreto. Queda un residuo demasiado importante para dejarlo de lado. Porque la anatomía, la química, la fisiología, la psicología, la pedagogía, la historia, la sociología, la economía política y todas sus ramas no agotan el tema. El hombre que conocen los especialistas no es pues el hombre concreto, el hombre real. No es más que un esquema compuesto con esquemas construidos por las técnicas de cada ciencia. Es, a la vez, el cadáver disecado por los anatomistas, la conciencia que observan los psicólogos y los amos de la vida espiritual, y la personalidad que la introspección revela en cada uno de nosotros. Estas sustancias químicas que componen nuestros tejidos y los humores del cuerpo, es el prodigioso conjunto de células y líquidos nutritivos cuya asociación estudian los fisiólogos. Es el conjunto de órganos y de conciencia que se extiende en el tiempo y que los higienistas y educadores procuran dirigir hacia su desarrollo óptimo. Es el Homo oeconomicus que debe consumir sin cesar a fin de que puedan funcionar las máquinas de las cuales es esclavo. Es también el poeta, el héroe, el santo. Es, no solamente el ser prodigiosamente complejo que los sabios analizan por medio de sus técnicas especiales, sino también la suma de las tendencias, de las suposiciones y de los deseos de la humanidad. Las concepciones que tenemos de él están impregnadas de metafísica. Se componen de tantas y tan imprecisas indicaciones que es grande la tentación, cuando elegimos, de tomar aquellas que más nos placen. Así, pues, nuestra idea del hombre varía según nuestros sentimientos y nuestras creencias. Un materialista y un espiritualista aceptan la misma definición de un cristal de cloruro de sodio, pero no se entienden sobre el ser humano. Un fisiólogo mecanicista y un fisiólogo vitalista no consideran el organismo de la misma manera. El ser viviente de Jacques Loeb difiere profundamente del de Hans Driesch. Ciertamente la humanidad ha hecho un gigantesco esfuerzo por conocerse a si misma. Aunque poseemos el tesoro de las observaciones acumuladas por los sabios, los filósofos, los poetas y los místicos, no hemos cogido sino aspectos o fragmentos del hombre. Y todavía estos fragmentos son creados por nuestros métodos. Cada uno de nosotros no es más que una procesión de fantasmas en medio de la cual marcha la realidad inconocible.

En efecto, nuestra ignorancia es enorme. La mayor parte de las preguntas que se hacen a aquellos que estudian a los seres humanos permanecen sin respuesta. Regiones inmensas de nuestro mundo interior son aún desconocidas. ¿Cómo se agencian las moléculas de las sustancias químicas para formar los órganos complejos y transitorios de las células? ¿Cómo determinan los genes contenidos en el huevo fecundado los caracteres del individuo que deriva de este huevo? ¿Cómo se organizan las células por si mismas en esas sociedades que son los tejidos y los órganos? Se diría que, a ejemplo de las hormigas y las abejas, conocen de antemano el papel que deben representar en la vida de la comunidad. Pero ignoramos los mecanismos que les permiten construir un organismo complejo y simple. ¿Cuál es la naturaleza de la duración del ser humano, del tiempo psicológico y del tiempo fisiológico? Sabemos que somos un compuesto de tejidos, de órganos, de líquidos y de conciencia. Pero las relaciones de la conciencia con las células cerebrales, constituyen todavía un misterio. Ignoramos aún la fisiología de estas últimas. ¿En qué medida puede el organismo ser cambiado a voluntad? ¿Cómo obra el estado de los órganos sobre el espíritu? ¿De qué manera los caracteres orgánicos y mentales que cada individuo recibe de sus padres se modifican por el modo de vida, las sustancias químicas de los alimentos, el clima y las disciplinas fisiológicas y morales?

Estamos lejos de conocer las relaciones que existen entre el desarrollo del esqueleto, de los músculos y de los órganos, las actividades mentales y espirituales. Ignoramos absolutamente lo que determina el equilibrio del sistema nervioso y la resistencia a las fatigas y a las enfermedades. Ignoramos también la manera de aumentar el sentido moral, el juicio, la audacia. ¿Cuál es la importancia relativa de las actividades intelectual, moral, estética y mística? ¿Cuál es la significación del sentido estético y religioso? ¿Cuál es la forma de energía responsable por las comunicaciones telepáticas? Existen seguramente ciertos factores fisiológicos y mentales que determinan la felicidad o la desdicha de cada cual. Pero son desconocidos. No sabemos aún qué medio es el más favorable para el óptimo desarrollo del hombre civilizado. ¿Es posible suprimir la lucha, el esfuerzo y el sufrimiento en nuestra formación fisiológica y espiritual? ¿Cómo impedir la degeneración de los individuos en la civilización moderna? Gran número de otras preguntas podrían hacerse sobre los objetivos que más nos interesan. Pero permanecerían sin respuesta igualmente.

Es evidente que el esfuerzo cumplido por todas las ciencias que tienen por objeto al hombre, es insuficiente, y que el conocimiento de nosotros mismos es aún demasiado incompleto.

 

II

Esta ignorancia es debida al modo de existencia de nuestros antepasados, a la complejidad del ser humano, a la estructura  de nuestro espíritu

 

Parece que nuestra ignorancia es atribuible, a la vez, al modo de existencia de nuestros antepasados, a la complejidad de nuestra naturaleza y a la estructura de nuestro espíritu. Ante todo, era preciso vivir, y esta necesidad exigía la conquista del mundo exterior. Era imperativo alimentarse, preservarse del frío, combatir a los animales salvajes y a los otros hombres. Durante inmensos períodos, nuestros padres no tuvieron tiempo ni necesidad de estudiarse a sí mismos. Emplearon su inteligencia en fabricar armas y útiles, en descubrir el fuego, en domar a los bueyes y a los caballos, en inventar la rueda, la cultura de los cereales, etc. etc. Mucho tiempo antes de interesarse en la constitución de su cuerpo y de su espíritu, contemplaron el sol, la luna, las estrellas, las mareas, la sucesión de las estaciones. La astronomía estaba ya muy avanzada en una época en que la fisiología era totalmente desconocida. Galileo redujo la tierra, dentro del mundo, al rango de un humilde satélite del sol cuando no se poseía aún ninguna noción de la estructura de las funciones del cerebro, del hígado o de la glándula tiroides. Como en las condiciones de la vida natural el organismo funciona de manera satisfactoria sin tener necesidad de ningún cuidado, la ciencia se desarrolla en la dirección en que la impulsa la curiosidad del hombre, es decir hacia el mundo exterior.

De tiempo en tiempo, entre los millares de individuos que se suceden sobre la tierra, algunos nacieron dotados de raros y maravillosos poderes, la intuición de las cosas desconocidas, la imaginación creadora de los mundos nuevos y la facultad de descubrir las relaciones ocultas que existen entre los fenómenos. Estos hombres excavaron el mundo material, el de la constitución sencilla, que cedió rápidamente al ataque de los sabios y entregó algunas de sus leyes. Y el conocimiento de estas leyes nos dio el poder de explotar en nuestro provecho la materia. Las aplicaciones prácticas de los descubrimientos científicos son a la vez lucrativas para aquellos que las desarrollan y agradables al público para quien facilitan la existencia y aumentan el confort. Naturalmente cada cual se interesa mucho más en los inventos que hacen menos penoso el trabajo, aceleran la rapidez de las comunicaciones y disminuyen la dureza de la vida, que aquellos que aportan con sus descubrimientos alguna luz a los problemas tan difíciles de la constitución de nuestro cuerpo y de nuestra conciencia. La conquista del mundo material hacia la cual la voluntad y la atención de los hombres se ha dirigido constantemente, hizo olvidar casi por completo la existencia del mundo orgánico y espiritual. El conocimiento del medio cósmico era indispensable, pero el de nuestra propia naturaleza se mostraba de una utilidad mucho menos inmediata. Sin embargo, la enfermedad, el dolor, la muerte, aspiraciones más o menos vagas hacia un poder oculto y dominante del universo visible, atrajeron en débil medida la atracción de los hombres sobre el mundo exterior de su cuerpo y de su espíritu. La medicina no se ocupa primero sino del problema práctico de dar alivio a los enfermos por medio de recetas empíricas. Recién viene percibiendo que, para prevenir o curar enfermedades, el medio más seguro es conocer el cuerpo sano y enfermo, es decir, de construir las ciencias que llamamos anatomía, química biológica, fisiológica y patológica. Sin embargo, el misterio de nuestra existencia, el sufrimiento moral, y los fenómenos metapsíquicos, les parecieron a nuestros antepasados más importantes que el dolor físico y las enfermedades. El estudio de la vida espiritual y el de la filosofía atrajeron un número mucho mayor de hombres que el de la medicina. Las leyes de la mística fueron conocidas antes que lo fueran las de la fisiología. Pero las unas y las otras no vieron la luz sino cuando la humanidad tuvo el tiempo necesario de dirigir un poco su atención a la conquista del mundo exterior.

Hay otra razón para la lentitud del conocimiento de nosotros mismos. Es la disposición misma de nuestra inteligencia que ama la estructura de las cosas sencillas. Sentimos una especie de repugnancia de abordar el estudio demasiado complejo de los seres vivientes y del hombre. La inteligencia, ha escrito Bergson, se caracteriza por una incomprensión natural de la vida [[1]]. Gustamos de encontrar en el cosmos las formas geométricas que existen en nuestra conciencia. La exactitud de las proporciones de los monumentos y la precisión de las máquinas, constituye la expresión de un carácter fundamental de nuestro espíritu. Es el hombre quien ha introducido la geometría en el mundo terrestre. Los procedimientos de la naturaleza no son jamás tan precisos como los nuestros. Buscamos instintivamente en el universo, la claridad y la exactitud de nuestro pensamiento. Procuramos abstraernos de la complejidad de los fenómenos de los sistemas sencillos cuyas partes están unidas por relaciones susceptibles de ser tratadas matemáticamente. Es esta propiedad de nuestra inteligencia la que ha causado los progresos tan sorprendentemente rápidos de la física y de la química. Un éxito análogo ha señalado el éxito psico-químico de los seres vivientes. Las leyes de la física y de la química son idénticas en el mundo de los vivos en los de la materia inerte como lo pensaba ya Claude Bernard. Por ello se ha descubierto, por ejemplo, que las mismas leyes expresan la constancia de la alcalinidad de la sangre y del agua del Océano, que la energía de la contracción del músculo está provista por la fermentación del azúcar, etc. Es también tan fácil de estudiar el aspecto psico-químico de los seres vivientes, como el de otros objetos de la superficie terrestre. Esta es la tarea que cumple con éxito la fisiología general.

Cuando se abordan los fenómenos fisiológicos propiamente dichos, es decir, aquellos que resultan de la organización de la materia viva, se encuentran obstáculos más serios. La extrema pequeñez de las cosas que es necesario estudiar, hace imposible la aplicación de las técnicas ordinarias de la física y de la química. ¿Por qué método descubrir la constitución química del núcleo de células sexuales, de los cromosomas que contienen y de los genes que componen estos cromosomas? Son, sin embargo, esos minúsculos conjuntos de sustancias cuyo conocimiento sería de un interés capital, porque contienen el porvenir del individuo y de la humanidad. La fragilidad de ciertos tejidos, tales como la sustancia nerviosa, es tan grande, que su estudio en estado vivo, es casi imposible. No poseemos técnicas capaces de introducirnos en los misterios del cerebro y en la armoniosa asociación de sus células. Nuestro espíritu, que ama la sobria belleza de las fórmulas matemáticas, se encuentra perdido en medio de la mezcla prodigiosamente compleja de las células, de los humores y de la conciencia que constituyen al individuo. Procura entonces aplicar a aquél los conceptos que pertenecen a la física, a la química y a la mecánica y a las disciplinas filosóficas y religiosas. Pero no ha logrado éxito, porque no somos reductibles ni a un sistema físico-químico, ni a un principio espiritual. Por cierto, la ciencia del hombre debe utilizar los conceptos de todas las otras ciencias. Sin embargo, resulta imperativo que desarrolle las suyas propias, porque éstas son tan fundamentales como las ciencias de las moléculas, de los átomos y de los electrones.

En resumen, la lentitud del progreso del conocimiento del ser humano con relación a la espléndida ascensión de la física, de la astronomía, de la química y de la mecánica, es debida a la falta de tiempo, a la complejidad del objeto, a la forma de nuestra inteligencia. Dificultades de tal magnitud son demasiado fundamentales para que se pueda esperar atenuarlas. Para dominarlas necesitamos un gran esfuerzo. Nunca el conocimiento de nosotros mismos alcanzará la elegante sencillez y la belleza de la física. Los factores que han retardado su desarrollo son permanentes. Es preciso establecer con claridad que la ciencia del ser humano es, entre todas las ciencias, la que presenta mayores dificultades.

 

III

De cómo las Ciencias Físicas y Químicas han transformado nuestro medio.

 

El medio sobre el cual el alma de nuestros antepasados se ha modelado durante milenios, ha sido reemplazado por otro y nosotros hemos acogido sin emoción esta revolución pacífica. Sin embargo, constituye uno de los sucesos más importantes de la historia de la humanidad, porque toda modificación del medio viene a tener una resonancia inevitable y de manera profunda sobre los seres vivientes. Es, pues, indispensable comprender la extensión de las transformaciones que la ciencia ha impuesto a la vida ancestral y por lo tanto a nosotros mismos.

Desde el advenimiento de la industria, gran parte de la población se encuentra confinada en espacios restringidos. Los obreros viven en rebaños, sea en los suburbios de las grandes ciudades, sea en las aldeas construidas por ellos. Trabajan en las fábricas a horas fijas, en un trabajo fácil, monótono y bien pagado. En las ciudades habitan igualmente los trabajadores de las oficinas, los empleados de los almacenes, de los bancos, de la administración pública, los médicos, los abogados, los profesores y la muchedumbre de aquellos que, directa o indirectamente, viven del comercio y de la industria. Tanto las fábricas como las oficinas son vastas, claras y limpias. La temperatura permanece igual, porque los aparatos de calefacción y de refrigeración elevan la temperatura durante el invierno y la bajan durante el verano. Los rascacielos de las grandes ciudades han transformado las calles en zanjas oscuras, pero la luz del sol se ha reemplazado en el interior de los departamentos por una luz artificial rica en rayos ultravioletas. En lugar del aire de la calle impregnado de vapores de bencina, las oficinas y los talleres reciben el aire aspirado al nivel del techo. Los habitantes de la Ciudad nueva se encuentran protegidos contra la intemperie. No viven como antes cerca de su taller, de su almacén o de su oficina. Los unos, los más ricos, habitan gigantescos edificios de las grandes avenidas. Los reyes de ese extraño mundo poseen en la cumbre de torres vertiginosas, casas deliciosas rodeadas de árboles, césped y flores. Se encuentran al abrigo del ruido, del polvo y de la agitación como en la cima de una montaña. Se mantienen más completamente aislados del común de los seres humanos, que lo estuvieron antes los señores feudales detrás de las murallas y los fosos de sus fuertes castillos. Los otros, aun los más modestos, se alojan en departamentos cuyo confort sobrepasa al que rodeaba a Luis XIV o a Federico el Grande. Muchos tienen su domicilio lejos de la ciudad. Cada atardecer los trenes rápidos transportan una muchedumbre innumerable hacia los extramuros cuyas anchas avenidas abiertas entre alfombras de verde césped y árboles se encuentran guarnecidas de casas bellas y confortables. Los obreros y los más humildes empleados poseen casas mejor acondicionadas que las que ayer no más poseían los ricos. Los aparatos de calefacción de marcha automática que rigen la temperatura de las casas, los refrigeradores, los proveedores eléctricos, las máquinas domésticas empleadas en la preparación de los alimentos y el aseo de las habitaciones, las salas de baño y los garajes para automóviles, dan a la habitación de todos no solamente en las ciudades sino también en el campo un carácter que no pertenecía antes sino a muy raros privilegiados de la fortuna.

Lo mismo que la habitación, el modo de vivir se ha transformado. Esta transformación se debe sobre todo a la rapidez y a la aceleración de las comunicaciones. Es evidente que el uso de los trenes y de los barcos modernos, de los aviones, de los automóviles, del telégrafo y del teléfono ha modificado las comunicaciones de los hombres y de los países los unos con los otros. Cada cual hace muchas más cosas que antes y toma parte en mayor número de acontecimientos. Entra también en contacto con un número mucho más considerable de individuos. Los momentos vacíos de su existencia son excepcionales. Los grupos estrechos de la familia, de la parroquia, se han disuelto. La vida del pequeño grupo ha sido sustituida por la de la muchedumbre. Se considera la soledad como un castigo o como un lujo raro. El cine, los espectáculos deportivos, los clubes, los meetings [ [2] ] de toda especie, las aglomeraciones de las grandes fábricas, los grandes almacenes y los grandes hoteles, han dado a los individuos el hábito de vivir en común. Gracias al teléfono, a la radio y a los discos de los gramófonos, la banalidad vulgar de la multitud con sus placeres y su psicología, penetra sin cesar en los domicilios de los particulares, aun en los sitios más aislados y lejanos. A cada instante, cada cual está en comunicación directa con otros seres humanos y se mantiene al corriente de los sucesos, minúsculos o importantes, que ocurren en su aldea, o en su ciudad, o en los extremos del mundo. Las campanas de Westminster se hacen oír en las casas más ignoradas del fondo de la campiña francesa. El hacendado de Vermont oye, si le place, a los oradores que hablan en Berlín, en Londres o en París.

Las máquinas han disminuido en todas partes el esfuerzo y la fatiga en las ciudades como en el campo, en las casas particulares como en la fábrica, en el taller, en los caminos, en los campos o en las haciendas. Las escaleras han sido reemplazadas por ascensores. Ya no existe la necesidad de caminar. Se circula en automóvil, en ómnibus y en tranvía aun cuando la distancia sea pequeña. Los ejercicios naturales, tales como la carrera y la marcha en camino accidentado, la ascensión de las montañas, el trabajo de la tierra con herramientas, la lucha contra la selva con el hacha, la exposición a la lluvia, al sol y al viento, al frío y al calor, se han convertido en ejercicios bien reglamentados donde el riesgo es menor, y en máquinas que suprimen todo esfuerzo. Hay en todas partes canchas de tenis, campos de golf, salones de patinar con hielo artificial, piscinas tibias, arenas donde los atletas se entrenan y luchan al abrigo de la intemperie. Todos pueden así desarrollar sus músculos evitando la fatiga y la continuidad del esfuerzo que antes exigían los ejercicios apropiados a una forma más primitiva de vida.

La alimentación de nuestros antepasados que estaba compuesta sobre todo de harinas groseras, carne y bebidas alcohólicas, ha sido sustituida por una alimentación mucho más delicada y variada. Las carnes de buey y de cordero no son ya la base de la alimentación. La leche, la crema, la mantequilla, los cereales blancos a causa de la eliminación de su envoltura natural, los frutos de las regiones tropicales lo mismo que los de las temperadas, las legumbres frescas o en conserva, las ensaladas, el azúcar en gran abundancia bajo la forma de tortas, bombones y puddings, son los elementos principales de la alimentación moderna. Sólo el alcohol ha conservado el lugar que tenía antes. La alimentación de los niños ha sido modificada más profundamente aún. Su abundancia se ha hecho muy grande. Igual ocurre con la de los adultos. La regularidad de las horas de trabajo en las oficinas y en las fábricas, ha traído consigo la regularidad en las comidas. Gracias a la riqueza, que hasta estos últimos años era general, y gracias a la disminución del espíritu religioso y a los ayunos rituales, jamás los seres humanos han sido alimentados de manera tan continua y bien reglamentada.

Es esta riqueza la que ha permitido igualmente la enorme difusión de la educación. En todas partes se han construido escuelas y universidades invadidas por muchedumbres inmensas de estudiantes. La juventud ha comprendido el papel de la ciencia en el mundo moderno. “Knowledge is power”, ha escrito Bacon. [[3]]  Todas estas instituciones se han consagrado al desarrollo intelectual de los niños y de los jóvenes. Al mismo tiempo, se ocupan con la mayor atención de su estado físico. Se diría que los establecimientos educacionales se interesan sobre todo en la inteligencia y en los músculos. La ciencia ha demostrado su utilidad de una manera tan evidente que se le ha dado el primer sitio en los estudios. Multitud de jóvenes se someten a sus disciplinas. Pero los institutos científicos, las universidades y las organizaciones industriales han construido tantos laboratorios, que cada cual puede encontrar un empleo según sus conocimientos particulares.

La forma de vida de los hombres modernos ha recibido la marca de la higiene, de la medicina y de los principios resultantes de los descubrimientos de Pasteur. La promulgación de sus doctrinas, ha sido para la humanidad de una alta importancia. Gracias a ellas, las enfermedades infecciosas que barrían periódicamente los países civilizados, han sido suprimidas. Se ha demostrado la necesidad de la limpieza. De ello ha resultado una enorme disminución en la mortalidad de los niños. La duración media de la vida ha aumentado de sorprendente manera. Alcanza hoy día los cincuenta y nueve años en los Estados Unidos y los sesenta y cinco en Nueva Zelanda. Las gentes no logran vivir mayor número de años, pero hay muchas más gentes que llegan a viejos. La higiene ha acrecentado, pues, en gran manera la cantidad de seres humanos. Al mismo tiempo la medicina, por una mejor concepción de la naturaleza de las enfermedades, y por una aplicación juiciosa de las técnicas quirúrgicas, ha extendido su bienhechora influencia sobre los débiles, los incompletos, los expuestos a las enfermedades microbianas, sobre aquellos, en fin, que antes no eran capaces de soportar las condiciones de una existencia más ruda. Es una ganancia enorme en capital humano lo que la civilización ha realizado por su intermedio. Y cada individuo le debe asimismo una seguridad mucho más grande ante la enfermedad y el dolor.

El medio intelectual y moral en el cual nos hallamos sumergidos, ha sido también modelado por la ciencia. El mundo donde vive el espíritu de los hombres de hoy día, no es de ninguna manera el de sus antepasados. Ante los triunfos de la inteligencia que nos aportan la riqueza y el confort, los valores morales, naturalmente, han disminuido. La razón ha barrido con las creencias religiosas. Sólo importan el conocimiento de las leyes naturales y la potencia que este conocimiento nos da sobre el mundo material y los seres vivientes. Los bancos, las universidades, los laboratorios, las escuelas de medicina, se han tornado tan bellas como las antiguas catedrales, los templos góticos y los palacios de los Papas. Hasta la reciente catástrofe [[4]], el presidente del banco o el del ferrocarril, era el ideal de la juventud. Sin embargo, el presidente de una gran universidad está colocado todavía muy alto en el espíritu de la sociedad porque dispensa la ciencia, y la ciencia es la generadora de la riqueza, del bienestar y de la salud. Pero la atmósfera en la cual bañan su cerebro las masas, cambia ligero. Banqueros y profesores han descendido en la estimación del público. Los hombres de hoy día son suficientemente instruidos para leer diariamente los periódicos y escuchar los discursos radiodifundidos por los políticos, los comerciantes, los charlatanes y los apóstoles. Se encuentran impregnados de propaganda comercial, política o social, cuyos técnicos se perfeccionan más y más. Al mismo tiempo leen los artículos y los libros de divulgación científica y filosófica. Nuestro universo, gracias a los magníficos descubrimientos de la física y de la astrofísica, se ha tornado de una grandeza sorprendente. Cada cual puede, si le place, escuchar las teorías de Einstein o leer los libros de Eddington y de Jeans, los artículos de Shapley y de Millikan. Se interesa tanto en los rayos cósmicos, como en los artistas de cine y en los jugadores de baseball. Se sabe que el espacio es redondo, que el mundo se compone de fuerzas ciegas e inconocibles, que nosotros somos partículas infinitamente pequeñas en la superficie de un grano de polvo perdido en la inmensidad del cosmos. Y que aquél, está completamente privado de vida y de pensamiento. Nuestro universo ha llegado a ser exclusivamente mecánico. Y no puede ser de otra manera puesto que su existencia es debida a la técnica de la física y de la astronomía. Como todo lo que rodea hoy día a los seres humanos, constituye la expresión del maravilloso desarrollo de las ciencias de la materia inanimada.

 

IV

Lo que ha resultado para nosotros

 

Las profundas modificaciones impuestas a las costumbres de la humanidad por las aplicaciones de la ciencia son recientes. De hecho, nos encontramos todavía en plena revolución. También es difícil saber exactamente el efecto de la sustitución de las condiciones naturales de la vida por este modo de vida artificial de existencia, y lo que este cambio tan marcado del medio ha tenido que obrar sobre los seres civilizados. Es indudable, sin embargo, que ello ha producido algún efecto. Porque todo ser viviente depende estrechamente de su medio y se adapta a las fluctuaciones del mismo por una evolución apropiada. Hace falta, pues, preguntarse de qué manera los hombres han sido influenciados por el modo de vivir, la habitación, el alimento, la educación y las costumbres intelectuales y morales que les ha impuesto la civilización moderna. Para responder a esta tan grave pregunta es preciso examinar con minuciosa atención lo que sucede actualmente en las poblaciones que han sido las primeras en beneficiarse con las aplicaciones de los descubrimientos científicos.

Es evidente que los hombres han acogido con alegría la civilización moderna. Han llegado con rapidez desde los campos a las ciudades y a las fábricas. Se han apresurado a adoptar el modo de vivir y la manera de ser de la nueva era. Han abandonado sin vacilar sus antiguas costumbres, porque esas costumbres exigían un esfuerzo mayor. Es menos fatigoso trabajar en una fábrica o en una oficina que en los campos. Y aún allí, la dureza de la existencia ha sido muy disminuida por las máquinas. Las casas modernas nos aseguran una vida pareja y dulce. Por su confort y su luz, dan a aquellos que las habitan el sentimiento del reposo y de la alegría. Su disposición atenúa también el esfuerzo exigido antes por la vida doméstica. Además de la adquisición del menor esfuerzo y la adquisición del bienestar, los seres humanos han aceptado con alegría la posibilidad de no estar solos nunca, de gozar de las distracciones continuas de la ciudad, de formar parte de las grandes muchedumbres y de no pensar jamás. Han aceptado igualmente ser relevados por una educación puramente intelectual, de la sujeción moral impuesta por la disciplina puritana y por las reglas religiosas. La vida moderna les ha hecho verdaderamente libres. Les ha impulsado a adquirir la riqueza por todos los medios, siempre que estos medios no los conduzcan ante los tribunales. Les ha franqueado todas las comarcas de la tierra y también todas las supersticiones. Les ha permitido la excitación frecuente y la satisfacción fácil de sus apetitos sexuales. Ha suprimido, en fin, la disciplina, el esfuerzo, y con ello, cuanto era desagradable y molesto. Las gentes, sobre todo en las clases inferiores, son materialmente más felices que antes. Muchas, sin embargo, cesan poco a poco de apreciar las distracciones y los placeres banales de la vida moderna. A veces su salud no les permite continuar indefinidamente los excesos alimenticios, alcohólicos y sexuales a los cuales los arrastra la supresión de toda disciplina. Por otra parte se sienten asediados por el temor de perder su empleo, sus economías, su fortuna, sus medios de subsistencia. No pueden satisfacer la necesidad de seguridad que existe en el fondo de cada uno de nosotros. A despecho de la tranquilidad social, permanecen inquietos y a menudo, aquellos que son capaces de reflexionar, se sienten desgraciados.

ES cierto, sin embargo, que la salud ha mejorado. No solamente la mortalidad es menos grande, sino que cada individuo es más bello, más alto y más fuerte. Los niños son hoy día de una talla superior a la de sus padres. La forma de alimentación y los ejercicios físicos han elevado la estatura y aumentado la fuerza muscular. A menudo son los Estados Unidos los que proveen al mundo de los mejores atletas. Se encuentran hoy día en los equipos deportivos de las universidades, muchachos que son “especimenes” verdaderamente magníficos de los seres humanos. En las presentes condiciones de la educación americana, el esqueleto y los músculos se desarrollan de manera perfecta. Se ha llegado, incluso, a reproducir las formas más admirables de la belleza antigua. Ciertamente la duración de la vida de los hombres habituados a los deportes y que llevan la vida moderna, no es superior a la de sus antepasados y acaso sea más corta. Parece ser también que su resistencia a la fatiga no es demasiado grande. Se diría que los individuos arrastrados a los ejercicios naturales y expuestos a la intemperie como lo estaban sus antepasados, eran capaces de más largos y duros esfuerzos que nuestros atletas. Éstos tienen necesidad de dormir mucho, de una buena alimentación y de hábitos regulares. Su sistema nervioso es frágil. Soportan mal la vida de las grandes oficinas, de las grandes ciudades, de los negocios complicados y aun de las dificultades y sufrimientos ordinarios de la vida. Los triunfos de la higiene y de la educación moderna, no son quizá tan ventajosos como parecen a primera vista.

Es preciso preguntarse asimismo, si la enorme disminución de la mortandad durante la infancia y la juventud, no presenta algunos inconvenientes. En efecto, se conservan tanto los débiles como los fuertes. La selección natural no tiene papel alguno. Nadie sabe cual podrá ser el futuro de una raza protegida de tal manera por la ciencia médica. Pero nos enfrentamos además con un problema mucho más grave y que exige una solución inmediata. Al mismo tiempo que las enfermedades como las diarreas infantiles, la tuberculosis, la difteria, la fiebre tifoidea, son eliminadas y la mortalidad disminuye, el número de enfermedades mentales aumenta. En ciertos Estados, la cantidad de locos internados en ciertos asilos sobrepasa a la de todos los otros enfermos hospitalizados. Al margen de la locura, el desequilibrio nervioso acentúa su frecuencia y es uno de los factores más activos de la desdicha de los individuos y de la desgracia de las familias. Quizás este deterioro mental es más peligroso para la civilización que las enfermedades infecciosas de las cuales se han ocupado exclusivamente la medicina y la higiene.

A pesar de las inmensas sumas que se gastan para educar a los niños y a los jóvenes, no parece tampoco que la élite intelectual sea más numerosa. El término medio es, en cambio, sin duda más instruido y cortés. El gusto por la lectura es mayor. Se compran muchos más libros y revistas que antes. El número de personas que se interesan en la ciencia, en la literatura, en el arte, ha aumentado. Pero son las formas más bajas de la literatura y los más humildes contrafuertes del arte los que, por lo general, atraen al público. No parece que las excelentes condiciones higiénicas en las cuales se educa a los niños y los cuidados de que son objeto en las escuelas, hayan logrado elevar su nivel intelectual y moral. Aún es posible preguntarse si no existe una especie de antagonismo entre su desarrollo físico y su desarrollo mental. Después de todo, ignoramos si el aumento de la estatura en una raza dada, sea una degeneración en lugar de un progreso como lo creemos hoy día. Ciertamente, los niños son mucho más felices en las escuelas dónde la sujeción ha sido suprimida, dónde no hacen sino lo que les interesa y dónde la atención del espíritu y la atención voluntaria no les son exigidas. ¿Cuáles son los resultados de tal educación? En la civilización moderna, el individuo se caracteriza sobre todo por una gran actividad dirigida principalmente hacia el lado práctico de la vida, por una gran ignorancia, por cierta malicia y por un  estado de debilidad mental que le hace sufrir de una manera profunda la influencia del medio en que suele encontrarse. Parece que con la ausencia de envergadura moral, la inteligencia misma se desvanece. Por esto es quizás que esta facultad, antes tan característica de Francia, haya descendido de manera tan manifiesta en ese país. En los Estados Unidos, el nivel intelectual permanece inferior a pesar de la multiplicación de las escuelas y de las universidades.

Se diría que la civilización moderna es incapaz de producir una élite dotada a la vez de imaginación, de inteligencia y de valor. En casi todos los países hay una disminución del calibre intelectual en aquellos que llevan consigo la responsabilidad de la dirección de los negocios políticos, económicos y sociales. Las organizaciones financieras, industriales y comerciales han alcanzado gigantescas dimensiones. Han sido influidas, no solamente por las condiciones del país en que han nacido, sino también por el estado de los países vecinos y del mundo entero. En cada nación, las modificaciones sociales se producen con gran rapidez. Casi en todas partes el valor del régimen político está puesto en tela de juicio. Las grandes democracias se encuentran frente a los temibles problemas que interesan su existencia misma y cuya solución es urgente. Y nos damos cuenta de que, a despecho de las inmensas esperanzas que la humanidad había colocado en la civilización moderna, esta civilización no ha sido capaz de desarrollar hombres bastante inteligentes y audaces para dirigirla por el camino peligroso por donde se ha adentrado. Los seres humanos no han crecido en la misma proporción que las instituciones nacidas de su cerebro. Los amos son, sobre todo, la debilidad intelectual y moral, y es su ignorancia la que pone en peligro nuestra civilización.

Es preciso preguntarse, en fin, qué influencias tendrá para el porvenir de la raza el nuevo género de vida. La respuesta de las mujeres a las modificaciones aportadas a las costumbres ancestrales por la civilización moderna, ha sido inmediata y decisiva. La natalidad ha bajado en el acto. Este fenómeno tan importante, ha sido más precoz y más grave en las capas elevadas de la sociedad y en las naciones que, las primeras, se han beneficiado con los progresos engendrados directa o indirectamente con la ciencia. La esterilidad voluntaria de las mujeres no es una cosa nueva en la historia de los pueblos. Se produjo ya en ciertos períodos de las civilizaciones pasadas. Es un síntoma clásico cuyo significado conocemos.

Es evidente, pues, que los cambios operados en nuestro medio por las aplicaciones de la ciencia, han ejercido sobre nosotros efectos notables. Estos efectos tienen un carácter inesperado. Son ciertamente muy distintos de lo que se creyó y de lo que se creía legítimamente poder alcanzar a causa de las mejoras de toda clase efectuadas en la habitación, el género de vida, la alimentación, la educación y la atmósfera intelectual de los seres humanos. ¿Cómo ha podido obtenerse un resultado tan paradojal?

 

V

Estas transformaciones del medio son temibles, porque han sido hechas sin conocimiento de nuestra naturaleza.

 

Se podría dar a esta observación una respuesta sencilla. La civilización moderna se encuentra en situación sospechosa, porque no nos conviene. Ha sido construida sin conocimiento de nuestra verdadera naturaleza. Es debida al capricho de los descubrimientos científicos, de los apetitos de los hombres, de sus ilusiones, de sus teorías, de sus deseos. Aunque edificada por nosotros, no está hecha a nuestra medida.

En efecto, es evidente que la ciencia no ha seguido en este caso ningún plan. Se ha desarrollado al azar a partir del nacimiento de algunos hombres de genio y de la forma de su espíritu. No ha sido en modo alguno inspirada por el deseo de mejorar la calidad de los seres humanos. Los descubrimientos se producen a la medida de las instituciones de los sabios y de las circunstancias más o menos fortuitas de su carrera. Si Galileo, Newton o Lavoisier hubieran aplicado el poder de su espíritu al estudio del cuerpo y de la conciencia, quizás nuestro mundo sería diferente de lo que es hoy. Los hombres de ciencia ignoran adónde van. Están guiados por el azar, por razonamientos sutiles, por una especie de clarividencia. Cada uno de ellos es un mundo aparte gobernado por sus propias leyes. De tiempo en tiempo, las cosas oscuras para los otros, se vuelven claras para ellos. En general, los descubrimientos se hacen sin prever de ninguna manera sus consecuencias; consecuencias que han dado forma a nuestra civilización.

Entre las riquezas de los descubrimientos científicos, hemos hecho una sucesión de elecciones, y estas elecciones no han sido determinadas por la consideración de un interés superior de la humanidad. Han seguido sencillamente la pendiente de nuestras inclinaciones naturales, que son los principios de la mayor comodidad y del menor esfuerzo, el placer que nos dan la velocidad, el cambio y el confort y también la necesidad de huir de nosotros mismos. Todo este conjunto constituye ciertamente un éxito de las nuevas invenciones. Pero nadie se ha preguntado de qué manera los seres humanos soportarían la aceleración enorme del ritmo de la vida producida por los transportes rápidos, el telégrafo, el teléfono, las máquinas de escribir y de calcular, que efectúan hoy todos los pausados trabajos domésticos de antes. La adopción universal del avión, del automóvil, del cine, del teléfono, de la radio y pronto de la televisión, es debida a una tendencia tan natural como aquella que en el fondo de la noche de los tiempos determinó el uso del alcohol. La calefacción de las casas por medio del vapor, el alumbrado eléctrico, los ascensores, la moral biológica, las manipulaciones químicas dentro de la alimentación, han sido aceptadas únicamente porque estas innovaciones eran agradables y cómodas. Pero su efecto probable sobre los seres humanos, no ha sido tomado en consideración.

En la organización del trabajo industrial, la influencia de la fábrica sobre el estado fisiológico y mental de los obreros, no ha sido absolutamente tomado en cuenta. La industria moderna se encuentra basada sobre la concepción máxima al precio más bajo, a fin de que un individuo o un grupo de individuos ganen el mayor dinero posible. Se encuentra desarrollada sin idea de la naturaleza verdadera de los seres humanos que manejan las máquinas, y sin la preocupación de lo que pueda producir sobre ellos y su descendencia, la vida artificial impuesta por la fábrica. La construcción de las grandes ciudades no se ha hecho tampoco tomándonos mayormente en cuenta. La forma y dimensiones de los edificios modernos se ha inspirado en obtener la ganancia máxima por metro cuadrado de terreno y ofrecerlos a los arrendatarios de oficinas y departamentos a quienes convengan. Se ha llegado así a la construcción de edificios gigantes que acumulan en un espacio restringido, masas considerables de individuos. Éstos las habitan con placer, porque gozan del confort y del lujo, sin darse cuenta de que están en cambio privados de lo necesario. La ciudad moderna se compone de estas habitaciones monstruosas y de calles oscuras, llenas de aire impregnado de humo, polvo, vapores de bencina y los productos de su combustión, desgarradas por el estrépito de los tranvías y camiones y llenas sin cesar de una inmensa muchedumbre. Es evidente que no se han construido para el bien de sus habitantes.

Nuestra vida se halla asimismo influenciada en una inmensa medida por los periódicos. La publicidad está hecha únicamente en interés de los productores y jamás de los consumidores. Por ejemplo, se hace creer al público que el pan blanco es superior al pan negro. La harina ha sido cernida de manera más y más completa y privada entonces de sus principios más útiles. Pero en cambio se conserva mejor y el pan se elabora más fácilmente. Los molineros y los fabricantes ganan más dinero. Los consumidores comen, sin duda, un producto inferior. Y en todos los países en dónde el pan es la parte primordial de la alimentación, las poblaciones degeneran. Se consumen enormes sumas en la publicidad comercial. De esta manera, cantidades de productos alimenticios y farmacéuticos inútiles y a menudo dañinos, se han convertido en una necesidad para los hombres civilizados. Y es así como la avidez de los individuos bastante hábiles para dirigir el gusto de las masas populares hacia los productos que necesitan vender, representa un papel capital en nuestra civilización.

Sin embargo, las influencias que obran sobre nuestro modo de vivir no tienen siempre el mismo origen. A menudo en lugar de ejercerse en el interés financiero de los individuos o de los grupos de individuos, tienen realmente como fin la ventaja general. Pero su efecto puede ser dañino si aquellos de los cuales emana, aunque honrados, tienen una concepción falsa o incompleta del ser humano. ¿Hace falta, por ejemplo, gracias a una alimentación y a ejercicios apropiados, activar cuanto es posible el aumento de peso y la talla de los niños, como lo hacen la mayor parte de los médicos? ¿Son superiores los niños altos y macizos a los niños de escasa estatura? El desarrollo de la inteligencia, de la actividad, de la audacia, de la resistencia a las enfermedades no tiene en realidad  correlación alguna con el desarrollo del volumen del individuo. La educación dada en las universidades y en las escuelas que consiste sobre todo en la cultura de la memoria, de los músculos y de ciertas costumbres mundanas ¿se dirige verdaderamente a los hombres modernos que deben estar bien provistos de equilibrio mental, de resistencia nerviosa, de juicio, de valor moral y de solidez ante la fatiga? ¿Por qué los higienistas se comportan como si el hombre fuese únicamente un ser expuesto a las enfermedades infecciosas cuando está amenazado de manera tan peligrosa por las afecciones nerviosas y mentales y por la debilidad de espíritu? Aunque los educadores, los médicos y los higienistas apliquen con desinterés sus esfuerzos en provecho de los seres humanos, no logran su fin, porque se atienen a esquemas que no contienen sino una parte pequeña de la realidad. Otro tanto ocurre con aquellos que toman sus deseos, sus sueños o sus doctrinas, por el ser humano concreto. Edifican una civilización que, destinada por ellos a los hombres, no conviene en realidad sino a imágenes incompletas o monstruosas del hombre. Los sistemas de gobierno construidos por piezas en el espíritu de los teóricos no son sino castillos en el aire. El hombre al cual se aplican los principios de la Revolución Francesa es tan irreal como aquél que, en las visiones de Marx o de Lenin, construirá la sociedad futura. No debemos olvidar que las leyes de las relaciones humanas son todavía desconocidas. La sociología y la economía política no son sino ciencias de conjeturas o pseudo ciencias.

Parece, pues, que el medio en el cual hemos logrado introducirnos gracias a la ciencia, no nos conviene, porque ha sido construido al azar, sin conocimiento suficiente de la naturaleza de los seres humanos y sin consideración hacia ellos.

 

VI

Necesidad práctica del conocimiento del hombre

 

En suma, las ciencias de la materia han hecho inmensos progresos, mientras que las de los seres vivientes han permanecido en estado rudimentario. El retardo de la biología es atribuido a las condiciones de existencia de nuestros antepasados, a la complejidad de los fenómenos de la vida y a la naturaleza misma de nuestro espíritu que se complace en las construcciones mecánicas y las abstracciones matemáticas. Las aplicaciones de los descubrimientos científicos han transformado nuestro mundo material y mental. Estas transformaciones han tenido sobre nosotros una influencia profunda y sus efectos nefastos provienen de que han sido hechas sin consideración hacia nosotros. Y es la ignorancia sobre nosotros mismos, lo que ha dado a la mecánica, a la física y a la química, el poder de modificar, al azar, las formas antiguas de la vida.

El hombre debería ser la medida de todo. En realidad, es un extranjero en el mundo que ha creado. No ha sabido organizar este mundo para él porque no poseía un conocimiento positivo de su propia naturaleza. El avance enorme de las ciencias inanimadas sobre las ciencias de los seres vivientes es uno de los sucesos más trágicos de la historia de la humanidad. El medio construido por nuestra inteligencia y nuestras invenciones no se ajusta ni a nuestro tamaño ni a nuestra forma. No nos queda bien. Somos desgraciados. Degeneramos moral y mentalmente. Y son precisamente los grupos y las naciones en que la civilización industrial ha alcanzado su apogeo los que se debilitan más. Es allí donde el retorno a la barbarie es más rápido. Permanecen sin defensa ante el medio adverso que les ha proporcionado la ciencia. En verdad, nuestra civilización como las que la han precedido, ha creado condiciones que, por razones que no conocemos exactamente, hacen que la vida misma se torne imposible. La inquietud y las desgracias de la Ciudad Nueva provienen de sus instituciones políticas, económicas y sociales, pero, sobre todo, de su propia decadencia. Son víctimas del retardo de las ciencias de la vida sobre las de la materia.

Solamente un conocimiento mucho más profundo de nosotros mismos puede aportar un remedio a este mal. Gracias a ello veremos por qué mecanismos la existencia moderna afecta nuestra conciencia y nuestro cuerpo. Sabremos cómo adaptarnos a este medio, cómo defendernos, y también cómo reemplazarlo, en caso de que una revolución dentro del mismo se hiciera indispensable. Mostrándonos a nosotros mismos lo que somos, nuestras potencias y la manera de actualizar con ellas, este conocimiento nos dará la explicación de nuestra debilidad fisiológica, de nuestra enfermedades morales e intelectuales. Y sólo él puede revelarnos las leyes inexorables en las cuales están encerradas nuestras actividades orgánicas y espirituales, hacernos distinguir lo prohibido de lo permitido y enseñarnos que no somos libres para modificar, según nuestra fantasía, ya sea nuestro medio, ya sea a nosotros mismos. En verdad, desde que las condiciones naturales de la existencia han sido suprimidas por la civilización moderna, la ciencia del hombre ha llegado a ser la más necesaria de todas las ciencias.


CAPÍTULO II
LA CIENCIA DEL HOMBRE

 

I

Necesidad de elección en la masa de datos heterogéneos que poseemos acerca de nosotros mismos.– El concepto operacional de Bridgman.– Su aplicación en el estudio de los seres vivos.– Conceptos biológicos.– La mezcla, de conceptos de las diferentes ciencias.– Eliminación de los sistemas filosóficos y científicos, de las ilusiones y de los errores – El papel de las conjeturas.

 

Nuestra ignorancia de nosotros mismos es de una naturaleza particular. No proviene ni de la dificultad de procurarnos las informaciones necesarias, ni de su inexactitud ni de su rareza. Es debida, al contrario, a la extrema abundancia y a la confusión de las nociones que la humanidad ha acumulado a su propio respecto, durante el curso de las edades. Y también a la división de nosotros mismos en un número casi infinito de fragmentos por las ciencias que se han dividido el estudio de nuestro cuerpo y de nuestra conciencia. Este conocimiento ha permanecido en gran parte inutilizado. De hecho, es difícilmente utilizable. Su esterilidad se traduce por la pobreza de los esquemas clásicos que son la base de la medicina, de la higiene, de la pedagogía y de la vida social. política y económica. Sin embargo, existe una realidad viviente y rica en el gigantesco conjunto de definiciones, observaciones, doctrinas, deseos y sueños que representa el esfuerzo de los hombres hacia el conocimiento de ellos mismos. Al lado de los sistemas y de las conjeturas de los sabios y de los filósofos, se encuentran los sistemas positivos de la experiencia, de las generaciones pasadas y una multitud de observaciones conducidas con el espíritu y a veces con la técnica de la ciencia. Se trata únicamente de hacer, en estas cosas disparatadas, una elección juiciosa.

Entre los numerosos conceptos que se refieren al ser humano los unos son construcciones lógicas de nuestro espíritu. No se aplican a ningún ser observable por nosotros en el mundo. Los otros son la expresión pura y simple de la experiencia. A tales conceptos, Bridgman ha dado el nombre de conceptos operacionales. Un concepto operacional equivale a la operación o a una serie de operaciones, que deben hacerse para adquirirlos. En efecto, todo conocimiento positivo depende del empleo de cierta técnica. Cuando se dice que un objeto tiene la longitud de un metro, ello significa que el objeto tiene la misma longitud que una varilla de madera, o de metal cuya extensión fuera igual a la medida del metro conservada en París en la Oficina Internacional de pesos y medidas. Es evidente que sólo sabemos lo que podernos observar. En el caso precedente, el concepto de longitud es sinónimo de la medida de esta longitud, los conceptos que se relacionan con objetos colocados fuera del campo de la experiencia están, según Bridgman, desprovistos de sentido. Igualmente una pregunta carece absolutamente de significación, si es imposible encontrar las operaciones como acontece una, pregunta no posee significación alguna, si es imposible encontrar las operaciones que permiten darle una respuesta.

La precisión de un concepto cualquiera, depende la exactitud de las operaciones que sirven para adquirirlo. Si se define al hombre como compuesto de materia y de conciencia, se emite una proposición vacía de sentido. Porque las relaciones de la materia corporal y de la conciencia no han sido, hasta el presente, conducidas al campo de la experiencia. Pero se puede dar del hombre una definición operacional considerándolo como un todo indivisible que manifiesta actividades físico-químicas, fisiológicas y psicológicas. En biología como en física, los conceptos sobre los cuales es preciso edificar la, ciencia, aquellos que permanecerán siempre verdaderos, están ligados a ciertos procesos de observación. Por ejemplo el concepto que tenemos hoy día respecto de las células de la corteza cerebral, con sus cuerpos piramidales, sus prolongamientos dentríticos y su lisa enjundia, es el resultado de las técnicas de Ramón y Cajal. Es, pues, un concepto operacional y no cambiará sino con el progreso futuro de la técnica. Pero decir que las células cerebrales son el asiento de los procesos mentales, es una afirmación sin valor, porque no existe medio de observar la presencia de un proceso mental en el interior de las células cerebrales. Únicamente el empleo de los conceptos operacionales nos permite construir sobre terreno sólido. En el cúmulo inmenso de observaciones que poseemos sobre nosotros mismos debemos elegir los hechos positivos que corresponden a lo que existe, no sólo en nuestro espíritu, sino también en la naturaleza.

Sabemos que los conceptos operacionales que se relacionan con el hombre, los unos le son propios, los otros pertenecen a todos los seres vivientes; los otros, en fin, son aquellos de la química, de la física y de la mecánica. Hay tantos sistemas diferentes como capas diferentes en la organización de la materia viva. Al nivel de los edificios electrónicos, atómicos y moleculares, que existen en los tejidos del hombre como en los árboles o en las nubes, es preciso emplear los conceptos de «continuum» espacio-tiempo, de energía, de fuerza, de masa, y también aquellos de tensión osmótica, de carga eléctrica, de iones, de capilaridad, de permeabilidad, de difusión. Al nivel de los agregados más grandes que las moléculas, aparecen los conceptos de “micelle", de dispersión, de absorción, de floculación. Cuando las moléculas y sus combinaciones han edificado las células, y las células se han asociado en órganos y en organismos, es preciso agregar a los conceptos precedentes, los de cromosoma, de génesis, de herencia, de adaptación, de tiempos fisiológicos, de reflejos, de instintos, etc. Se trata de los conceptos fisiológicos propiamente dichos. Estos coexisten con los conceptos físico-químicos, pero no le son reductibles. En el estado más alto de su organización, existen, aparte de las moléculas, las células y los tejidos, un conjunto compuesto de órganos, de humores y de conciencia., Los conceptos físico-químicos y fisiológicos se hacen insuficientes. Hay que agregar los conceptos psicológicos, que son específicos del ser humano. Tales son la inteligencia, el sentido moral, el sentido estético, el sentido social. A las leyes de la termo-dinámica, y a las de la adaptación, por ejemplo, nos vemos obligados a sustituir los principios del mínimo de esfuerzo, por el máximo de goce o de rendimiento, la persecución de la libertad, de la igualdad, etc.

Cada sistema de conceptos no puede emplearse de manera legítima sino en el dominio de la ciencia a la cual pertenece. Los conceptos de la física, de la química, de la fisiología, son aplicables a las capas superpuestas de la organización corporal. Pero no es permitido confundir los conceptos propios de una capa determinada, con los que son específicos de otra. Por ejemplo, la segunda ley de la termo-dinámica indispensable al nivel molecular es inútil al nivel psicológico donde se aplica el principio del menor esfuerzo para el máximo de goce. El concepto de la capilaridad y el de la tensión osmótica, no alumbran lo suficiente los problemas de la conciencia. La aplicación de un fenómeno psicológico en términos de fisiología celular, o de mecánica electrónica, no es más que un juego verbal. Sin embargo, los fisiólogos, del siglo XlX y sus sucesores, que se perpetúan entre nosotros, han cometido ese error, procurando reducir al hombre entero a la físico-química. Esta generalización injustificada de nociones exactas, ha sido la obra de sabios excesivamente especializados. Es indispensable que cada sistema de conceptos conserve su rango propio en la jerarquía de las ciencias.

La confusión de los conocimientos que poseemos sobre nosotros mismos, proviene sobre todo de la presencia, entre los hechos positivos, de residuos de sistemas científicos, filosóficos y religiosos. La adhesión de nuestro espíritu a un sistema cualquiera, cambia el aspecto y la significación de los fenómenos observados por nosotros. En todos los tiempos, la humanidad ha sido contemplada a través de cristales teñidos por las doctrinas, las creencias y las ilusiones. Son estas nociones falsas e inexactas las que importa suprimir. Como lo escribiera antes Claude Bernard, es preciso desembarazarse de los sistemas filosóficos y científicos, como podría arrancarse las cadenas a una esclavitud intelectual. Esta liberación no se ha realizado aun. Los biólogos, y sobre todo los educadores, los economistas y los sociólogos, se encuentran frente a problemas de una complicación extrema, cediendo a menudo a la tentación de construir hipótesis, para elaborar en seguida artículos de fe. Los sabios se han mantenido inmovilizados en fórmulas tan rígidas como los dogmas de una religión. En todas las ciencias encontramos el recuerdo embarazoso de semejantes errores. Uno de los más célebres, ha dado lugar a la gran querella de bis vitalistas y los mecanicistas cuya futilidad nos sorprende hoy día. Los vitalistas pensaban que el organismo era una máquina cuyas partes se integraban gracias a un factor no físico-químico. Después de ellos, los procesos responsables de la unidad del ser viviente, se dirigieron por un principio independiente, una entelequia, una idea análoga a la del ingeniero que construye una máquina. Este agente autónomo, no era una forma de energía y no creaba energía. No se ocupaba sino de la dirección del organismo. Evidentemente, la entelequia no es un concepto operacional. Es una pura construcción del espíritu. En suma, los vitalistas consideraban el cuerpo como una máquina dirigida por un ingeniero a quien llamaban entelequia. Y no se daban cuenta de que este ingeniero, esta entelequia, no era otra cosa que su propia inteligencia. En cuanto a los mecanicistas, creían que todos los fenómenos fisiológicos y psicológicos son explicables por las leyes de la física, de la química y de la mecánica. Construían también, de esa manera, una máquina de la cual ellos venían a ser el ingeniero. En seguida, como lo hace notar Woogger, olvidaban la existencia de este ingeniero. Este concepto no es operacional. Es evidente que el mecanicismo y el vitalismo deben ser dejados de lado por las mismas razones que debe dejarse de lado otro sistema cualquiera. Hace falta al mismo tiempo liberarnos de la masa de ilusiones, errores, observaciones mal hechas, falsos problemas perseguidos por los débiles de espíritu de la ciencia, los pseudo-descubrimientos de los charlatanes y los sabios celebrados por la prensa cotidiana. Y también, de aquellos trabajos tristemente inútiles, largos estudios de cosas sin significación, inextricable confusión que se levanta como una montaña, desde que la investigación científica se ha convertido en profesión, como la de los maestros de escuela, pastores y empleados de banco.

Hecha, ya esa eliminación, nos quedan los resultados de los pacientes esfuerzos de todas las ciencias que se ocupan del hombre, y el tesoro de observaciones y experiencias que ellas han acumulado. Basta con buscar en la historia de la humanidad, para encontrar la expresión más o menos neta de todas estas actividades fundamentales. Al lado de las observaciones positivas y de los hechos evidentes, hay una cantidad de cosas que no son ni positivas ni evidentes y que no deben ser, sin embargo, rechazadas. Ciertamente, los conceptos operacionales solos permiten colocar el conocimiento del hombre sobre una base sólida. Pero, únicamente también, la imaginación creadora puede inspirarnos las conjeturas y los ensueños de donde deberá nacer el plan de las construcciones futuras. Es preciso, pues, continuar haciéndonos preguntas que, desde el punto de vista de la sana crítica científica, no tienen sentido alguno. Por otra parte, aunque procuráramos prohibir a nuestro espíritu la investigación de lo imposible y de lo inconocible, no lo lograríamos. La curiosidad es una necesidad de nuestra naturaleza humana. Es un impulso ciego, que no obedece a regla alguna. Nuestro espíritu se infiltra en torno de las cosas del mundo exterior y en las profundidades de nosotros mismos, de manera tan irresistible y carente de razón, como explora un ratoncillo con ayuda, de sus patitas hábiles los menores detalles del sitio donde está encerrado. Es esta curiosidad quien nos fuerza a descubrir el universo. Nos arrastra irresistiblemente en su persecución por lo más desconocidos caminos. Y las montañas infranqueables se desvanecen ante ellas como el humo dispersado por el viento.

 

II

Es indispensable hacer un inventario completo.– Ningún aspecto del hombre debe parecernos privilegiado.– Evitar dar una importancia exagerada a alguna parte del mismo con perjuicio de las otras.– No limitarse a lo que es sencillo.– No suprimir lo que es inexplicable.– El método científico es aplicable a toda la extensión del ser humano.

 

Es indispensable hacer de nosotros mismos un examen completo. La pobreza de los esquemas clásicos proviene de que, a pesar de la extensión e nuestros conocimientos, jamás nos hemos observado de una manera general. En efecto, no se trata de coger el aspecto que presenta el hombre en cierta época o en ciertas condiciones de vida, sino de conocerlo en todas sus actividades, aquellas que se manifiestan ordinariamente y también aquellas que pueden permanecer virtuales. Una información tal no es obtenible sino por la investigación cuidadosa en el mundo presente y en el pasado, manifestaciones de nuestros poderes orgánicos y mentales, e igualmente, por un examen a la vez analítico y sintético de nuestra constitución y de nuestras relaciones físicas, químicas y psicológicas con el medio exterior. Es preciso seguir el sabio consejo de Descartes en el “Discurso del Método” dado a aquellos que buscan la verdad, y dividir nuestro sujeto en tantas partes corno sea necesario, para hacer de cada una de ellas un inventario completo. Pero debemos saber, al mismo tiempo, que esta división no es sino un artículo metodológico, que está creado por nosotros y que el hombre permanece siendo un todo indivisible.

No hay territorios privilegiados. En la inmensidad de nuestro mundo interior, todo tiene un significado. No podemos escoger únicamente lo que nos conviene a gusto de nuestros sentimientos; de nuestra fantasía, de la forma científica y filosófica de nuestro espíritu. La dificultad o la oscuridad de un objeto no es razón suficiente para abandonarle. Deben emplearse todos los métodos. Lo cualitativo es tan verdadero como lo cuantitativo. Las relaciones expresables en lenguaje matemático no poseen una realidad mayor que las que no lo son. Darwin, Claude Bernard y Pasteur que no pudieron describir sus descubrimientos con fórmulas algebraicas, fueron tan grandes sabios como Newton y Einstein. La realidad no es necesariamente clara, y sencilla. No podemos tener la seguridad de que sea siempre inteligible para nosotros. Por lo demás, se presenta bajo formas infinitamente variadas. Un estado de conciencia, el hueso húmero, una llaga, son cosas igualmente verdaderas. Un fenómeno no logra su interés por la facilidad con la cual nuestros técnicos se aplican a su estudio. Debe ser juzgado en función, no de observador y de sus métodos, sino de sujeto, de ser humano. El dolor de la madre que ha perdido a su hijo, la angustia del alma mística sumergida en la noche oscura, el sufrimiento del enfermo devorado por un cáncer, son de una evidente realidad, aunque no sean mensurables. No tenemos derecho mayor de abandonar el estudio de los fenómenos de clarividencia que los de la cronaxia de los nervios, bajo el pretexto de que la clarividencia no se produce a voluntad y no se mide, mientras que la cronaxia puede medirse con un método científico. Es preciso servirse en este inventario de todos los medios posibles y contentarse con observar, lo que no puede medirse.

Sucede a menudo que se da una importancia exagerada a cualquier parte a costa de las otras. Estamos obligados a considerar en el hombre sus . diferentes aspectos: físico-químico, anatómico, fisiológico, metapsíquico; intelectual, moral, artístico, religioso, económico, social, etc. Cada sabio, gracias a una deformación social bien conocida, se imagina que conoce al ser humano mientras que, en realidad, no ha, cogido de él sino una parte minúscula. Los aspectos más fragmentarios se consideran como capaces de expresar el todo. Y estos aspectos son tomados al azar de la moda que, de cuando en cuando, da más importancia, al individuo que a la sociedad, a los apetitos fisiológicos o a las actividades espirituales, a la potencia del músculo o a la del cerebro, a la, belleza o a la utilidad, etc. Es por ello que el hombre se nos aparece con múltiples facetas. Elegimos arbitrariamente entre éstas las que nos convienen y olvidamos a las otras.

Otros de los errores consiste en cercenar del inventario parte de la realidad. Y ello se debe a multitud de causas. Estudiamos con preferencia los sistemas fácilmente aislables, aquellos que son únicamente abordables por métodos sencillos. Abandonamos, en cambio, los más complejos. Nuestro espíritu gusta de la precisión y de la seguridad de las soluciones definitivas Existe en él una tendencia casi irresistible a elegir los sujetos de estudio, más por su facilidad técnica y su claridad, que por su importancia. Por esta razón, los fisiólogos modernos se ocupan sobre todo de los fenómenos físico-químicos que se observan en los animales vivos y abandonan los procesos fisiológicos y la psicología. Lo mismo, los médicos se especializan en sujetos cuyas técnicas son sencillas y ya conocidas, mucho más que en el estudio de las enfermedades degenerativas, de las neurosis y las psicosis que exigirían la intervención de la imaginación y la creación de nuevos métodos. Cada cual sabe, sin embargo, que el descubrimiento de algunas leyes de la organización de la materia viva, sería más importante que, por ejemplo, la del ritmo de las pestañas vibrátiles de las células de la tráquea. Sin duda alguna valdría, mucho más emancipar a la humanidad del cáncer, de la tuberculosis, de la arterioesclerosis, de la sífilis y de los males innumerables aportados por las enfermedades mentales y nerviosas, que absorberse en el estudio minucioso de los fenómenos físico-químicos de importancia secundaria que se producen en el curso de las enfermedades. Las dificultades técnicas son las que nos conducen a veces a eliminar ciertos sujetos del dominio de la investigación científica y a rehusarles el derecho de hacerse conocer por nosotros.

A veces, los hechos más importantes son completamente suprimidos. Nuestro espíritu tiene una tendencia natural a arrojar a un lado, lo que no entra en el cuadro de las creencias científicas o filosóficas de nuestra época. Los sabios, después de todo, son hombres. Están impregnados, por lo tanto, por los prejuicios de su medio y de su tiempo. Creen de buena fe que lo que no es explicable por las teorías corrientes, no existe. Durante el período en que la fisiología se encontraba identificada a la físico-química, el período de Jacques Loeb y de Bayliss, el estudio de los fenómenos mentales se abandonó. Nadie se interesaba en la psicología y en las enfermedades del espíritu. Aun hoy día, la telepatía y los otros fenómenos metapsíquicos se consideran como ilusiones por los sabios que se interesan únicamente en el aspecto físico-químico de los procesos fisiológicos. Los hechos más evidentes son ignorados cuando tienen una apariencia heterodoxa. Por todas estas razones el inventario de las cosas capaces de conducirnos a una concepción mejor del ser humano ha permanecido incompleto. Es preciso, pues, volver a la observación ingenua de nosotros mismos bajo todos nuestros aspectos, no abandonar ningún detalle, y describir sencillamente lo que vemos.

En principio, el método científico no parece aplicable al estudio de la totalidad de nuestras actividades. Es evidente que nosotros, los observadores, no somos capaces de penetrar en todas la regiones en que se prolonga la persona humana. Nuestras técnicas no cogen lo que no tienen dimensiones ni peso. No alcanzan sino las cosas colocadas en el espacio y el tiempo. Son impotentes para medir la, vanidad, el odio, el amor, la belleza, la elevación hacia Dios del alma religiosa, el ensueño del sabio y el del artista. Pero registran con facilidad el aspecto fisiológico y los resultados materiales de esos estados psicológicos. El juego frecuente de las actividades mentales y espirituales, se expresa por cierto comportamiento, ciertos actos, cierta actitud hacia nuestros semejantes. De este modo es como las actividad moral, estética, mística, pueden ser exploradas por nosotros, Tenemos también a nuestra disposición los relatos de aquellos que han viajado en esas regiones desconocidas. Pero la expresión verbal de sus experiencias es, en general, desconcertante. Aparte del dominio intelectual, nada es definible de manera clara. Ciertamente, la imposibilidad de medir una cosa no significa su no existencia. Cuando se navega en la niebla, las rocas invisibles no están por ello menos presentes. De cuando en cuando, sus contornos amenazantes aparecen de súbito. En seguida la nube se cierra sobre ellas. Lo mismo ocurre con la realidad evanescente de las visiones de los artistas y sobre todo de los grandes místicos. Estas cosas, inasibles por medio de nuestras técnicas, dejan sin embargo sobre los iniciados una visible huella. De esta manera indirecta es como la ciencia conoce el mundo espiritual donde, por definición, no puede penetrar. El ser humano se encuentra, pues, entero, en la jurisdicción de las técnicas científicas.

 

III

Es preciso desarrollar una ciencia verdadera del hombre.– esta es más necesaria que las ciencias mecánicas, físicas y químicas.– Su carácter analítico y sintético.

 

En suma, la critica de los conocimientos que poseemos nos proporciona nociones positivas y numerosas. Gracias a estas nociones, podemos hacer un inventario completo de nuestras actividades. Este inventario nos permitirá construir esquemas más ricos que los esquemas clásicos.

Pero el progreso así obtenido no será muy grande. Es preciso ir más lejos y edificar una ciencia verdadera del hombre. Una ciencia que, con ayuda de todas las técnicas conocidas, haga una exploración más profunda de nuestro mundo interior, y realice también la necesidad de estudiar cada parte en función del conjunto. Para desarrollar una ciencia tal, sería necesario, durante algún tiempo, alejar nuestra atención de los progresos mecánicos, y aun en cierta medida, de la higiene clásica, de la medicina, y del aspecto puramente material de nuestra existencia. Cada cual se interesa en lo que aumenta la riqueza y el confort, pero nadie se da cuenta de que es indispensable mejorar la calidad estructural, funcional y mental de cada uno de nosotros. La salud de la inteligencia y de los sentimientos afectivos, la disciplina moral y el desarrollo espiritual son tan necesarios como la salud orgánica y la prevención de las enfermedades infecciosas.

No existe ninguna ventaja en aumentar el número de las invenciones mecánicas. Quizás, incluso. sería conveniente dar menos importancia a los descubrimientos de la física, d e la astronomía y de la química. Ciertamente, la ciencia pura no nos aporta jamás directamente el mal. Pero se torna peligrosa cuando, por su belleza fascinadora, encierra por completo nuestra inteligencia en la materia inanimada. La humanidad debe hoy día concentrar su atención sobre sí misma y sobre las causas de su incapacidad moral e intelectual. ¿A qué aumentar el confort, el lujo, la belleza, la grandeza y la complicación de nuestra civilización si nuestra, debilidad no nos permite dirigirla? – Es realmente inútil continuar la elaboración de un modo de existencia que trae consigo la desmoralización y la desaparición de los elementos más nobles de las grandes razas. Valdría más ocuparnos de nosotros mismos que construir enormes telescopios para explicar la estructura de las nebulosas, fabricar barcos rapidísimos, automóviles de un confort supremo, radios maravillosas. ¿Cuál será el progreso verdadero que lleguemos a obtener cuando los aviones nos transporten en escasas horas a Europa o a la China? ¿Es acaso necesario aumentar sin cesar la producción, a fin de que los hombres consuman una cantidad más y más grande de cosas inútiles? No son las ciencias mecánicas, físicas y químicas las que nos aportarán la moralidad, la inteligencia, la salud, el equilibrio nervioso, la, seguridad, la paz.

Hace falta que nuestra curiosidad se encamine por rutas diferentes a aquellas por donde hasta ahora ha marchado. Debe dirigirse de lo físico y de lo fisiológico hacia lo mental y lo espiritual. Hasta el presente, las ciencias de las cuales se, ocupan los seres humanos, han limitado su actividad sólo a, ciertos aspectos de ellas mismas. No han logrado sustraerse a la influencia del dualismo cartesiano. Han estado dominadas por el mecanicismo. En filosofía, en higiene, en medicina, lo mismo que en el estudio de la pedagogía o de la economía política y social, la atención de los investigadores ha sido atraída sobre todo por el aspecto orgánico, humoral o intelectual del hombre. No se ha detenido en su forma afectiva y moral, en su vida interior, en su carácter, en sus necesidades estéticas y religiosas, en el “substratum” común de los fenómenos orgánicos y psicológicos, en las relaciones profundas del individuo y de su medio mental y espiritual. Hace falta, pues, un cambio radical de orientación. Ese cambio exige, a la vez, especialistas dedicados a las ciencias particulares que se han dividido nuestro cuerpo y nuestro espíritu, y sabios capaces de reunir, en conjunto, los descubrimientos de los especialistas. La ciencia nueva debe progresar, por un doble esfuerzo de análisis y de síntesis, hacia una concepción del hombre bastante completa y simple para servir de base a nuestra acción.

 

IV

Para analizar al hombre hacen falta multitud de técnicas.– Son las técnicas las que han creado la división del hombre en partes.– Los especialistas.– Sus peligros.– Fragmentación indefinida del sujeto.– La necesidad de sabios no especializados.– Cómo mejorar los resultados de las investigaciones.– Disminución del número de sabios y establecimiento de condiciones propias a la creación intelectual.

 

El hombre no es divisible en partes. Si se aislasen sus órganos unos de otros, dejaría de existir. Aunque indivisible, presenta aspectos diversos. Sus aspectos son la manifestación heterogénea de su unidad a nuestros órganos de los sentidos. Puede compararse a una lámpara eléctrica que se muestra bajo formas diferentes a un termómetro, a un voltímetro y a una placa fotográfica. No somos capaces de tomarlo entero directamente en su sencillez. Le asimos por medio de nuestros sentidos y de nuestros aparatos científicos. Siguiendo. nuestros medios de investigación, su actividad nos aparece como física, química, fisiológica o psicológica. A causa de su propia riqueza, exige ser analizado por técnicas variadas. Al expresarse a nosotros por intermedió de estas técnicas adquiere naturalmente la apariencia de la multiplicidad.

La ciencia del hombre se sirve de todas las otras ciencias. Es una de las razones de su dificultad. Para estudiar, por ejemplo, la influencia de un factor psicológico sobre un individuo sensible, hace falta, emplear los procedimientos de la medicina, de la fisiología, de la física y de la química. Supongamos, por ejemplo, que una mala noticia se le anuncie a alguien. Este suceso psicológico puede traducirse a la vez por un sufrimiento moral, por trastornos nerviosos, por desórdenes de la circulación sanguínea, por modificaciones físico-químicas de la sangre, etc. En el hombre, la más sencilla de las experiencias exige el uso de métodos y de conceptos de muchas ciencias a la vez. Si se desea examinar el efecto de cierto alimento animal o vegetal sobre un grupo de individuos, es preciso conocer primero la composición química de este alimento. Y en seguida, el estado fisiológico y psicológico de los individuos sobre los cuales deben conducirse estos estudios, y sus caracteres ancestrales. En fin, en el curso de la experiencia se registran las modificaciones de peso, de la talla, de la forma del esqueleto, de la fuerza muscular, de la susceptibilidad a las enfermedades, de los caracteres físicos, químicos y anatómicos de la sangre, de equilibrio nervioso, de la inteligencia, del valor, de la fecundidad, de la longevidad, etc.

Es evidente que ningún sabio es capaz, por sí solo, de alcanzar la maestría en las técnicas necesarias para el estudio de un solo problema humano. Asimismo, el progreso del conocimiento de nosotros mismos exige especialistas variados. Cada, especialista se, absorbe en el estudio de una parte del cuerpo o de la conciencia, o de sus relaciones con el medio. Es anatomista, fisiólogo, químico, psicólogo, médico, higienista, educador, sacerdote, sociólogo, economista. Y cada especialidad se divide en trozos más y más pequeños. Existen especialistas para la fisiología de las glándulas, para las vitaminas, para las enfermedades del recto, para la educación de los niños pequeños, para la de los adultos, para la higiene de las fábrica, para la de las prisiones, para la psicología de todas las categorías de individuos, para la economía doméstica, para la economía rural, etc. etc. Y gracias a, la división del trabajo, se han desarrollado las ciencias particulares, la especialización de los sabios es indispensable. Le resulta imposible a un especialista, engolfado activamente en la prosecución de su propia tarea, conocer el conjunto del ser humano. Esta situación se ha hecho necesaria por la enorme extensión de cada ciencia. Pero ofrece ciertos peligros. Por ejemplo, Calmette, que se había, especializado en la bacteriología, quiso impedir la propagación de la tuberculosis entre la población de Francia. Naturalmente, prescribió el empleo de la vacuna que había inventado. Si, en lugar de ser un especialista, hubiese tenido conocimientos más generales de higiene y de medicina, habría aconsejado medidas que interesaran, a la vez, a la habitación, la alimentación, el modo de trabajo y los hábitos de vida de las gente. Un hecho análogo se produjo en Estados Unidos en la organización de las escuelas primarias. John Dewey, que es un filósofo, emprendió la tarea de mejorar la educación de los niños. Pero sus métodos se dirigieron únicamente al esquema, niño que su deformación profesional le representaba. ¿Cómo una educación tal podría convenir al niño concreto?

La especialización extrema de los médicos es más peligrosa aún. El ser humano enfermo, ha sido dividido en pequeñas regiones. Cada región tiene su especialista. Cuando aquél se dedica, desde el principio de su carrera, a una parte minúscula del cuerpo, permanece hasta tal punto ignorante del resto, que no es capaz de conocer bien esta parte. Fenómenos análogos se producen en los educadores, los sacerdotes, los economistas y los sociólogos que se niegan a iniciarse en un conocimiento general del hombre, antes de limitarse a su campo particular. La eminencia misma de un especialista lo vuelve más peligroso. A menudo los sabios que se han distinguido de modo extraordinario por grandes descubrimientos, o por invenciones útiles, llegan a creer que sus conocimientos acerca de un objeto, se extienden a todos los otros. Edison, por ejemplo, no dudaba en dar parte al público de sus puntos de vista sobre filosofía y religión. Y el público acogía su palabra con respeto, figurándose que tenía, sobre estos nuevos asuntos, la misma autoridad que sobre los antiguos. Y así es como, grandes hombres, al ponerse a enseñar cosas que ignoran, retardan en alguno de sus dominios el progreso humano, al cual han contribuido en otro. La prensa cotidiana nos obsequia a menudo con lucubraciones sociológicas, económicas y científicas, de industriales, banqueros, abogados, profesores, médicos, etc. cuyo espíritu demasiado especializado es incapaz de coger, en toda su amplitud, los grandes problemas de la hora presente. Ciertamente, los especialistas son necesarios. La ciencia no puede progresar sin ellos, pero la aplicación al hombre del resultado de sus esfuerzos, exige la síntesis previa de los conocimientos dispersos del análisis.

Tal síntesis no puede lograrse por la simple reunión de un grupo de especialistas en torno de una mesa. Reclama el esfuerzo, no de un grupo sino de un hombre. Jamás una obra de arte ha sido hecha por un comité de artistas, ni un gran descubrimiento por un comité de sabios. Las síntesis de que tenemos necesidad para el progreso del conocimiento de nosotros mismos deben elaborarse en un cerebro único. Hoy día, los conocimientos acumulados por los especialistas permanecen inutilizables. Porque nadie coordina las nociones adquiridas, ni se enfrenta con el ser humano en su conjunto total. Poseemos muchos trabajadores científicos pero pocos sabios verdaderos. Esta situación singular no proviene de la ausencia de individuos capaces de un gran esfuerzo intelectual. Ciertamente, las vastas síntesis exigen mucho poder mental y una resistencia física a toda prueba. Los espíritus amplios y fuertes son más raros que los precisos y estrechos. Es fácil llegar a ser un gran químico, un buen físico, un buen biólogo, o un buen psicólogo. Pero, exclusivamente, los hombres excepcionales son capaces de adquirir un conocimiento que se pueda utilizar en numerosas ciencias a la vez. Sin embargo, existen tales hombres. Entre los que nuestras instituciones científicas y universitarias han forzado a especializarse con excesiva estrechez, algunos serían capaces de asir un objeto importante en su conjunto al mismo tiempo que en sus partes. Hasta el presente, se ha favorecido siempre a los trabajadores científicos que se aíslan en estrecho campo, entregándose al estudio prolongado de un detalle, a veces insignificante. A un trabajo original sin importancia se lo considera de un valor superior al del conocimiento profundo de toda una ciencia. Los presidentes de universidades y sus consejeros, no comprenden que los espíritus sintéticos son tan indispensables como los espíritus analíticos. Si la superioridad de este tipo intelectual fuere reconocida y se favoreciese su desarrollo, los especialistas dejarían de ser peligrosos. Porque la significación de las partes en la construcción del conjunto podría ser evaluada justamente.

En los comienzos de su historia, más que en su apogeo, tiene una ciencia necesidad de espíritus superiores. Por ejemplo, hace falta más imaginación, juicio e inteligencia para convertirse en un gran médico que para llegar a ser un gran químico. En estos momentos, el conocimiento del hombre no puede progresar si no es atrayendo hacia su estudio una poderosa “élite” intelectual. Debemos exigir altas capacidades mentales a los jóvenes que desean consagrarse a la biología. Parece que el exceso de la especialización, el aumento del número de trabajadores científicos, y su disgregación en sociedades limitadas al estudio de un sujeto pequeño, han conducido a un retroceso de la inteligencia. Es verdad que la calidad de un grupo humano disminuye cuando su volumen aumenta más allá de ciertos límites. La Corte Suprema de los Estados Unidos so compone de nueve hombres verdaderamente eminentes por su habilidad profesional y por su carácter. Pero si se compusiera de novecientos juristas en lugar de nueve, el público perdería, en seguida y con razón, el respeto que siente por ella.

El mejor medio de aumentar la inteligencia de los sabios sería disminuir su número. Bastaría con un grupo muy pequeño de hombres de esta especie para desarrollar los conocimientos de los cuales tenemos necesidad, si estos hombres estuviesen dotados de imaginación, y dispusieran de potentes medios de trabajo. Cada año derrochamos grandes sumas de dinero en investigaciones científicas porque aquellos a quienes estas investigaciones les son confiadas no poseen en grado bastante alto las cualidades indispensables a los conquistadores de nuevos mundos. Y también, porque los raros hombres que poseen estas cualidades se encuentran situados en condiciones de vida en que la creación intelectual es imposible. Ni los laboratorios, ni los aparatos científicos, ni la excelencia de la organización del trabajo, procuran, ellos solos, al sabio el medio que le es necesario. La vida moderna se contrapone a la vida del espíritu. Los hombres de ciencia se encuentran sumidos en una muchedumbre cuyos apetitos son puramente materiales y cuyas costumbres son enteramente diferentes a las suyas. Desgastan sus fuerzas inútilmente y pierden gran parte de su tiempo en la persecución de las condiciones indispensables para el trabajo del pensamiento. Ninguno de ellos es bastante rico para procurarse el aislamiento y el silencio que cada cual podía obtener antes y de manera gratuita, aún en las grandes ciudades. No se ha ensayado hasta el presente crear, en medio de la agitación de la ciudad moderna, islotes de soledad donde sea posible la meditación. Sin embargo la innovación se impone. Las altas construcciones sintéticas están fuera del alcance de aquellos cuyo espíritu se dispersa cada día en la confusión de los modos de vida actuales. El desarrollo de la ciencia del hombre, más aun que el de otras ciencias, depende de un inmenso esfuerzo intelectual. Reclama una revisión, no sólo de nuestra concepción del sabio, sino también de las condiciones en las cuales se efectúa la investigación científica.

 

V

La observación y la experiencia en la ciencia del hombre.– La dificultad de las experiencias comparativas.– La lentitud de los resultados.– Utilización de los animales.– Las experiencias hechas sobre animales de inteligencia superior.– La organización de las experiencias de larga duración.

 

Los seres humanos se prestan mal a la observación y a la experiencia. No se encuentra fácilmente entre ellos testimonios idénticos a la materia a tratar y a quienes puedan referirse los resultados finales. Supongamos, por ejemplo, que se pretende comparar dos métodos de educación. Se elegirán, para este estudio, grupos de niños tan semejantes como sea posible. Si estos niños, aunque de la misma edad y de la misma talla, pertenecen a medios sociales diferentes, si no se alimentan de la misma manera, si no viven en la misma atmósfera psicológica, los resultados no serán comparables. De igual modo, el estudio de los efectos de dos formas de vida sobre los niños de una misma familia tiene escaso valor, porque no siendo puras las razas humanas, los productos de los mismos padres difieren a menudo los unos de los otros de una manera profunda. Por el contrario, los resultados serán convincentes si los niños, cuyo comportamiento se compara, bajo la influencia de condiciones diferentes, son gemelos que provienen del mismo huevo. Se está, pues, en general, obligado a contentarse con resultados vagos o relativos. Esta es una de las razones por lo cual la ciencia del hombre ha progresado tan lentamente.

En las investigaciones que se refieren a la física o a la química, y también a la fisiología, se procura siempre aislar sistemas relativamente sencillos cuyas condiciones se conocen con exactitud. Pero, cuando se procura estudiar al hombre en su conjunto, y en las relaciones con su medio, esto es imposible. También debe el observador estar provisto de gran sagacidad a fin de no perderse en la complejidad de los fenómenos. Las dificultades resultan casi infranqueables en los estudios retrospectivos. Estas investigaciones exigen un espíritu muy alerta. Por cierto, hace falta recurrir rara vez a la ciencia de la conjetura que es la historia. Pero han habido, en el pasado, ciertos sucesos q e revelan la existencia en el hombre de potencias extraordinarias. Sería importante conocer su génesis. ¿Cuáles son, por ejemplo, los factores que determinaron en la época de Pericles la aparición simultánea de tantos genios? Un fenómeno análogo se produjo durante el Renacimiento. ¿A qué causas es preciso atribuir el florecimiento inmenso, no sólo de la inteligencia, de la imaginación científica y de la intuición estética, sino también del vigor físico, de la audacia, y del espíritu de aventura, de los hombres de esa época? ¿Por qué nacieron dotados de tan poderosas actividades fisiológicas y mentales? Se concibe cuán útil resultaría conocer los detalles del modo de vivir, de la alimentación, de la educación, del medio intelectual, moral, estético y religioso de las épocas que precedieron inmediatamente a la aparición de pléyades de grandes hombres.

Otra de las dificultades de las experiencias hechas sobre seres humanos proviene de que el observador y el objeto observado viven al mismo ritmo. Los efectos de una clase de alimentación determinada, de una disciplina intelectual o moral, de un cambio político o social son tardíos. Sólo al cabo de treinta o cuarenta años se puede apreciar el valor de un método educacional. La influencia de un factor dado sobre las actividades fisiológicas y mentales de un grupo humano no se hacen manifiestas sino después del paso de una generación. Los éxitos atribuidos a su propia invención por los autores de sistemas de alimentación nuevas, de cultura física, de higiene, de educación, de moral, de economía social, se publican siempre con excesiva premura. Sólo hoy podrían analizarse con fruto los resultados del sistema Montessori, o de los procedimientos educacionales de John Dewey. Hay que esperar veinticinco años para conocer la significación de los “intelligence-tests”, hechos estos últimos años en las escuelas por los psicólogos. Solamente siguiendo a un gran número de individuos a través de las vicisitudes de su vida y hasta. su muerte podría conocerse, y aun de manera groseramente aproximada, el efecto ejercido sobre ellos por ciertos factores.

La marcha de la humanidad nos parece muy lenta puesto que nosotros, los observadores, formamos parte del rebaño. Cada uno de nosotros no puede hacer por sí mismo sino escasas observaciones. Nuestra vida es demasiado corta. Y existen experiencias que deberían ser prolongadas a lo menos durante un siglo. Sería necesario crear instituciones tales que las observaciones y experiencias no fueran interrumpidas por la muerte del sabio que los comenzó. Y tales organizaciones son desconocidas aun en el dominio científico. Sin embargo revisten ya para otro género de disciplinas. En el monasterio de Solesmes, tres generaciones sucesivas de monjes benedictinos, en el curso de más o menos cincuenta y cinco años, se han ocupado en reconstituir el canto gregoriano. Un método análogo podría ser aplicable al estudio de los problemas de la biología humana. Es preciso suplir la duración excesivamente corta de la vida de cada observador, por medio de instituciones, en cierta forma inmortales, que permitan la continuidad, tan prolongada como fuese necesario, de una experiencia. A la verdad, ciertas nociones de necesidad urgente pueden adquirirse con ayuda de animales cuya vida es corta. Para este objeto se han empleado particularmente ratas y cuyes. Colonias compuestas de muchos millares de estos animales han servido para el estudio de los alimentes, de su influencia sobre la rapidez del desarrollo, la talla, las enfermedades, la longevidad. Desgraciadamente, los cuyes y las ratas no presentan sino analogías lejanas con el hombre. Es peligroso, por ejemplo, aplicar a los niños las conclusiones de investigaciones hechas sobre otros animales cuya constitución es demasiado diferente a la suya. Por lo demás, no es posible estudiar de esta manera, las modificaciones fisiológicas que acompañan los cambios anatómicos y funcionales sufridos por el esqueleto, los tejidos y los humores bajo la influencia del alimento, del género de vida, etc. Al contrario, los animales más inteligentes, tales como los monos y los perros, nos permitirían analizar los factores de la formación mental.

Los monos, a despecho de su desarrollo cerebral, no resultan materia buena de experiencia. En efecto, no se conoce el “pedigree” de los individuos de los cuales se sirve. No se les puede educar fácilmente ni en número suficientemente grande. Son difíciles de manejar. Al contrario, es fácil procurarse perros muy inteligentes, cuyos caracteres ancestrales son exactamente conocidos. Estos animales se reproducen con rapidez. Son adultos al cabo de un año. La duración total de su vida no se prolonga, en general, más allá de quince años. Pueden hacerse en ellos observaciones psicológicas muy detalladas, sobre todo en los perros pastores, que son sensibles, inteligentes, alertas y atentos. Gracias a animales de este tipo, de pura raza y en suficiente número, sería posible dilucidar el problema tan complejo de la influencia del medio sobre el individuo. Por ejemplo, debemos buscar la manera de obtener el desarrollo óptimo de individuos que pertenezcan a una raza dada, averiguar cuál es su talla normal, qué aspecto es preciso imprimirles. Tenemos que descubrir cómo el modo de vida y la alimentación moderna operan sobre la resistencia nerviosa de los niños, sobre su inteligencia, su actividad, su audacia. Una vasta experiencia conducida durante veinte años con muchos centenares de perros pastores nos informaría sobre estas materias tan importantes. Esta experiencia nos indicaría, con más rapidez que la observación sobre seres humanos, en qué dirección es preciso modificar la alimentación y el género de vida. Reemplazaría de manera ventajosa las experiencias fragmentarias y de demasiado corta duración con que se contentan hoy día los especialistas de la nutrición. Seguramente no podría substituirse del todo a las observaciones hechas sobre los hombres. Para el desarrollo de un conocimiento definitivo, haría falta establecer sobre grupos humanos experiencias capaces de prolongarse durante muchas generaciones de sabios.

 

VI

Reconstitución del ser humano.– Cada fragmento debe ser considerado en sus relaciones con el todo.– Los caracteres de una síntesis utilizable.

 

Para adquirir un conocimiento mejor de nosotros mismos no basta con elegir en la masa de los conocimientos que ya poseemos aquellos que son positivos, y hacer con su ayuda un inventario completo de las actividades humanas. No basta tampoco con precisar de antemano por medio de nuevas observaciones y experiencias y edificar así una verdadera ciencia del hombre. Hace falta, sobre todo, gracias a estos documentos, construir una síntesis que pueda utilizarse.

En efecto, el fin de este conocimiento no es satisfacer nuestra curiosidad sino reconstruirnos a nosotros mismos y modificar nuestro medio en un sentido que nos sea favorable. Este fin es, en cierto modo, práctico. No nos serviría, pues, para nada, acumular una cantidad de conocimientos nuevos, si estos conocimientos habrían de permanecer dispersos en el cerebro y en los libros de los especialistas. La posesión de un diccionario, no da a su propietario la cultura literaria o filosófica. Es preciso que nuestras ideas se reúnan en un todo viviente en la inteligencia y la memoria de algunos individuos. Así, los esfuerzos que la humanidad ha hecho y hará todavía para conocerse mejor, resultarán fecundos. La ciencia de nosotros mismos vendrá a ser la ciencia del porvenir. Por e! momento, debemos contentarnos con una iniciación a la vez analítica y sintética en los caracteres del ser humano que la crítica científica nos da a conocer como reales. En las páginas siguientes, el hombre se nos presentará, tan ingenuamente como se presenta al observador y a sus técnicas. Le veremos en forma de fragmentos recortados por estas técnicas. Como sea posible, estos fragmentos volverán a ser colocados en el conjunto. Por supuesto, un conocimiento tal es muy insuficiente, pero es seguro. No contiene elementos metafísicos. Es igualmente empírico, porque la elección y el orden de las observaciones, no son guiadas por principio alguno. No tratamos de probar o negar ninguna teoría. Los diferentes aspectos del hombre están considerados tan ingenuamente como, en el curso de ascensión de una montaña, se miran las rocas, los torrentes, las praderas o los pinos, y aun desde el fondo del valle mismo, la claridad de las cimas. Al azar del camino en ambos casos, se hacen las observaciones. Sin embargo, estas observaciones son científicas. Constituyen un cuerpo más o menos sistematizado de conocimientos. Evidentemente no poseen la precisión de las de los astrónomos o de las de los físicos. Pero son tan exactas como lo permiten las técnicas empleadas y la naturaleza del objetivo al cual se aplican estas técnicas. Se sabe, por ejemplo, que los hombres están provistos de memoria y de sentido estético y también que el páncreas secreta insulina; que ciertas enfermedades dependen de lesiones del cerebro, que ciertos individuos manifiestas fenómenos de clarividencia. Se pueden medir la memoria y la actividad de la insulina, pero no la emoción estética y el sentido moral. Las relaciones de las enfermedades mentales y del cerebro, las características de la clarividencia, no son susceptibles de un estudio exacto. Sin embargo, todos estos conocimientos, aunque aproximados, son efectivos.

Se puede reprochar a este conocimiento el ser trivial e incompleto. Es trivial, porque el cuerpo y la conciencia, la duración, la adaptación, la individualidad, son bien conocidos por los especialistas de la anatomía, de la fisiología, de la psicología, de la metapsíquica, de la higiene, de la medicina, de la educación, de la religión y de la sociología. Es incompleto, porque en el número inmenso de los hechos estamos obligados a elegir, y esta elección es necesariamente arbitraria. Se limita a lo que nos parece más importante. Descuida el resto, porque la síntesis debe ser corta y susceptible de ser cogida con una sola mirada. Parece, pues, que, para ser útil, nuestro conocimiento debe ser incompleto. Por lo demás, es la seducción de los detalles, y no su número, lo que da a un retrato su parecido. El carácter de un individuo puede ser expresado con mucha más fuerza por un dibujo que por una fotografía. No trataremos de nosotros mismos, sino groseros bocetos, como esas figuras anatómicas trazadas con tiza en una pizarra. A pesar de la supresión intencional de los detalles, tales diseños resultarán exactos. Estarán inspirados en conocimientos positivos y no sólo en teorías y esperanzas. Ignorarán el vitalismo y el mecanicismo, el realismo y el nominalismo, el alma y el cuerpo, el espíritu y la materia. Pero contendrán, en cambio, todo lo que es observable y los hechos inexplicables que las concepciones clásicas dejan en la oscuridad. En efecto, no descuidaremos los fenómenos que rehúsan entrar en los límites de nuestro pensamiento habitual, pues nos conducirán tal vez a regiones hasta el momento ignoradas por nosotros. Comprenderemos en nuestro inventario todas las actividades manifestadas y manifestables por el individuo humano.

Nos iniciaremos así en el conocimiento de nosotros mismos que es únicamente descriptivo y aun muy próximo a lo concreto. Este conocimiento no tiene sino pretensiones modestas. Será por una parte empírico, aproximativo, trivial e incompleto, pero por otra parte, positivo e inteligible para, cada uno de nosotros.


CAPITULO lII
EL CUERPO Y LAS ACTIVIDADES FISIOLÓGICAS

 

I

El hombre.– Sus dos aspectos.– El substratum corporal y las actividades humanas.

 

Tenemos conciencia de existir, de poseer una actividad propia, una personalidad. Nos sentimos diferentes de todos los otros individuos. Creemos determinarnos libremente. Somos felices o desgraciados. Estas intuiciones constituyen para cada uno de nosotros la última realidad.

Nuestros estados de conciencia corren en el tiempo como un río a lo largo de un valle. Y lo mismo que el río, somos a un tiempo cambio y permanencia. Mucho más que los otros animales, somos independiente de nuestro medio. Nuestra inteligencia nos ha librado de él. El hombre es ante todo el inventor de las armas, de los útiles y de las máquinas, y con ayuda de estas invenciones ha podido manifestar sus caracteres propios que le distinguen de todos los otros seres vivos. Estos caracteres los ha expresado de manera objetiva por medio de estatuas, templos, teatros catedrales, hospitales, universidades, laboratorios y fábricas. Ha señalado de este modo la superficie de la tierra con el sello de sus actividades fundamentales, es decir, de su sentido estético y religioso, de su sentido moral; de su inteligencia y de su curiosidad científica.

Este núcleo de potentes actividades, podemos mirarlo desde dentro o desde fuera. Visto desde dentro, muestra al único observador que es cualquiera de nosotros mismos, nuestros pensamientos, nuestras tendencias nuestros deseos, nuestras alegrías, nuestros dolores. Visto desde fuera, parece como el cuerpo humano, el nuestro, desde luego, y también el de nuestros semejantes. Tiene, pues, dos aspectos totalmente diferentes por lo que ha sido considerado como constituido de dos partes, el cuerpo y el alma. Pero jamás se ha observado un alma sin cuerpo, ni un cuerpo sin alma. De nuestro cuerpo vemos la superficie exterior, sentimos el oscuro bienestar de su funcionamiento normal, pero no tenemos conciencia de ninguno de sus órganos. El cuerpo obedece a mecanismos que nos resultan enteramente ocultos. No los muestra sino a aquellos que conocen las técnicas de la anatomía y de la fisiología. Manifiesta entonces, bajo su sencillez, una complejidad portentosa, sin que nos haya permitido contemplarlo nunca a la vez en su aspecto exterior y público y en su aspecto interior y privado. Pero si nos enrolamos en el inexplicable laberinto del cerebro y de las funciones nerviosas, no encontraremos la conciencia en parte alguna. El alma y el cuerpo son creaciones de nuestros métodos de observación y, están tallados por ellos en un todo indivisible. Este todo es a la vez un conjunto de tejidos, líquidos orgánicos y conciencia. Se extiende simultáneamente en el espacio y en el tiempo. Llena las tres dimensiones del espacio y la del tiempo con su masa heterogénea, pero no está comprendido en forma total en estas cuatro dimensiones, pues la conciencia se encuentra, a la vez, en la materia cerebral y fuera del “continuum” físico. El ser humano es demasiado complejo para ser asido por nosotros en su conjunto. No podemos estudiarlo, sino después de haberlo reducido a fragmentos por medio de nuestros procedimientos de observación. Es, pues, una necesidad metodológica, describirlo como compuesto de un “substratum” corporal y de diferentes actividades, y también considerar separadamente los aspectos temporal, adaptable e individual de esas actividades. Por lo demás, es preciso evitar caer en los errores clásicos de describirlo como si constituyese un cuerpo o una conciencia o una asociación de ambos y creer, por consiguiente, en la existencia real de las partes que en él dividen nuestro pensamiento.

 

II

Dimensiones y forma del cuerpo

 

El cuerpo humano se encentra, en la escala de los tamaños, a mitad del camino entre el átomo y la estrella. Según los objetos con los cuales se le compare resulta grande o pequeño. Su amplitud es equivalente a la de doscientas mil células de tejidos, o la de dos millones de microbios ordinarios, o a la de dos mil millones de moléculas de albúmina, colocadas una al lado de otra. En relación a un átomo de hidrógeno, es de un tamaño imposible de imaginar, pero, comparado a una montaña, o a la tierra, se torna minúsculo. Para alcanzar la altura del monte Everest sería necesario colocar, uno sobre otro, más de cuatro mil hombres. El Meridiano terrestre equivale aproximadamente a veinte millones de cuerpos humanos dispuestos unos junto a los otros. Se sabe que la luz recorre en un segundo alrededor de ciento cincuenta millones de veces la longitud de nuestro cuerpo, y que las distancias interestelares se miden por años de luz. También nuestra estatura, en relación a este sistema de referencias, se torna de una pequeñez inconcebible. Es por ello que los astrónomos Eddington y Jeans en sus obras de vulgarización logran siempre impresionar a sus lectores mostrándoles la perfecta insignificancia del hombre en el Universo. Eh realidad, nuestra grandeza o nuestra pequeñez especiales no tienen importancia. Porque lo que es específico de nosotros mismos no posee dimensiones físicas. El lugar que ocupamos en el mundo no depende ciertamente de nuestro volumen.

Parece que nuestra talla sea apropiada a los caracteres de las células de los tejidos y la naturaleza de los cambios químicos, del metabolismo del organismo, Como el fluido nervioso se propaga en todos con la misma velocidad, individuos mucho más grandes que nosotros tendrían una percepción mucho más lenta de las cosas exteriores y sus reacciones motrices serían asimismo demasiado tardías. Al mismo tiempo, sus cambios químicos se encontrarían profundamente modificados. Es un hecho conocido que un animal posee un metabolismo tanto más activo cuanto la superficie de su cuerpo es más extensa en relación a su volumen, y que la relación de la superficie al volumen de un objeto aumenta cuando el volumen decrece. Por esta razón el metabolismo de los grandes animales es más débil que el de los pequeños. El del caballo, por ejemplo, es menos activo que el del ratón. Un crecimiento muy grande de nuestra talla disminuiría la intensidad de nuestros cambios químicos. Haría menor, sin duda, parte de la rapidez de nuestra percepción y de nuestra agilidad. Tal accidente no se producirá porque la estatura de los seres humanos varía poco. Las dimensiones de nuestro cuerpo están determinadas a la vez por nuestra herencia y por las condiciones de nuestro desarrollo. Hay razas grandes y razas pequeñas, tales como los suecos y los japoneses. En una raza dada se encuentran individuos de tallas muy diferentes. Estas diferencias en el volumen del esqueleto provienen del estado de las glándulas endocrinas y de la correlación de sus actividades en el espacio y en el tiempo. Tienen, pues, una profunda significación. Por medio de una nutrición y un género de vida apropiados, es posible aumentar o disminuir la estatura de los individuos que componen una nación. Y al mismo tiempo modificar la calidad de sus tejidos y probablemente también de su espíritu.

Es preciso, pues, no cambiar ciegamente las dimensiones del cuerpo para darle más belleza y fuerza muscular, porque sencillas modificaciones de nuestro volumen pueden traer consigo modificaciones profundas de nuestras actividades fisiológicas y mentales. En general, los individuos más sensibles, los más alertas y los más resistentes no son grandes. Otro tanto ocurre con los hombres de genio.

Lo que sobre todo conocemos de nuestros semejantes es su forma, su aspecto, el contorno de su figura. La forma expresa la calidad, las potencias del cuerpo y de la conciencia. En una misma raza, cambia según el género de vida de los individuos. El hombre del Renacimiento que pasaba su vida en el combate, que desafiaba sin cesar las intemperies y los peligros, que se entusiasmaba con los descubrimientos de Galileo, tantos como por las obras maestras de Leonardo de Vinci y de Miguel Ángel, tenía un aspecto muy diferente al del hombre moderno cuya existencia se limita a una oficina, a un coche herméticamente cerrado, que contempla films estúpidos, escucha su radio, juega al golf o al bridge. Cada época, deja su huella sobre el ser humano. Vemos ya dibujarse, sobre todo entre los latinos, un nuevo tipo, producido por el automóvil y el cine. Este tipo está caracterizado por su aspecto adiposo, tejidos blandos, piel descolorida, abultado vientre, piernas sin consistencia, andar desgraciado y faz ininteligente y brutal. Aparece otro tipo simultáneamente. El tipo atlético, de anchos hombros, de delgada cintura y cráneo de pájaro. En suma, nuestro aspecto representa nuestros hábitos psicológicos, y aun nuestros pensamientos ordinarios. Sus caracteres provienen sobre todo delos músculos que se extienden bajo la piel y la longitud de los huesos, cuyo volumen depende del ejercicio al cual están sometidos. La belleza del cuerpo está hecha del desarrollo armonioso de todos los músculos y de todas las partes del esqueleto. Alcanza su grado más alto entre los atletas griegos, sobre todo en aquellos de la época de Pericles, cuya imagen nos han dejado Fidias y sus alumnos. La forma del semblante, de la boca, de las mejillas. de los párpados y de todos los rasgos de la fisonomía está determinada por el estado habitual de los músculos lisos que se mueven en la grasa bajo la piel. Y el estado de estos músculos proviene del de nuestros pensamientos. Ciertamente, cada cual puede dar a su rostro la expresión que desee pero no puede conservar esta máscara de modo permanente. Y sin saberlo nosotros, nuestro rostro se modela poco a poco según nuestros estados de conciencia. Con los progresos de la edad, ésta llega a ser la imagen más y más exacta de los sentimientos, apetitos, aspiraciones del ser todo entero. La belleza de un hombre joven resulta de la armonía natural de los rasgos de su fisonomía. La bien rara de un viejo, manifiesta el estado de su alma.

El rostro expresa cosas más profundas aún que las actividades de la conciencia. Pueden leerse en él, no sólo los vicios, las virtudes, la inteligencia, la estupidez, los sentimientos, los más ocultos hábitos de un individuo, sino también la constitución de su cuerpo y su tendencia a las enfermedades orgánicas y mentales. En efecto, el aspecto del esqueleto, de los músculos, de la grasa, de la piel y del vello, depende de la nutrición de los tejidos. Y la nutrición de los tejidos está, organizada por la composición del medio interior, es decir, por las formas de actividad de los sistemas glandulares y digestivos. El aspecto del cuerpo nos manifiesta el estado de los órganos. El rostro es un resumen del cuerpo entero. Refleja el estado funcional de las glándulas endocrinas, del estómago, del intestino y del sistema nervioso, todo a la vez. Nos indica cuales son las tendencias morbosas de los individuos. En efecto, los que pertenecen a los diferentes tipos morfológicos, cerebrales, digestivos, musculares o respiratorios, no están expuestos a las mismas enfermedades orgánicas y mentales. Entre los hombres altos y delgados y aquellos anchos y de escasa estatura existe un gran diferencia de constitución. El tipo alto, asténico o atlético, se encuentra predispuesto a la tuberculosis y a la demencia precoz. El tipo grueso, a la locura circulatoria, a la diabetes, al reumatismo, a la gota. En el diagnóstico y pronóstico de las enfermedades, los antiguos médicos atribuían, con justa razón, una gran importancia al temperamento, a las idiosincrasias, a las diátesis. Para aquel que sabe observar, cada hombre lleva sobre su fisonomía la descripción de su cuerpo y de su alma.

 

IlI

Superficies exterior e interior

 

La piel, que recubre la superficie exterior del cuerpo es impermeable al agua y al gas. No permite entrar los microbios que viven sobre ella. Tiene asimismo el poder de destruirlos con ayuda de las substancias que segrega. Pero los seres tan minúsculos y peligrosos que llamamos virus, son capaces de atravesarla. Por su faz externa, se encuentra expuesta a la luz, al viento, a la humedad, a la sequedad, al calor y al frío. Por su faz interna, está en contacto con un mundo acuático, cálido y privado de luz, donde las células de los tejidos y de los órganos, viven como animales marinos. A despecho de su delicadeza, protege efectivamente el medio interior de las variaciones incesantes del medio cósmico. Es húmeda, delgada, extensible, elástica, indesgastable. Es indesgastable porque se compone de muchas capas de células que se reproducen sin cesar. Estas células mueren permaneciendo unidas las unas con las otras como los fragmentos de arcilla que componen un tejado, y como si estos fragmentos o trozos pudieran ser arrastrados por el viento y reemplazados de nuevo. Ahora bien, la piel permanece húmeda y flexible porque existen glándulas pequeñitas que segregan en su superficie agua y grasa. Al nivel de la nariz, de la boca, del ano, de la uretra y de la vagina, se continúa con mucosas, membranas que cubren la superficie interna del cuerpo. Pero estos orificios, a excepción de la nariz, se encuentran cerrados por medio de anillos musculares. La piel es, pues, la frontera casi perfectamente protegida de un mundo cerrado.

Por su intermedio entra el cuerpo en relación con todas las cosas que vienen a constituir su medio. En efecto, sirve de abrigo a una inmensa cantidad de pequeños órganos receptores que registran, cada cual según su propia naturaleza, las modificaciones del mundo exterior. Los corpúsculos del tacto, extendidos sobre toda su superficie, son sensibles a la presión, al dolor, al calor y al frío. Aquellos que se encuentran situados en la mucosa de la lengua se sienten impresionados por cierta calidad de alimentos y también por la temperatura. Las vibraciones del aire operan sobre los aparatos complicadísimos de la oreja interna, y también por intermedio de la membrana del tímpano y los huesos de la oreja media. La redecilla del nervio olfativo que se extiende en la mucosa nasal, es sensible a los olores. En fin, el cerebro envía parte de sí mismo, el nervio óptico y la retina, hasta bajo la piel, y recoge las ondulaciones electromagnéticas desde el rojo hasta el violeta. La piel sufre en este nivel una modificación extraña. Se vuelve transparente y forma la córnea y el cristalino uniéndose con otros tejidos para edificar el prodigioso sistema elíptico que llamamos ojo.

De todos estos órganos se escapan fibras nerviosas que se dirigen a la médula y al cerebro. Por intermedio de estos nervios, el sistema nervioso central se extiende a manera de membrana sobre toda la superficie del cuerpo donde entra en contacto con el mundo exterior. De la constitución de los órganos de los sentidos y de su grado de sensibilidad, depende el aspecto que toma para nosotros el universo. Si, por ejemplo, la retina registrase los rayos infrarrojos de ondas de gran longitud, la naturaleza se nos presentaría con otro aspecto. A causa de los cambios de temperatura, el color del agua, de las rocas y de los árboles, variaría según las estaciones. Los claros días de verano en que los menores detalles del paisaje se destacan sobre las sombras duras, se mostrarían oscurecidos por un tono rojo opaco. Los rayos caloríficos, que se tornarían visibles, ocultarían todos los objetos. Durante los fríos del invierno, la atmósfera se tornaría clara y los contornos de las cosas se precisarían. El aspecto de los hombres cambiaría de un modo inusitado. Su perfil vendría a ser indeciso. Una roja nube, al escapar de su nariz y de su boca cubriría su rostro con una máscara. Tras un violento ejercicio, el volumen del cuerpo cambiaría extraordinariamente, porque el calor que se desprendiese de él, le circundaría de un aura extensa. Del mismo modo, el mundo exterior se modificaría, aunque de manera inversa, si la retina se tornase sensible a los rayos ultravioleta; la piel a los rayos luminosos, o si, únicamente, la sensibilidad de cada uno de los órganos de nuestros sentidos, aumentara de manera marcada.

Ignoramos las cosas que no operan sobre las terminaciones nerviosas de la superficie de nuestro cuerpo. Es por ello que los rayos cósmicos no son de modo alguno perceptibles para nosotros aunque nos atraviesen de parte a parte. Parece que todo lo que alcanza al cerebro, debe pasar por los sentidos, es decir, impresionar el conglomerado nervioso que nos rodea. Únicamente el agente desconocido de las comunicaciones telepáticas hace, quizás, excepción a esta regla. Se diría que, en la, clarividencia, el sujeto coge directamente la realidad exterior sin utilizar las vías nerviosas habituales. Pero tales fenómenos son raros. Los sentidos son la puerta por la cual el mundo físico llega hasta nosotros. La calidad del individuo depende, en parte, de la calidad de su superficie. Porque el cerebro se forma de acuerdo con los mensajes incesantes que le llegan del medio exterior. Así, pues, es preciso guardarnos de modificar a la ligera el estado de nuestra envoltura física con nuestros hábitos de vida. Por ejemplo, no sabemos exactamente cual es el efecto de la exposición al sol de la superficie de nuestro cuerpo. Hasta el momento en que este efecto sea conocido, el nudismo y el afán de oscurecer la piel exageradamente por medio de la luz natural y aun por efecto de los rayos ultravioleta, no deberían ser aceptados ciegamente por las razas blancas. La piel y sus dependencias desempeñan con respecto a nosotros el papel de un guardián atento. Dejan entrar en nosotros ciertas cosas de los mundos físico y psicológico, excluyendo a las demás. Constituyen la puerta siempre abierta y sin embargo estrechamente vigilada de nuestro sistema nervioso central. Hace falta considerarles como un aspecto muy importante de nosotros mismos.

Nuestra frontera interna comienza en la boca y la nariz y termina en el ano. Por estas aberturas, el mundo exterior penetra en los aparatos digestivo y respiratorio. En tanto que la piel es impermeable al agua y al gas, las membranas mucosas del pulmón y del intestino dejan pasar estas substancias. Por su intermedio, estamos en continuidad química con nuestro medio. Nuestra superficie interior es mucho más extensa que la de la piel. La extensión cubierta por las células planas de los alvéolos pulmonares, es inmensa. Resulta aproximadamente igual a un rectángulo de cincuenta metros de longitud y de diez metros de ancho. Estas células se dejan atravesar por el oxígeno del aire y por el ácido carbónico de la sangre venosa. Se afectan con facilidad con los venenos y las bacterias y particularmente con los neumococos. El aire atmosférico, antes de llegar a ella, atraviesa la nariz, la garganta, la laringe, la tráquea, y los bronquios donde se humedece y se desembaraza del polvo y de los microbios que trae consigo. Pero esta protección natural se torna insuficiente desde que el aire de las ciudades se encuentra impregnado por el polvo del carbón, los vapores de la bencina, y las bacterias arrojadas por la muchedumbre de los seres humanos. Las mucosas respiratorias son mucho más frágiles que la piel y como consecuencia de esta fragilidad, en las guerras del porvenir, los gases tóxicos podrán exterminar poblaciones enteras.

De la boca al ano, el cuerpo es atravesado por una corriente de materia alimenticia. Las membranas digestivas establecen las relaciones químicas entre el mundo exterior y el medio orgánico. Sus funciones son más complicadas que las de las membranas respiratorias, porque aquéllas deben hacer sufrir profundas transformaciones a las sustancias que se encuentran en su superficie. No basta con que representen el papel de un simple filtro. Deben constituir también una verdadera usina química. Los fermentos que segregan, colaboran con los del páncreas para transformar los alimentos en sustancias susceptibles de ser absorbidas por las células del intestino. Esta superficie es extraordinariamente vasta, segrega y absorbe grandes cantidades de líquido. Deja pasar asimismo las substancias alimenticias una vez que se han digerido. Pero se opone a la penetración de las bacterias que pululan en el tubo digestivo. En términos generales, estos peligrosos enemigos son mantenidos a raya por esta delicada membrana y los leucocitos que la defienden. Pero no por ello dejan de constituir una amenaza. Los virus se colocan en la garganta. Los estreptococos y los bacilos de la difteria, en las amígdalas. Los bacilos de la fiebre tifoidea y de la disentería se multiplican fácilmente en el intestino. De la buena calidad de las membranas respiratorias y digestivas depende en gran parte la resistencia del organismo a las enfermedades infecciosas, su fuerza, su equilibrio, su afectividad y aún su actitud intelectual. Nuestro cuerpo constituye, pues, un mundo cerrado, limitado en parte por la piel y en parte por las mucosas de los aparatos digestivos y respiratorio. Cuando esta superficie se destruye en alguno de sus puntos, la existencia del individuo está amenazada. Una quemadura, aún superficial, si se extiende en una gran parte de la piel, conduce a la muerte. Esta envoltura que aísla de manera tan perfecta nuestro medio interior del medio cósmico, permite sin embargo las comunicaciones físicas y químicas más extensas entre estos dos mundos. Realiza el prodigio de ser una frontera simultáneamente cerrada y abierta desde el momento en que no existe para los agentes psicológicos. Podemos ser heridos y aún muertos por enemigos que, ignorando totalmente nuestros límites anatómicos, invaden nuestra conciencia, como los aviones bombardean una ciudad sin cuidarse poco ni mucho de las fortificaciones que la defienden.

 

lV

Constitución interna.– Las células y sus asociaciones.– Su estructura.– Las diferentes razas celulares.

 

El interior de nuestro cuerpo no es de modo alguno lo que nos enseña la anatomía clásica. Aquella nos da del ser humano un esquema puramente estructural y absolutamente irreal. No basta con abrir un cadáver para saber cómo está constituido el organismo. Por cierto, podemos examinar su esqueleto y los músculos que constituyen la armadura de los órganos. En la caja formada por la columna vertebral, las costillas y el esternón, se encuentran suspendidos el corazón y los pulmones. El hígado, el bazo, los riñones, el estómago, el intestino, los órganos genitales, se unen por medio de repliegues del peritoneo a la superficie interior de la gran cavidad cuyo fondo está constituido por la pelvis, los costados por los músculos del abdomen y la bóveda por el diafragma. Los más frágiles de todos los órganos, el cerebro y la médula, se encuentran encerrados en cajas óseas, y protegidos contra la dureza de sus paredes por un sistema de membranas y una especie de colchón de líquido.

Es imposible comprender, en un cadáver, la constitución del ser viviente, porque en él se contemplan los tejidos privados de sus funciones y de su medio natural: la sangre y los humores. En realidad, un órgano separado de su medio, deja de existir. En el individuo vivo, la sangre circulante está en todas partes. Late en las arterias, se desliza en las venas azules, llena los vasos capilares y baña todos los tejidos de linfa transparente. Para asir este mundo interior tal como es se necesitan técnicas mucho más delicadas que las de la anatomía y las de la histología. Es preciso estudiar los órganos en animales y hombres vivos, tal como se les ve en el curso de las operaciones quirúrgicas, y no sólo en cadáveres preparados para la disección. Es preciso aprender su estructura, a la vez en los cortes microscópicos de los tejidos muertos y modificados por los fijativos y los colorantes, y también en los tejidos vivos en plena función, y en los “films” cinematográficos donde se registran sus movimientos. No debemos hacer separaciones artificiales, ni entre las células y su medio, ni entre la forma y la función.

En el interior del organismo, las células se comportan como pequeñas bestias acuáticas sumergidas en un medio oscuro y tibio. Este medio es análogo al agua del mar. Sin embargo es menos salado que aquélla y su composición es mucho más rica y variada. Los glóbulos blancos de la sangre y las células que tapizan los vasos sanguíneos y linfáticos, semejan peces que navegan libremente en la masa de las aguas o que se detienen sobre la arena del fondo. Pero las células que forman los tejidos no flotan en líquido alguno. Pueden, por lo tanto, ser compradas, no a peces, sino a anfibios que viven en las marejadas o en la arena húmeda. Todas dependen absolutamente de las condiciones del medio en el cual se encuentran sumergidas. Sin cesar, modifican este medio y son modificadas por él. En realidad, son inseparables, tan inseparables, como su cuerpo de su núcleo. Su estructura y sus funciones están determinadas por el estado físico, físico-químico y químico del líquido que las rodea. Este líquido es la linfa intersticial que, a la vez, proviene de la sangre y la produce. Célula y medio, estructura y función, son una sola y misma cosa. Sin embargo, las necesidades metodológicas nos obligan a dividir en trozos este conjunto funcional indivisible; a describir por una parte los tejidos, y por la otra, el medio intra-orgánico, la sangre y los humores.

Las células forman sociedades que llamamos tejidos y órganos. Pero la analogía de estas sociedades a las comunidades de insectos y a las comunidades humanas es bien superficial. Porque la individualidad de las células es mucho menos grande que la de los hombres y aun que la de los insectos. En unas y otras de estas sociedades, las reglas que parecen unir a los individuos, son la expresión de sus propiedades inherentes. Es más fácil conocer los caracteres de los seres humanos que los de las sociedades humanas. En las sociedades celulares ocurre todo lo contrario. Los anatomistas y los fisiólogos saben, desde hace tiempo, cuáles son los caracteres generales de los tejidos y de los órganos, pero sólo recientemente han logrado analizar las propiedades de las células, es decir, de los individuos que constituyen las sociedades orgánicas. Gracias a los procedimientos que permiten el cultivo en frascos de los tejidos, ha sido posible el obtener de ellos un conocimiento más profundo. Las células se han revelado entonces como dotadas de poderes insospechados, de sorprendentes propiedades que, virtuales en las condiciones ordinarias de la vida, son susceptibles de actuar bajo la influencia de ciertos estados físico-químicos del medio.

No son sus caracteres anatómicos, sino y especialmente, sus caracteres funcionales los que las hacen capaces de construir al organismo vivo.

A pesar de su pequeñez, cada célula es un organismo muy complicado. No se parece en forma alguna a la abstracción favorita de los químicos, a una gota de gelatina rodeada de una membrana semipermeable. No se encuentra en su núcleo o en su cuerpo la sustancia a la cual los biólogos dan el nombre de protoplasma. En efecto, el protoplasma es un concepto desprovisto de sentido objetivo, como lo sería también el concepto antropoplasma si, por tal concepto, se quisiese expresar lo que se encuentra en el interior de nuestro cuerpo. Hoy día es posible proyectar sobre la pantalla cinematográfica células agrandadas hasta tal punto que su tamaño es superior al de un hombre. En estas condiciones, todos sus órganos se tornan visibles. En medio de su cuerpo se ve flotar una especie de balón ovoide de paredes elásticas que aparece lleno de una gelatina completamente transparente. Este núcleo mayor, contiene dos núcleos más pequeños que cambian de forma con lentitud. En torno suyo, existe gran agitación. Esta se produce sobre todo al nivel de un conjunto de vesículas que corresponde a lo que los anatomistas llaman el aparato de Golgi o de Renault. Gránulos, casi indistintos, se mueven sin cesar y en número inmenso en esta región. Corren también hasta en los miembros móviles y transitorios de la célula. Pero los órganos más sorprendentes son largos hilos, los mitocondrios que se asemejan a serpientes, o, en ciertas células, a bacterias corsas. Vesículas, granulaciones y filamentos, se agitan violenta y continuamente en el tejido intracelular.

La complejidad aparente de las células vivas es ya muy grande. Su complejidad real, lo es más aún. El núcleo que, a excepción de los nucleoides, aparece completamente vacío, contiene sin embargo, sustancias de una naturaleza maravillosa. La sencillez atribuida por los químicos a las núcleo-proteínas que lo constituyen es una ilusión. En realidad, el núcleo contiene los “genes”, esos seres de quienes todo lo ignoramos, excepto el hecho que son las tendencias hereditarias de las células y de los hombres que de allí derivan. Los “genes” son invisibles, pero sabemos que habitan los cromosomas, esos bastoncillos que aparecen en el núcleo claro de la célula, cuando ésta va a dividirse. En este momento, los cromosomas dibujan de manera confusa las figuras clásicas de la, división indirecta. Después, ambos grupos se alejan el uno del otro. Entonces puede verse en los “films” cinematográficos, al cuerpo celular sacudirse violentamente, agitar en todo sentido su contenido y dividirse en dos partes, las células hijas. Estas células se separan dejando arrastrar tras ellas filamentos elásticos que terminan por romperse. De esta manera se individualizan dos elementos nuevos del organismo.

De igual modo que entre los animales, las células pertenecen a muchas razas. Estas razas están determinadas a la vez por caracteres estructurales y por caracteres funcionales. Las que provienen de regiones espaciales diferentes, por ejemplo, de la glándula tiroide, del bazo o de la piel, muestran, naturalmente, tipos muy diversos. Pero, cosa inexplicable, si se recogen en momentos sucesivos de la duración, células de una misma región espacial, se encuentra que constituyen también razas diferentes. El organismo es tan heterogéneo en el tiempo como en el espacio. Los tipos celulares se dividen groseramente en dos clases: las células fijas que se unen para formar dos órganos y las células móviles que viajen en el cuerpo entero. Las células fijas comprenden la raza de las células conjuntivas y la de las células epiteliales, células nobles que forman el cerebro, la piel, en glándulas endocrinas. Las células conjuntivas constituyen el esqueleto de los órganos. Están presentes en todas partes. Alrededor de ellas, se acumulan sustancias variadas, cartílagos, huesos, tejidos fibrosos, fibras elásticas, que dan al esqueleto, a los músculos, a los vasos sanguíneos y a los órganos, la solidez y la elasticidad necesarias. Se metamorfosean también en elementos contráctiles. Constituyen, pues, los músculos del corazón, los vasos del aparato digestivo y asimismo, los de nuestro aparato locomotriz. Aunque se nos aparezcan inmóviles y conserven aún el nombre viejo de células fijas, están sin embargo dotadas de movimiento como nos lo ha demostrado la cinematografía. Pero estos movimientos son lentos. Se deslizan en su medio, como se extiende el aceite sobre el agua, y arrastran consigo su núcleo que flota en la masa líquida de su cuerpo. Las células móviles comprenden los diferentes tipos de leucocitos de la sangre y de los tejidos. Su paso es rápido. Los leucocitos con muchos núcleos, parecen amebas. Los linfocitos se arrastran con más lentitud, como pequeños gusanos. Los mayores, los monocitos, son verdaderos pulpos que, aparte de sus múltiples brazos, se encuentran rodeados de una membrana ondulante. Envuelven en los pliegues de esta membrana, las células y los microbios, de que se nutren en seguida con voracidad.

Cuando se cultivan en frascos estos diferentes tipos celulares, sus caracteres se hacen tan aparentes, como los de las diferentes clases de microbios. Cada tipo posee propiedades que le son inherentes y que conserva aun cuando haya sido separado del cuerpo durante muchos años. Es por su forma de locomoción, por la manera cómo se asocian las unas a las otras, por el aspecto de sus colonias, el ritmo de su desarrollo, las sustancias que segregan, los alimentos que exigen, como también por su forma, por lo que se caracterizan las razas celulares. Cada sociedad celular, es decir, cada órgano, es deudora de sus leyes propias a sus propiedades elementales. Las células no serían capaces de construir el organismo, si no poseyesen sino los caracteres conocidos de los anatomistas. Gracias a sus propiedades habituales y a un número inmenso de propiedades virtuales susceptibles de manifestarse como respuesta a los cambios físico-químicos del medio, hacen frente a las situaciones nuevas que se presentan en la vida, normal y durante el curso de las enfermedades. Se asocian en masas densas cuya disposición está reglamentada por las necesidades estructurales y funcionales del conjunto.

El cuerpo humano es una unidad compacta y móvil y su armonía está asegurada a la vez por la sangre y por los nervios de los cuales están provistos todos los grupos celulares. La existencia de los tejidos no es concebible sin la de un medio líquido. Son las relaciones necesarias de las células con los vasos que las nutren, las que determinan la forma de los órganos. Esta forma depende también de la presencia de las vías de eliminación de las secreciones glandulares. Todo el dispositivo interior del cuerpo depende de las necesidades nutritivas de los elementos anatómicos. La arquitectura de cada órgano está dominada por la necesidad en que se encuentran las células de estar sumergidas en un medio siempre rico en materias alimenticias y nunca estorbadas por los desperdicios de la nutrición.

 

V

La sangre y el medio interior.

 

El medio interior forma parte de los tejidos, mejor dicho, es inseparable de él. Sin los tejidos, los elementos anatómicos dejarían de existir. Todas las manifestaciones de la vida de los órganos y de los centros nerviosos, nuestros pensamientos, nuestros afectos, la crueldad, la fealdad y la belleza del Universo, su propia existencia, dependen del estado físico-químico de este medio. Se compone de la sangre que circula en las arterias y en las venas, y del líquido que filtra a través de !a pared de los vasos capilares en el interior de los tejidos y de los órganos. Hay un medio general, la sangre, y medios regionales constituidos por la linfa intersticial. Se puede comparar cada órgano a un recipiente completamente lleno de plantas acuáticas, y alimentado por un arroyuelo, El agua, casi estancada, análoga a la linfa que baña las células, se carga de los desechos de las plantas y de las sustancias químicas dejadas por éstas. Su grado de estagnación y de polución dependen de la rapidez y del volumen del arroyuelo.

Otro tanto ocurre con la linfa intersticial cuya composición está reglamentada por la plenitud de la arteria que nutre al órgano. En último análisis, es la sangre la que directa o indirectamente constituye el medio donde viven todas las células del cuerpo.

La sangre es un tejido, como todos los otros. Se compone de más o menos treinta mil millones de glóbulos rojos y cincuenta millones de glóbulos blancos. Pero estas célula s no están como las de los otros tejidos inmovilizadas por una armadura, y suspendidas en un líquido viscoso, el plasma. La sangre es un tejido en movimiento que se insinúa en todas las partes del cuerpo. Lleva a cada célula el alimento del cual tiene necesidad. Al mismo tiempo sirve de alcantarilla colectora de residuos de los tejidos inútiles. Pero contiene también sustancias químicas y células capaces de operar reconstrucciones orgánicas en las regiones del cuerpo donde hacen falta. Durante este acto extraño, se comporta como un torrente, que, con ayuda del cieno y de los troncos de árboles que acarrea, se empeñase en reparar las casas situadas en su ribera.

El plasma sanguíneo no es lo que los químicos nos enseñan. Ciertamente, responde en verdad a las abstracciones a las cuales estos últimos se han reducido. Pero es incomparablemente más rico que ellas. Es, sin duda alguna, la solución de bases, ácidos, sales y proteínas de las cuales Slyke y Henderson han descubierto las leyes del equilibrio físico-químico. Gracias a esta composición particular puede mantener constante y muy próxima su alcalinidad iónica, a pesar de los ácidos que sin cesar, libertan los tejidos. Ofrece de este modo a todas las células del organismo un medio que no es ni demasiado ácido ni demasiado alcalino y que no varía jamás. Pero está conformado con proteínas, “polipéptidos”, ácidos, aminos, azúcares, grasas, fermentos, metales en cantidad infinitesimal, producciones de secreciones de todas las glándulas, de todos los tejidos. Conocemos todavía muy mal la naturaleza de la mayor parte de estas sustancias. Entrevemos apenas la inmensa complejidad de sus funciones. Cada tipo celular encuentra en el plasma sanguíneo los alimentos que le convienen, las sustancias que aceleran o moderan su actividad. Por ello, ciertas grasas, ligadas a las proteínas del suero, tienen el poder de frenar la proliferación celular, y aún de detenerla completamente. Existen también en el suero sustancias que impiden la multiplicación de las bacterias. Las sustancias nacen de los tejidos cuando éstos deben defenderse de una invasión de microbios. Y por fin, una proteína, la fibrinógina, madre de la fibrina, que, con pegajosa tenacidad, se aplica espontáneamente a las llagas de los vasos y detiene las hemorragias.

Las células de la sangre, glóbulos rojos y glóbulos blancos, representan un papel capital en la constitución del medio interior. En efecto, el plasma no puede disolverse sino en una pequeña cantidad del oxígeno del aire. Sería incapaz de proveer a la inmensa población de células encerradas en el oxígeno que ellas exigen, si este oxígeno no se fijase sobre los glóbulos rojos. Los glóbulos rojos no son células vivientes. Son pequeños sacos llenos de hemoglobina. A su paso por los pulmones, se cargan del oxígeno que cogen, algunos instantes más tarde, las células ávidas de los órganos. Y al mismo tiempo, aquellos se desembarazan en la sangre de su ácido carbónico y de otros desperdicios. Los glóbulos blancos, al contrario, son células vivas. Ya flotan en el plasma de los vasos, ya se escapan por los intersticios capilares, y se arrastran sobre la superficie de las células de las mucosas, de los intestinos, de todos los órganos. Gracias a estos elementos microscópicos ocurre que la sangre representa su papel de tejido móvil, de agente reparador, a la vez sólido y líquido, capaz de dirigirse donde su presencia es necesaria. Acumula con rapidez, en torno de los microbios invasores de una región del organismo, grandes conjuntos de leucocitos que combaten la infección. Aporta también, al nivel de las llagas de la piel o de los órganos, glóbulos blancos que son un material virtual de reconstrucción. Estos leucocitos tienen el poder de transformarse en células fijas. Hacen nacer a su alrededor fibras conjuntivas, y reparan, gracias a una cicatrización sólida, los tejidos heridos.

Los líquidos y las células que salen de los vasos capilares sanguíneos, constituyen el medio local de los tejidos y de los órganos. Este medio es casi imposible de estudiar. Cuando se inyectan en el organismo, como lo ha hecho Roux, sustancias cuyo color varía según el ácido iónico de los tejidos, se ve a los órganos adquirir colores diferentes. Entonces se hace posible percibir la diversidad de los medios locales. En realidad, esta diversidad es mucho más profunda de lo que parece. Pero no somos capaces de descubrir todos sus caracteres. En el vasto mundo que constituye el organismo humano, existen países variadísimos. Aunque países sean irrigados por las ramas del mismo río, la calidad del agua, de sus lagos y de sus estanques depende de la constitución del suelo y de la naturaleza de la vegetación. Cada órgano, cada tejido, crea, a expensas del plasma sanguíneo, su propio medio. Y el ajuste recíproco de las células y de su medio, depende la salud o la enfermedad, la debilidad o la fuerza, la felicidad o la desdicha de cada uno de nosotros.

 

Vl

La nutrición de los tejidos.– Los cambios químicos.

 

Entre los líquidos que constituyen el medio interior y el mundo de los tejidos y de los órganos, hay cambios químicos continuos. La actividad nutritiva es un modo de ser de las células, lo mismo que su forma y su estructura. Desde que cesa su nutrición, los órganos se ponen en equilibrio con su medio y mueren. Nutrición es sinónimo de existencia. Los tejidos vivos están ávidos de oxígeno y lo arrancan al plasma sanguíneo. Lo que significa, en términos psico-químicos, que poseen un poder reductor elevado, que un sistema complicado de ciertas químicas y de fermentos, les permite emplear el oxígeno atmosférico con sus reacciones productoras de energía. Gracias al oxígeno, al hidrógeno y al carbono que reciben de los azúcares y de las grasas, las células vivas están provistas de la energía mecánica necesaria al mantenimiento de su estructura y a sus movimientos; de la energía eléctrica que se manifiesta en todos los cambios de estado orgánico, y del calor indispensable a las reacciones químicas y a los procesos fisiológicos. Encuentran también en el plasma sanguíneo el ázoe, el azufre y el fósforo de los cuales se sirven para la construcción de nuevas células y para el crecimiento y la reparación de los órganos. Con ayuda de sus fermentos, dividen en fragmentos más y más pequeños, las proteínas, el azúcar y las grasas de su medio, utilizando la energía de los cuerpos más complicados, de un poder potencial energético más alto, que incorporan a su propia sustancia.

La intensidad de los cambios químicos, del metabolismo de los grupos celulares y del ser viviente entero, es la expresión de la intensidad de la vida orgánica. Se mide el metabolismo por la cantidad de oxígeno y ácido carbónico absorbido que se desprenden cuando el cuerpo se encuentra en estado de reposo absoluto. Desde el momento que los músculos se contraen y producen un trabajo mecánico, la actitud de los cambios se eleva considerablemente. El metabolismo es más intenso en el niño que en el adulto, en los animales pequeños qué en los animales grandes. Es una de las razones por las cuales es preciso no aumentar, más allá de cierto límite, la talla humana. En el metabolismo no encontramos la expresión de todas nuestras funciones. El cerebro, el hígado y las glándulas tienen una gran actividad química. Pero es el trabajo muscular el que acrecienta de marcadísima manera la intensidad de estos cambios. Hecho curioso, el trabajo intelectual no produce elevación alguna del metabolismo. Se diría que no exige desgaste energético o que se contenta con una cantidad de energía demasiado débil para ser medida por las técnicas actuales. Ciertamente, es extraño que el pensamiento que transforma la superficie de la tierra, destruye y construye naciones y descubre nuevos universos en el fondo de la inmensidad inconcebible del espacio, se elabore en nosotros sin consumir una cantidad de energía susceptible de ser medida. Las más poderosas creaciones de la inteligencia aumentan mucho menos el metabolismo que el músculo que llamarnos bíceps cuando se contrae para levantar el peso de una libra. Ni la ambición de César ni la meditación de Newton, ni la inspiración de Beethoven, ni la contemplación ardiente de Pasteur, han logrado acelerar la nutrición de sus tejidos, como lo habrían logrado fácilmente algunos microbios o una débil exageración de la secreción de su glándula tiroides.

Es muy difícil disminuir el ritmo de la nutrición. El organismo mantiene la actividad normal de los cambios químicos en las condiciones más adversas. Un frío exterior intenso no disminuye nuestro metabolismo. Sólo en las proximidades de la muerte el cuerpo empieza a enfriarse. Al contrario, durante el invierno el oso, la marmota y el ratón disminuyen su temperatura y entran en un estado de vida que podría llamarse subvida. Entre los rotíferos, la desecación detiene por completo la nutrición, y sin embargo, si al cabo de una semana de vida latente se humidifica a estos pequeños animales, resucitan, y el ritmo de sus cambios químicos se vuelve normal. Nosotros no hemos encontrado todavía el secreto de producir entre los animales domésticos y en el hombre una suspensión tal de la nutrición. Habría una evidente ventaja en los países fríos, en lograr colocar en estado de vida latente a vacas y corderos durante los largos inviernos. Podría quizás también con ello prolongarse la duración de la vida humana, curar ciertas enfermedades, utilizar de mejor modo a los individuos excepcionalmente dotados si se les pudiera hacerles invernar de tiempo en tiempo. Pero, salvo por el método bárbaro e insuficiente que consiste en suprimir la glándula tiroide, no somos capaces de bajar el nivel de los cambios químicos del organismo humano. La vida latente es, por el momento, imposible.

 

Vll

La circulación de la sangre, los pulmones y los riñones.

 

En el curso de los procesos nutritivos, los tejidos y los órganos eliminan los desperdicios. Estos desperdicios manifiestan tendencia a acumularse en el medio local y a tornarlo, entonces, inhabitable para las células. Los fenómenos de la nutrición exigen, pues, la existencia de aparatos capaces de asegurar la circulación rápida del medio interior, el reemplazo de las materias alimenticias utilizadas por los tejidos y la eliminación de las sustancias tóxicas. El volumen de los líquidos circulantes comparado al de los órganos, es muy pequeño. Un hombre posee una cantidad de sangre inferior a la décima parte de su peso. Por lo demás, los tejidos vivos consumen mucho oxígeno y glucosa. Dejan libres también en su medio cantidades considerables de ácido carbónico, de ácido láctico, etc. Es preciso dar a un fragmento de tejido vivo cultivado en un frasco, un volumen de líquido igual a dos mil veces su propio volumen a fin de que no sea envenenado en algunos días por los desperdicios de su nutrición. Y aun más, debe tener a su disposición una atmósfera gaseosa por lo menos diez veces mayor que su medio líquido. En consecuencia, un cuerpo humano reducido a pulpa, exigiría alrededor de doscientos mil litros de líquido nutritivo. Gracias a la maravillosa perfección de los aparatos que hacen circular la sangre, la cargan de substancias alimenticias, y la desembarazan de sus desperdicios, pueden vivir nuestros tejidos en siete u ocho litros de líquido en lugar de necesitar para ello, doscientos mil.

La rapidez de la circulación es lo bastante grande para que la composición de la sangre no sea modificada por los productos de la nutrición. Sólo se aumenta la acidez del plasma tras un ejercicio violento. Cada órgano regula, por medio de los nervios dilatadores y constrictores de sus vasos, el volumen y la rapidez de la sangre circulante. Cuando la circulación se hace más lenta o se detiene, el medio interior se torna ácido. Según la naturaleza de sus células, los órganos resisten más o menos a esta intoxicación. Se puede sacar el riñón de un perro, colocarle sobre una mesa, durante una hora y replantarle en seguida en el animal. Este riñón soporta sin inconveniente la privación temporal de la sangre y funciona en forma indefinida de manera normal. De igual modo, la interrupción de la circulación en un miembro durante tres o cuatro horas, no tiene consecuencias desagradables. Pero el cerebro es muchísimo más sensible a la falta de oxígeno. Cuando la anemia es completa durante veinte minutos, más o menos, la muerte se produce de manera fatal. Una detención de la circulación en este sitio durante diez minutos basta para producir desórdenes tan graves que resultan irreparables. Es imposible resucitar a un individuo cuyo cerebro ha estado completamente desprovisto de oxígeno durante este lapso de tiempo. Para que nuestros órganos funcionen de manera normal, es indispensable que la sangre se encuentre bajo cierta presión. Nuestra conducta y la calidad de nuestros pensamientos dependen del valor de la tensión arterial, y es causa de las condiciones físicas y químicas del medio interior, que el corazón y los vasos sanguíneos influyen en las actividades humanas.

La sangre conserva la constancia de su composición, porque atraviesa continuamente aparatos que la purifican y donde recupera las sustancias nutritivas utilizadas por los tejidos. Cuándo la sangre venosa vuelve de los músculos y dé los órganos, se encuentra cargada de ácido carbónico y de todos los desechos de la nutrición. Las contracciones del corazón la arrojan entonces en la redecilla inmensa de los capilares de los pulmones, donde cada glóbulo rojo se encuentra en contacto con el oxígeno atmosférico. Siguiendo las sencillas leyes físico-químicas, el oxígeno penetra en la sangre donde se. fija en la hemoglobina de los glóbulos rojos. Al mismo tiempo el ácido carbónico se escapa de los bronquios de donde los movimientos respiratorios la expulsan hacia la atmósfera exterior. Mientras más rápida es la respiración, más activos son los cambios químicos entre el aire y la sangre. Pero en la travesía, pulmonar, la sangre no se desembaraza sino del ácido carbónico. Quedan aun en ella ácidos no volátiles y todos los desperdicios del metabolismo. Sólo acaba de purificarse cuando pasa por los riñones. Los riñones separan de la sangre los productos qué deben ser eliminados y reglamentan la cantidad de sales que son indispensables al plasma para que su tensión esmética permanezca constante. El trabajo de los riñones y de los pulmones es de una prodigiosa eficacia. Gracias a él, es considerablemente reducido el volumen del medio necesario a la vida de los tejidos y el cuerpo humano posee una densidad tan grande y una tan prodigiosa agilidad.

 

Vlll

Las relaciones químicas del cuerpo con el mundo exterior.

 

Las sustancias químicas que la sangre conduce a los tejidos, le llegan de tres diversas fuentes: del aire atmosférico por intermedio del pulmón, de la superficie intestinal, y por último de las glándulas endocrinas. A excepción del oxígeno, todas las sustancias utilizadas por el organismo le son proveídas directa e indirectamente por el intestino. Los alimentos son manejados sucesivamente por la saliva, por el jugo gástrico, por las secreciones del páncreas, del hígado y de la mucosa intestinal. Los fermentos digestivos dividen las moléculas de las proteínas, de los hidratos de carbono y de las grasas, en fragmentos más pequeños. Estos fragmentos son los únicos capaces de atravesar la barrera mucosa,. Entonces son absorbidos por los fragmentos sanguíneos y linfáticos de esta mucosa. y penetran en el medio interior. Únicamente ciertas grasas y la glucosa entran en el cuerpo sin ser, en principio, modificadas. Es por ello que el conjunto adiposo varía según la naturaleza de las grasas animales o vegetales contenidas en los alimentos. Es posible, por ejemplo, hacer que la grasa de un perro sea dura o blanda nutriéndole, sea con grasas a punto de fusión, sea con aceite líquido a la temperatura del cuerpo. En cuanto a las materias proteicas, son reducidas por los fermentos en sus aminoácidos constitutivos. Pierden, asimismo, su individualidad después de la digestión intestinal, los aminoácidos y los grupos de éstos que resultan de las proteínas del buey, del cordero, del grano de trigo; no tienen ninguna originalidad específica. Atraviesan entonces la mucosa intestina v construyen en el cuerpo proteínas nuevas que son específicas del ser humano y aun del individuo. La pared del intestino protege el medio interior de manera más o menos completa contra la invasión de moléculas propias de los tejidos de otros seres, plantas o animales. Sin embargo, deja penetrar, a veces, las proteínas animales o vegetales de los alimentos. Es por ello que la sensibilidad o la resistencia del organismo a numerosas sustancias extrañas, puede producirse de manera silenciosa e inadvertida. La barrera que opone el intestino al mundo exterior no es siempre infranqueable.

Aunque la mucosa intestinal elija cuidadosamente entre las materias alimenticias aquellas utilizables, se deja atravesar por sustancias de más o menos buena calidad. A veces también, no puede digerir o absorber los elementos de que tenemos necesidad. Aunque estos elementos se encuentren en nuestra alimentación, nuestros tejidos permanecen privados de ellos. Las sustancias químicas del medio exterior se insinúan, pues, en cada uno de nosotros de manera diferente según el grado de capacidades individuales de la mucosa intestinal. Estas son las que construyen nuestros tejidos y nuestros humores. Estamos literalmente forrados con el limo de la tierra, y es por eso que nuestras cualidades fisiológicas. y mentales se encuentran afectadas por la constitución geológica del país en que vivimos y por la naturaleza de los animales y de las plantas de los cuales nos nutrimos habitualmente. Nuestra estructura y los caracteres de nuestra actividad, dependen asimismo de la elección que hacemos de cierto género de alimentos. Los jefes se han proporcionado siempre una alimentación diferente a la de los esclavos. Aquellos que conquistan, que mandan, que combaten, se alimentan sobre todo de carnes y bebidas fermentadas, mientras que los pacíficos, los débiles, los pasivos, se contentan con leche, legumbres, frutas y cereales. Nuestras aptitudes y nuestro destino dependen, en medida asaz importante, de la naturaleza de las sustancias químicas que sirven a la síntesis de nuestros tejidos. Es posible dar artificialmente ciertos caracteres a los seres humanos como a los animales sometiéndoles, desde su tierna edad, a una alimentación apropiada.

Fuera del oxígeno atmosférico y los productos de la digestión intestinal, la sangre contiene una tercera clase de sustancias nutritivas: las secreciones de las glándulas endocrinas. El organismo posee el poder singular de construirse a sí mismo, de fabricar, a expensas de los elementos de la sangre sustancias que utiliza para nutrir ciertos tejidos y estimular ciertas funciones. Esta especie de creación de sí mismo por sí mismo, es análoga al entrenamiento de la voluntad por un esfuerzo de la voluntad. Las glándulas, tales como el tiroides, la suprarrenal, el páncreas. sintetizan, utilizando las sustancias contenidas en el plasma sanguíneo, cuerpos nuevos, la tiroxina, la adrenalina, la insulina. Son verdaderas transformaciones químicas. Crean también, productos indispensables a la nutrición de las células y de los órganos, a nuestras actividades fisiológicas y mentales. Este fenómeno es casi tan extraño, como lo sería la fabricación, por medio de ciertas piezas de un motor a gas, del aceite que debe ser empleado por otras partes de la máquina, de sustancias activadoras de la combustión y aún del pensamiento del mecánico. Es evidente que los tejidos no pueden nutrirse únicamente con los tejidos que atraviesan la mucosa intestinal. Estas sustancias deben ser retocadas por las glándulas. Y gracias a las glándulas la existencia del organismo se hace posible.

El cuerpo vivo es, ante todo, un proceso nutritivo. Consiste en un movimiento incesante de sustancias químicas. Se puede comparar a la llama de un cirio o a los juegos de agua que se alzan en medio de los jardines de Versalles. Estas formas, a la vez permanentes y temporales, dependen de una corriente de gas o de líquido. Como nosotros, se modifican según los cambios de la calidad y de la cantidad de las sustancias que los animan. Somos atravesados por una gran corriente de materia que viene del mundo interior y a él retorna. Pero, durante su paso, esta materia cede a los tejidos la energía de que éstos tienen necesidad, y también los elementos químicos con los cuales se forman los edificios transitorios y frágiles de nuestros órganos y de nuestros humores. El substratum corporal de todas las actividades humanas proviene del mundo inanimado al cual, tarde o temprano, retorna. Está constituido de los mismos elementos de los seres no vivientes. Es preciso, pues, no extrañarnos, corno lo hacen ciertos fisiólogos modernos, porque encuentran en nosotros las leyes de la física y de la química, tales como existen en el mundo exterior. Lo inaudito sería que no las encontraran.

 

lX

Las funciones sexuales y la reproducción.

 

Las glándulas sexuales no impulsan solamente el gesto que, en la vida primitiva, perpetuaba la especie. Intensifican también nuestras actividades fisiológicas, mentales y espirituales. Entre los eunucos, jamás ha habido grandes filósofos, grandes sabios, o siquiera grandes criminales. Los testículos y los ovarios ejercen una función extensa. Primeramente dan nacimiento a las células macho o hembra, cuya unión produce el nuevo ser humano. Al mismo tiempo, segregan sustancias que se derraman en la sangre, e imprimen en los tejidos en los órganos y en la conciencia, los caracteres macho y hembra. Dan también a todas nuestras funciones su intensidad característica. El testículo engendra la audacia, la violencia, la brutalidad, los caracteres que distinguen al toro de combate del buey que arrastra la carreta a lo largo del camino. El ovario ejerce una acción análoga en el organismo de la mujer. Pero éste no obra sino durante una parte breve de la existencia. Al llegar la menopausia, se atrofia. La duración menor de la vida del ovario da a la mujer que envejece una inferioridad manifiesta sobre el hombre. Por el contrario, el testículo permanece activo hasta la extrema vejez. Las diferencias que existen entre el hombre y la mujer no se deben exclusivamente a la forma particular de los órganos genitales, a la presencia del útero, a la gestación o a la educación. Provienen de una causa muy profunda, la impregnación del organismo entero por sustancias químicas, producto de las glándulas sexuales. La ignorancia de estos hechos fundamentales ha conducido a los promotores del feminismo a la idea que los dos sexos pueden tener la misma educación, las mismas ocupaciones, los mismos poderes, e idénticas responsabilidades. En realidad, la mujer difiere profundamente del hombre. Cada una de las célula, de su cuerpo porta consigo la marca de su sexo. Otro tanto ocurre con sus sistemas orgánicos, y, sobre todo, con su sistema nervioso. Las leyes fisiológicas son tan inexorables como las leyes del mundo sideral. Es imposible sustituir los deseos humanos. Estamos obligados a aceptarlos tales como son. Las mujeres deben desarrollar sus aptitudes en la dirección de su propia naturaleza, sin procurar imitar a los hombres. Su papel en el progreso de la civilización es más elevado que el de aquellos. Hace falta, pues, que no lo abandonen.

La importancia de los dos sexos en la propagación de la raza es desigual. Las células del testículo producen sin cesar, durante todo el curso de la vida, animalículos dotados de movimientos muy activos, los espermatozoides. Estos espermatozoides penetran en el mucus que cubre la vagina y el útero y encuentran en la superficie de la mucosa uterina el óvulo. El óvulo es el producto dc una lenta madurez de las células germinales del ovario. Este, en la mujer joven, contiene más o menos trescientos mil óvulos. Pero sólo cuatrocientos alcanzan la madurez. En los momentos de la menstruación, el óvulo es proyectado, tras el estallido del quiste que lo contiene, en la membrana erizada de pestañas vibrátiles que le transportan al útero. Ya su núcleo ha sufrido una modificación importante. Ha expulsado la mitad de su sustancia, es decir, la mitad de cada cromosoma. Un espermatozoide penetra entonces en el óvulo y sus cromosomas, que han perdido también la mitad de su sustancia, se unen a los del óvulo. El nuevo ser ha nacido. Se compone de una célula injertada en la mucosa uterina. Esta célula se divide en dos partes y el desarrollo del embrión comienza.

El padre y la madre contribuyen igualmente a la formación del núcleo de la célula que engendra todas las células del organismo nuevo. Pero la madre da también al óvulo, además de la mitad de la sustancia nuclear, todo el protoplasma que rodea al núcleo mismo. Representa, pues, un papel más importante que el padre en la formación del embrión. Por cierto, los caracteres de los padres se transmiten por medio del núcleo. Pero las leyes actualmente conocidas de la herencia, y las teorías actuales de la generación, no nos aportan aún una luz bastante completa,. Es preciso acordarse, cuando se piensa en la parte tomada por el padre y la madre en la reproducción, de las experiencias de Bataillon y de Leeb. De un huevo no fecundado se puede, por medio de una técnica apropiada, y sin la intervención del elemento macho, obtener una rana. Un agente físico o químico es susceptible de reemplazar el espermatozoide. Sólo el elemento hembra es esencial.

La obra del hombre en la reproducción es breve. La de la mujer dura nueve meses. Durante este tiempo el feto se mantiene por medio de las sustancias que llegan a él de la sangre materna después de haberse filtrado a través de las membranas de la placenta. En tanto que el niño toma de su madre los elementos químicos que constituyen sus tejidos, aquélla recibe ciertas sustancias segregadas por los tejidos de su hijo. Estas sustancias pueden ser bienhechoras o peligrosas. En efecto, el feto está formado a la, vez por las sustancias nucleares del padre y de la madre. Es un ser de origen, en parte, extranjero, que se ha instalado en el cuerpo de la mujer. Durante todo el embarazo, ésta última está sometida a su influencia. A. veces ella se siente como envenenada por el feto. Siempre su estado psicológico y fisiológico se modifica, por él. Se diría que las hembras, a lo menos entre los mamíferos, no alcanzan su pleno desarrollo sino tras uno o varios embarazos. Las mujeres que no tienen hijos, son menos equilibradas, más nerviosas que las otras. En suma, la presencia del feto, cuyos tejidos difieren de los suyos por su juventud y sobre todo porque son parte de los de su marido, obran profundamente sobre la mujer. Se desconoce en general, la importancia que tiene para ella la función de la generación. Esta función es indispensable para su óptimo desarrollo. Así, pues, es absurdo alejar a las mujeres de la maternidad. No es preciso dar a las muchachas la misma formación intelectual, el mismo género de vida, el mismo ideal que a los muchachos. Los educadores deben tomar en consideración las diferencias orgánicas y mentales del macho y de la hembra y su papel natural. Entre los dos. sexos hay diferencias irrevocables. Es imperativo el tenerlas en cuenta en la construcción del mundo civilizado.

 

X

Las relaciones físicas del cuerpo con el mundo exterior.– Sistema nervioso voluntario.– Sistemas esquelético y muscular.

 

Gracias a su sistema, nervioso, el ser humano registra las excitaciones que vienen a él desde el medio exterior, y responde de manera apropiada por medio de sus órganos y de sus músculos. Lucha por su existencia con la conciencia tanto como con el cuerpo. En este combate incesante, su corazón, sus pulmones, su hígado, sus glándulas endocrinas, le son tan indispensables como sus músculos, sus puños, sus útiles, sus máquinas y sus armas. Posee, además, dos sistemas nerviosos. El sistema central o cerebro-espinal, consciente y voluntario, que rige sus músculos, y el sistema simpático, autónomo e inconsciente que rige sus órganos. El segundo sistema depende del primero. Este doble aparato da a la complejidad de nuestro cuerpo la sencillez indispensable a su acción sobre el mundo exterior.

El sistema central comprende el cerebro, el cerebelo, el bulbo y la médula. Engendra, directamente los nervios de los músculos e indirectamente, los de los órganos. Se compone de una masa blanda, blanquecina v extremadamente frágil que llena el cráneo y la columna vertebral. Recibe los nervios sensitivos que llegan de la superficie del cuerpo y de los órganos de los sentidos. Por su intermedio, entra en relaciones incesantes con el mundo cósmico. Al mismo tiempo se comunica con todos los músculos del cuerpo por medio de los nervios motores y con todos los órganos por medio de las ramificaciones que se dirigen al sistema llamado gran simpático. Los nervios, en número inmenso, estrían, pues, todas las partes del organismo. Sus ramificaciones microscópicas se insinúan entre las células de la piel, en torno a los callejones sin salida de las glándulas, de sus canales, de sus canales excretores, en las túnicas de las arterias y de las venas, en las envolturas contráctiles del estómago y del intestino, en la superficie. de las fibras musculares, etc. Extienden, en suma, la tenuidad de sus redes sobre el cuerpo entero. Todos ellos dimanan de las células que habitan el sistema nervioso central, la doble cadena de los ganglios simpáticos, y los pequeños conjuntos ganglionares diseminados en los órganos.

Estas células son las más nobles y las más delicadas de los elementos que componen el cuerpo. Con la ayuda de las técnicas de Ramón y Cajal, se nos representan con admirable claridad. Poseen un cuerpo voluminoso que en las especies habitan la corteza del cerebro semejantes a una pirámide y a órganos complicados con funciones aun desconocidas. Se prolongan en filamentos gráciles, las dendritas y los axones. Ciertos axones recorren sin interrupción la distancia de la cual provienen y forman un individuo distinto, la neurona. Las fibras de una célula no se unen jamás a la de otra. Terminan con una fronda de microscópicos botones en los cuales se observa agitación incesante en los films cinematográficos. Estos botones se articulan por intermedio de una membrana, la, membrana sináptica con las terminaciones semejantes de otras células. En cada neurona, el influjo nervioso se propaga por relaciones con el cuerpo celular, siempre en el mismo sentido. Su dirección es centrípeta en las dendritas y centrífuga en los axones. Pasa de una neurona a la otra, franqueando la membrana sináptica. Penetra de la misma manera en la fibra muscular sobre la cual se aplican los bulbos terminales de las fibrillas. Pero su paso exige una condición extraña: es preciso que el valor del tiempo, la cronaxia, sea idéntica en las neuronas contiguas o en la neurona y la fibra muscular. Entre dos neuronas que cuentan de manera diferente el paso del tiempo, la propagación del influjo nervioso no se efectúa. Igualmente un músculo y su nervio, deben ser isocrónicos. Si un veneno, como el curare o la estricnina, modifica la cronaxia de un nervio, el influjo deja de pasar de ese nervio al músculo. Se produce entonces una parálisis aunque el músculo sea normal. Estas relaciones temporales del nervio y del músculo son tan indispensables como sus relaciones espaciales a la integridad de la función. Lo que se produce en los nervios durante el dolor o los movimientos voluntarios, lo ignoramos. Sólo sabemos que una variación del potencial eléctrico se desplaza a lo largo del nervio durante su actividad. Así pudo Adrián poner en evidencia en las fibrillas aisladas, la marcha de las ondas negativas cuya llegada al cerebro se traduce por una sensación dolorosa.

Las neuronas se articulan las unas a las otras por un sistema de postas, como de postas eléctricas. Se dividen en dos grupos. La una comprende las neuronas receptoras y motoras que reciben las impresiones del mundo exterior, o de los órganos, y dirigen los músculos; la otra, las neuronas de asociación, cuyo inmenso número da a los hombres su riqueza y su complejidad. Nuestra inteligencia es tan incapaz de abarcar la extensión del cerebro como lo es de abarcar la extensión del mundo sideral. Los centros nerviosos contienen más de doce mil millones de células. Estas células están unidas las unas a las otras por medio de fibras, cada una de las cuales posee múltiples ramas. Gracias a estas fibras, se asocian entre ellas muchos trillones de veces. Y este prodigioso conjunto, a pesar de su inimaginable complejidad, funciona como una cosa esencialmente una. A nosotros, observadores habituados a la sencillez de las máquinas y de los instrumentos de precisión, se nos presenta como instrumento incomprensible y maravilloso.

Una de las funciones principales de los centros nerviosos es dar una respuesta apropiada a las excitaciones que provienen del medio exterior. En otros términos, producir movimientos reflejos. Se suspende una rana decapitada con las piernas colgantes. Se la pincha en un dedo. La pierna se dobla. Este fenómeno es debido a la presencia de un arco reflejo, de dos neuronas, la una sensitiva la otra motora, articuladas al seno de la médula. En general, el arco reflejo se encuentra complicado por la presencia de neuronas de asociación, que se interponen entre las neuronas sensitivas y motora. Gracias a estos sistemas neurónicos, se producen los actos reflejos, tales como la respiración, la deglución, el mantenerse en pie, la locomoción, la mayor parte, en fin, de nuestra vida habitual. Estos movimientos son automáticos. Pero algunos de entre ellos, son modificables por la conciencia. Basta, por ejemplo, fijar la atención sobre nuestros movimientos respiratorios para modificar su ritmo. Por el contrario, el corazón, el estómago, el intestino, se sustraen a nuestra voluntad, y aún, si pensamos en ellos, su automatismo se trastorna. Aunque los movimientos que mantienen nuestra actitud y permiten la marcha, estén dirigidos por la médula, su coordinación depende del cerebelo. Lo mismo que la médula y el bulbo, el cerebelo no interviene en los procesos mentales.

La corteza cerebral es un mosaico de órganos nerviosos distintos que se encuentran en relación con las diferentes partes del cuerpo. Por ejemplo, la región lateral del cerebro, conocida con el nombre de “la región de Rolando”, determina los movimientos de coger, de locomoción y también del lenguaje articulado. Tras ella se encuentran los centros de la visión. Las heridas, los tumores, las hemorragias de esos diferentes distritos se traducen por perturbaciones de las funciones correspondientes. Aparecen desórdenes análogos cuando las lesiones se asientan sobre las fibras que unen estos centros a los centros inferiores de la médula. Los reflejos se producen en la corteza cerebral que ha estudiado Pavlov con el nombre de reflejos condicionados. Un perro segrega saliva cuando se le coloca un alimento en la boca. Es un reflejo innato. Pero segrega también saliva cuando ve a la persona que habitualmente le proporciona sus alimentos. Es un reflejo condicionado o adquirido. Gracias a esta propiedad del sistema nervioso, el hombre y los animales son educables. Si extirpamos la corteza cerebral, la adquisición de nuevos reflejos viene a ser imposible. Todos estos conocimientos son aun rudimentarios. Nada nos permite comprender las relaciones de la conciencia de los procesos nerviosos con lo mental y lo cerebral. Ignoramos cómo los sucesos que pasan en las células piramidales se afectan por sucesos anteriores o acontecimientos futuros, cómo las excitaciones se cambian en inhibiciones y vice-versa. Y menos sabemos todavía cómo surgen los fenómenos imprevistos y cómo nace el pensamiento.

El cerebro y la médula forman con los nervios y los músculos un sistema indivisible. Los músculos no son, desde el punto de vista funcional, sino una prolongación del cerebro. Gracias s ellos y a su armadura ósea, la inteligencia humana ha dejado su huella en el mundo. La forma de nuestro esqueleto es una condición esencial de nuestra potencia. Los miembros son palancas articuladas compuestos de tres segmentos. El miembro superior está montado sobre una placa móvil, el omóplato, mientras que la cintura ósea, a la cual se articula el miembro inferior, se mantiene rígida y fija. A l o largo del esqueleto están colocados los músculos motores. En la extremidad del brazo, estos músculos se expanden en tendones que mueven dedos y mano. La mano es una obra de arte perfecta. A la vez, siente y actúa. Casi se diría que ve. La disposición anatómica de su piel y de su aparato táctil, como asimismo sus músculos y sus huesos han permitido a la mano fabricar armas y útiles. Jamás habríamos adquirido la maestría de la materia sin ayuda de los dedos, esas cinco diminutas palancas, compuestas cada cual de tres segmentos articulados que se encuentran montados sobre los metacarpos y el macizo óseo de la mano. La mano se adapta al trabajo más brutal como al más delicado. Maneja con la misma habilidad el cuchillo de sílex del cazador primitivo, la maza del herrero, el hacha del leñador, la carreta del campesino, la espada del caballero, las palancas del aviador, los pinceles del artista, la pluma del escritor, los hilos del tejedor de seda. Sirve para matar y para bendecir, para dar y robar, para sembrar el grano en la superficie del surco y para lanzar las granadas en las trincheras.

La delicadeza, la fuerza y adaptación de los miembros inferiores cuyas oscilaciones pendulares determinan la marcha y la carrera, no han sido jamás igualados por nuestras máquinas que utilizan únicamente el principio de la rueda. Las tres pequeñas palancas de cada uno de nuestros dedos, se pliegan con una maravillosa facilidad a todas las actitudes, a todos Íos esfuerzos, a todos los movimientos. Nos conducen tan bien sobre el suelo pulido de una sala de baile, como sobre el caos de un banco de hielo, en las avenidas del Park Avenue o sobre, las pendientes de las montañas rocosas. Nos permiten caminar, correr, trepar, caer, nadar, progresar sobre todos los terrenos y en todas las condiciones.

Existe otro sistema orgánico compuesto de sustancia cerebral, de nervios, de músculos y de cartílagos que, como la mano, contribuye a la superioridad del hombre sobre todos los seres vivientes. Está, constituido por la lengua y la laringe y por su aparato nervioso. Gracias a él, podemos expresar nuestros pensamientos y comunicarnos entre nosotros por medio de sonidos. Sin el lenguaje articulado, la civilización no podría existir.

El uso de la palabra como el de la mano, ha contribuido mucho al desarrollo del cerebro. Las partes cerebrales de la mano, de la lengua y de la laringe, se extienden sobre una ancha superficie de la corteza. Al mismo tiempo que estos centros nerviosos ordenan los movimientos de la escritura, de la palabra, del aprehender los objetos, están estimulados por ellos. Son, a la vez, determinantes y determinados. Se diría que el juego de la inteligencia se encuentra facilitado por las contracciones rítmicas de los músculos. Ciertos ejercicios físicos parecen excitar el pensamiento. Y es por ello, quizás, que Aristóteles y sus alumnos tenían el hábito de pasearse cuando discutían los altos problemas de la filosofía y de la ciencia. Parece que ninguna parte de los centros nerviosos funciona aisladamente. Vísceras, músculos, médula, cerebro, son solidarios los unos de los otros. Los músculos, cuando se contraen, dependen no sólo de las regiones extendidas, sino también de numerosas vísceras. Reciben sus direcciones del sistema nervioso centra; y su energía del corazón, de los pulmones, de las glándulas y del medio interior. Para obedecer al cerebro, necesitan la cooperación del cuerpo entero.

 

Xl

Sistema nervioso visceral.– La vida inconsciente de los órganos.

 

Gracias al sistema nervioso autónomo colaboran las vísceras a nuestras relaciones con el mundo exterior. Los órganos, tales como el estómago, el hígado, el corazón, etc. no están sometidos a nuestra voluntad. Nos es imposible aumentar o disminuir, cuando nos place, el calibre de nuestras arterias o el ritmo de las pulsaciones de nuestro corazón y las contracciones de nuestro intestino. La independencia de estas funciones es debida a la presencia de arcos reflejos en los órganos mismos. Estos sistemas locales están constituidos con pequeños conjuntos de células nerviosas diseminadas en los tejidos, bajo la piel, en torno a los vasos sanguíneos, etc. Existe una cantidad de centros reflejos que procuran su automatismo a las vísceras. Por ejemplo, una asa intestinal, extirpada del cuerpo, y provista de una circulación artificial, presenta movimientos normales. Un riñón injertado comienza a segregar en seguida. La mayor parte de los órganos poseen cierta independencia. Pueden funcionar aún cuando se les separe del cuerpo. Sus innumerables fibras nerviosas de que están provistos provienen de la doble cadena de ganglios simpáticos que se encuentran delante de la columna vertebral, y de otros ganglios colocados en torno de vasos del abdomen. Estos centros ganglionares manejan todos los órganos y reglamentan su trabajo. Por otra parte, gracias a sus relaciones con la médula, el bulbo, y el cerebro, coordinan la acción de las vísceras con la de los músculos en los actos que exigen el esfuerzo del cuerpo entero.

Los ganglios simpáticos se encuentran unidos al sistema central en tres diferentes regiones por medio de ramificaciones que les comunican con las partes craneana, dorsal y pelviana del sistema central o voluntario. Los nervios autónomos de la región craneana y de la región de la pelvis se llaman parasimpáticos. Aquellos de la región dorsal se llaman nervios simpáticos propiamente dichos. La acción del parasimpático y del simpático se oponen una a la otra. Las vísceras resultan así, a la vez , independientes y dependientes del sistema nervioso central. Es posible extirpar, en una sola masa, del cuerpo de un gato y de un perro los pulmones, el corazón, el estómago, el hígado, el páncreas, el intestino, el bazo, los riñones, la vejiga con sus vasos sanguíneos y sus nervios, sin que el corazón detenga sus latidos y la sangre deje de circular. Si a este ser visceral se le sitúa en un baño caliente y si se proporciona oxígeno a sus pulmones, continúa viviendo. El corazón late, el estómago y el intestino se contraen y digieren los alimentos. Cuando se extirpa sencillamente al animal vivo, como lo ha hecho Cannon, la doble cadena simpática, el sistema visceral se aísla en seguida del sistema nervioso central. Sin embargo, los animales así operados viven en buena salud en sus jaulas. Pero no serían capaces de una existencia libre. Porque, en la lucha por la vida, no pueden llamar a su corazón, a sus pulmones y a sus glándulas en socorro de sus músculos, de sus garras y de sus dientes.

Los nervios simpáticos obran sobre las pulsaciones del corazón, sobre las contracciones de los músculos, de las arterias y de los intestinos, y sobre la secreción de las células glandulares. El influjo nervioso se propaga, como en los nervios motores de los ganglios centrales, a los órganos. Cada órgano está doblemente inhibido, de una lado por el simpático, del otro por el parasimpático. El parasimpático torna más lentos los latidos del corazón, mientras el simpático los acelera. De igual modo, el primero dilata las pupilas, el segundo las contrae. Los movimientos del intestino son más pausados si el simpático interviene, y se aceleran si el parasimpático entra a obrar. Según el predominio de uno o de otro de estos sistemas, los seres humanos adquieren temperamentos diferentes. Estos son los nervios que reglamentan la circulación de cada órgano. El gran simpático produce la constricción de las arterias y la palidez de la faz en las emociones y en ciertas enfermedades. Su acción está, seguida del enrojecimiento de la piel y de la contracción de la pupila. Ciertas glándulas, tales como la hipófisis y la suprarrenal, están hechas a la vez de células glandulares y nerviosas. Entran en actividad bajo la influencia del simpático. Las sustancias químicas que segregan producen el mismo efecto en los vasos que el nervio mismo; aumentan su poder. Como el gran simpático, la adrenalina contrae los vasos. En suma, el sistema nervioso autónomo, por sus fibras simpáticas y parasimpáticas, mantiene bajo su dominio el mundo inmenso de las vísceras. Es él quien unifica su acción. Más adelante describiremos de qué manera viene a ser el substratum más importante de las funciones que nos permiten durar, las funciones adaptativas.

El sistema autónomo depende, como lo hemos visto, del sistema nervioso voluntario, que viene siendo el coordinador supremo de todas las actividades orgánicas. Se encuentra, representado por un cuerpo que se halla en la base del cerebro. Las heridas y tumores de ésta región son seguidas de desórdenes de las funciones afectivas. En efecto, nuestras emociones pueden expresarse por intermedio de las glándulas. La vergüenza, la cólera, el temor, producen modificaciones de la circulación cutánea, palidez o rojez de la faz, contracción o dilatación de las pupilas, la protrusión del ojo, la descarga de adrenalina en la circulación, la detención de las secreciones gástricas, etc. Es por ello que nuestros estados de conciencia tienen marcado efecto sobre las funciones de las vísceras. Se sabe que multitud de enfermedades del estómago y del corazón, comienzan por trastornos nerviosos.

Entre los individuos sanos, los órganos permanecen ignorados. Sin embargo, poseen nervios sensitivos, que envían sin cesar mensajes a los centros nerviosos y, en particular, al centro de la conciencia visceral. Cuando nuestra atención se halla dirigida hacia las cosas exteriores en la lucha cotidiana por la vida las impresiones que provienen de los órganos, no franquean el umbral de la conciencia. Pero, sin que nosotros nos demos cuenta precisa, dan cierto color a nuestros pensamientos, a nuestras emociones, a nuestras acciones, a toda nuestra vida. Se puede tener, sin razón alguna, la impresión de una desgracia inminente; o bien la de una alegría, la de una desconocida felicidad. El estado de nuestros sistemas orgánicos obra puramente sobre la conciencia. A veces un órgano nos da, de este modo, la advertencia del peligro, Cuando un hombre, sano o enfermo, experimenta la impresión de su muerte próxima, esta nueva, le viene probablemente del centro de la conciencia visceral. Y la conciencia visceral se engaña rara vez. Ciertamente, entre los habitantes de la Ciudad Nueva, las funciones simpáticas están tan desequilibradas como las de la conciencia. Parece que el sistema autónomo se ha tornado menos capaz de proteger el corazón, el estómago, el intestino y las glándulas contra tantas emociones de la existencia. En los peligros y la brutalidad de la vida primitiva, aquél era suficiente. Pero es incapaz de resistir a los choques incesantes de la vida moderna.

 

Xll

Complejidad y sencillez del cuerpo.– Los límites anatómicos y los límites fisiológicos de los órganos.– Homogeneidad fisiológica y heterogeneidad anatómica.

 

El cuerpo se nos aparece, pues, como una cosa extremadamente compleja, como una gigantesca asociación de diversas razas celulares, cada una de las cuales se compone de millares de individuos. Estos viven sumergidos en humores fabricados con diversas sustancias químicas que crean ellos mismos, y de las que obtienen su alimento. De un extremo a otro del cuerpo, se comunican entre ellos los productos de sus secreciones, manteniéndose, además, unidos entre si por el sistema nervioso. Nuestros métodos analíticos nos ponen en presencia de una complejidad prodigiosa, y sin embargo estas muchedumbres inmensas se comportan, a la verdad, como un ser único en su esencia. Nuestros actos son sencillos, como por ejemplo, estimar de exacta manera un peso mínimo, elegir sin contarlos ni caer en error, un número dado de objetos pequeños. Sin embargo estos gestos aparecen en nuestras inteligencia como si estuvieran compuestos de multitud de elementos. Exigen el trabajo armónico de los sentidos musculares, de los músculos de la piel, de la retina, del ojo, de innumerables células musculares y nerviosas. La sencillez es probablemente real, la complejidad artificial. Nada es más simple y homogéneo que el agua del océano, pero si pudiéramos mirarla a través de algún aparato que aumentase su volumen un millón de veces, perdería esa simplicidad. Se trasformaría entonces en una población heterogénea de moléculas con dimensiones y formas diferentes que se agitarían con velocidades diversas en inextricable caos. Por ello es que los objetos de nuestro mundo resultan simples o complejos, según la técnica que usemos para estudiarlos. De hecho, la sencillez funcional posee siempre un substratum complejo, lo que viene siendo un resultado inmediato de la observación que no nos queda sino aceptar tal cual es.

Nuestros tejidos poseen gran heterogeneidad estructural. Se componen de elementos muy diferentes los unos de los otros. El hígado, el bazo, el corazón, los riñones, tienen su individualidad particular y límites definidos. Para anatomistas y cirujanos, nuestra heterogeneidad orgánica es indiscutible. Sin embargo, parece ser que ésta es más aparente que real. Las funciones carecen muchísimo más de límites que los órganos. El esqueleto, por ejemplo, no constituye sólo la armazón del cuerpo; forma parte, asimismo del sistema circulatorio, respiratorio y nutritivo, puesto que fabrica gracias a la médula, leucocitos y glóbulos rojos. El hígado segrega la bilis, destruye los venenos y los microbios, almacena glucógenos, regula el metabolismo del azúcar en el organismo entero, produce la heparina. Lo mismo ocurre con el páncreas, las glándulas suprarrenales, el bazo, etc. Cada uno de estos órganos posee múltiples misiones y toma parte en casi la totalidad de los acontecimientos del cuerpo. Pero para su individualidad anatómica, existen fronteras más estrechas que para su individualidad fisiológica.

Una sociedad celular, por intermedio de las sustancias que ella misma fabrica, se insinúa en todas las otras sociedades. Por lo demás, este vastísimo conjunto está colocado bajo el dominio de un cerebro central único. Este centro envía sus órdenes en silencio a todas las regiones del mundo orgánico. Hace del corazón, vasos y pulmones, del aparato digestivo, y de las glándulas endocrinas, un todo donde se confunden los individuos morfológicos.

En realidad, toda esta heterogeneidad del organismo es producida sólo por la fantasía del observador. ¿Por qué identificar un órgano a sus elementos histológicos antes que a las sustancias químicas por él segregadas? Ante el anatomista, los riñones aparecen como dos glándulas diversas. Sin embargo, desde el punto de vista fisiológico, no constituyen sino un solo ser. Si se extirpa uno de ellos, el otro se hipertrofia. Un órgano no está limitado por superficie, y por el contrario, se extiende tan lejos como las sustancias que segrega. En efecto, su estado funcional y estructural depende de la rapidez con que sus sustancias sean utilizadas por los otros órganos. Cada glándula, se prolonga, por medio de sus secreciones internas, en el cuerpo entero. Supongamos que las sustancias derramadas en la sangre por los testículos sean azules: el cuerpo entero del macho sería azul. Los testículos estarían coloreados de manera más intensa, pero su tinte específico se extendería en todos los tejidos y en todos los órganos, aun en los cartílagos de las extremidades de los huesos. El cuerpo se nos presentaría como formado por un testículo inmenso. En realidad, la extensión espacial y temporal de cada glándula, es idéntica a la del organismo entero. Un órgano está constituido tanto por su medio interior como por sus elementos anatómicos, o sea, conformado a la vez de células específicas y de un medio específico, y este medio se extiende fuera de la frontera anatómica. Cuando se reduce el concepto de una glándula al de su armazón fibrosa, de sus células, de sus vasos y de sus nervios, no puede comprenderse la existencia del organismo vivo. En suma, el cuerpo está, formado por una heterogeneidad anatómica, y por una homogeneidad fisiológica. Obra como si fuese simple pero nos presenta una estructura compleja. Esta antítesis es producto de nuestro espíritu que se representa al hombre construido como está construida una máquina.

 

Xlll

Modo de organización del cuerpo.– La analogía mecánica. – La antítesis.– La necesidad de atenerse, sin más, a la observación inmediata.– Las regiones desconocidas.

 

La organización de nuestro cuerpo no se parece al montaje de una máquina. Una máquina se compone de piezas múltiples, separadas en su origen. Una vez reunidas las piezas, la máquina se convierte en un objeto simple. Se encuentra organizada, como el ser viviente, para una función determinada. Y como él misino, es a la vez, sencilla y compleja. Pero es primariamente compleja y secundariamente sencilla. Por el contrario, el ser humano, es primariamente sencillo y secundariamente complejo. Se compone, desde luego, de una sola célula. Esta célula se divide en otras dos, que se dividen a su turno, y la división continúa indefinidamente. En el curso de este proceso de complicación estructural, el embrión retiene la sencillez también estructural del huevo. Se diría que las células, aunque han llegado a ser los elementos de una muchedumbre innumerable, conservan el recuerdo de su unidad original. Conocen de antemano las funciones que les son atribuidas en el conjunto del organismo. Si se cultivan las células epiteliales durante muchos meses fuera del animal del cual provienen, siempre se disponen en mosaico, como para recubrir una superficie. Los leucocitos que viven en frascos fagocitan microbios y glóbulos rojos, aunque no tengan que defender el cuerpo contra las incursiones de estos extranjeros. El conocimiento innato del papel que deben representar en el todo, es un modo de ser de los elementos del cuerpo.

Las células aisladas tienen el singular poder de reproducir sin finalidad ni dirección, los edificios que caracterizan los órganos. Si de una gota de sangre colocada en el plasma líquido, se deslizan en forma de pequeño arroyuelo, algunos glóbulos rojos arrastrados por la pesantez, se forman en torno suyo y en seguida, ligeras orillas. Estas orillas se recubren en el acto con filamento de fibrina. Y el arroyuelo se convierte en un tubo por donde pasan los glóbulos rojos como por un vaso sanguíneo. Después, los leucocitos vienen a situarse en la superficie de este tubo, le rodean con sus extremidades y le dan el aspecto de un capilar provisto de células contráctiles. Así, pues, los glóbulos sanguíneos componen un segmento del aparato circulatorio, aunque no exista ni corazón, ni circulación, ni tejidos que regar. Las células parecen abejas, que construyen sus alvéolos geométricos, fabrican su miel, nutren sus embriones, como si cada una de ellas conociese las matemáticas, la química, la biología, y obrase en interés de toda la comunidad. Esta tendencia a la formación de órganos por sus elementos constitutivos es, como las aptitudes sociales de los insectos, una consecuencia inmediata de la observación. Resulta inexplicable, con ayuda de nuestros conceptos actuales, pero nos facilita la comprensión del modo cómo se organiza el cuerpo vivo.

Un órgano se edifica por medio de procedimientos que parecen extrañísimos a nuestro espíritu. No exige un aporte de células, como exige la construcción de una casa un aporte de materiales. No es una construcción celular. Sin duda, se compone de células, como una casa de ladrillos. Pero es el producto de esas células, como si una casa fuese el producto de un ladrillo; un ladrillo que se pusiese a fabricar otros ladrillos utilizando el agua del arroyo, las sales minerales que contiene y el aire atmosférico. En seguida estos ladrillos formarían automáticamente murallas sin atender el plan del arquitecto, ni aguardar la llegada de los albañiles. Se trasformarían asimismo en vidrios para las ventanas, en tejas para la construcción del techo, en carbón para la calefacción, en agua para la cocina. En suma, un órgano se desarrolla por los mismos procedimientos atribuidos a las hadas en los cuentos que se contaba antaño a los niños, y es producido por las células que parecen conocer el edificio futuro, y que sintetizan, a expensas del medio interior, el plan de construcción, los materiales y los obreros. Los métodos del organismo son, pues, totalmente diferentes de aquellos de que nos servimos para la construcción de nuestras máquinas y de nuestras casas. No encontramos en ellos la sencillez de los nuestros. Los procedimientos empleados por nuestro cuerpo son enteramente originales. No encontramos en este mundo intraorgánico, las formas típicas de nuestra inteligencia. Ésta se encuentra amoldada sobre la sencillez del mundo cósmico y no sobre la complejidad de los mecanismos internos de los animales. Por el momento, no es posible comprender la forma de organización de nuestro cuerpo y sus actividades nutritivas y nerviosas. Las leyes de la mecánica, de la física y de la química, se aplican completamente al Universo material. Parcialmente, al ser humano. Es preciso abandonar en definitiva las ilusiones de los mecánicos del siglo XlX, los dogmas de Jacques Leeb, las pueriles concepciones físico-químicas del hombre en las que se complacen aun tantos fisiólogos y médicos. Es preciso dejar también de lado las fantasías filosóficas y humanísticas de los físicos y de los astrónomos. Tras otros muchos, Jeans cree y enseña que Dios, creador del Universo sideral, es un matemático. Si así fuese, el mundo material, los seres vivientes y el hombre, no habrían sido creados por el mismo Dios. ¡Qué ingenuas son nuestras especulaciones! A la verdad, no tenemos de la constitución de nuestro cuerpo sino un conocimiento rudimentario. Debemos contentarnos por el momento con la observación positiva de nuestras actividades orgánicas y mentales, y avanzar sin otra guía que ella, hacia lo desconocido.

 

XlV

Fragilidad y solidez del cuerpo.– El silencio del cuerpo durante la salud,– Los estados intermediarios entre la enfermedad y la salud.

 

Nuestro cuerpo es de una gran solidez. Se acomoda a todos los climas: a la sequedad, a la humedad, al frío de las regiones polares, al calor tropical. Soporta con igual resistencia la privación de alimentos, las intemperies, las fatigas, las preocupaciones, el trabajo excesivo. El hombre es el más resistente, en suma, de todos los animales, y la raza blanca, constructora de nuestra civilización, la más resistente de todas las razas. Sin embargo, nuestros órganos son frágiles. Se hieren con el más pequeño choque. Se desintegran en el momento mismo en que la circulación se detiene. El cerebro se aplasta con una ligera presión de los dedos. Esta oposición entre la fragilidad y la solidez del organismo es como la mayor parte de las antítesis que encontramos en la biología: una ilusión de nuestro espíritu. Resulta de la comparación inconsciente que siempre hacernos entre nuestro cuerpo y una máquina. La solidez de una máquina depende de la del metal con que está, construida y de la perfección de su montaje, pero la del ser viviente es debida a causas sumamente diferentes. Proviene sobre todo, de la elasticidad de los tejidos, de su tenacidad, de la propiedad suya de reproducirse en lugar de gastarse, del extraño poder que el organismo posee de hacer frente a cualquiera nueva situación por medió de cambios adaptivos. La resistencia a la enfermedad, a las fatigas, a los sufrimientos; la capacidad de esfuerzo, el equilibrio nervioso, dan la medida de la superioridad de los hombres. Tales cualidades caracterizan las funciones de nuestra civilización. Las grandes razas blancas deben su éxito a la perfección de su sistema nervioso. Sistema nervioso que, aunque en extremo sensible y excitable, es, sin embargo, susceptible de disciplina. Las cualidades excepcionales de sus tejidos y de su conciencia son los que han dado a los pueblos de Europa occidental y a sus colonias de los Estados Unidos, el predominio sobre todos los otros.

Ignoramos la naturaleza de esta solidez orgánica, de esta superioridad nerviosa y mental. ¿Se deben, acaso, a la estructura misma de las células, a las substancias químicas que sintetizan, a la manera en que sus órganos son integrados en un todo por los humores y por los nervios? No lo sabemos. Estas cualidades son hereditarias. Existen entre nosotros desde hace multitud de siglos. Sin embargo, pueden desaparecer, aun en las más ricas y grandes naciones. La historia de las civilizaciones pasadas nos da clara idea de esa catástrofe. Pero no nos explica su génesis sino con cierta vaguedad. Es verdad que la solidez del cuerpo y de la conciencia debe ser conservada a toda costa. La fuerza mental y nerviosa es infinitamente más importante que la fuerza muscular. El descendiente no degenerado de una raza grande, posee una resistencia natural a la fatiga y al temor. No piensa en su salud o en su seguridad. Ignora a los médicos. Se niega a creer que la edad de oro llegará cuando los químicos fisiólogos hayan obtenido todas las vitaminas y todos los productos de secreción de las glándulas endocrinas en estado puro. Se considera destinado a obrar, a pensar, a amar, a luchar, a conquistar. Su acción sobre el mundo exterior es tan eminentemente sencilla como el salto de la bestia feroz cuando se arroja sobre su presa. No se da más cuenta que el animal mismo de su complejidad estructural.

El cuerpo sano vive silenciosamente. No le escuchamos, no le sentimos funcionar. Los ritmos de nuestra existencia se traducen por las impresiones cenestésicas, que, como el dulce rumor de un motor de dieciséis cilindros, ocupan el fondo de nuestra conciencia cuando nos sumergimos en el silencio y el recogimiento. La armonía de las funciones orgánicas da el sentimiento de la paz. Cuando la presencia de un órgano se acerca al umbral de la conciencia, este órgano comienza a funcionar mal. El dolor es una señal de alarma. Muchas gentes, sin estar enfermas, no gozan, ciertamente, de buena salud. La calidad de algunos de sus tejidos es mala. Las secreciones de tal glándula o de tal mucosa, es escasa o abundante. La excitabilidad de su sistema nervioso es exagerada. La correlación de sus funciones orgánicas en el espacio o en el tiempo se opera mal. La resistencia de sus tejidos a las infecciones no es suficiente. Estos estados de inferioridad corporal obran pesadamente sobre su destino y les hacen desgraciados. Aquel que descubriera los medios de producir el desarrollo armonioso de los tejidos y de los órganos, sería el instaurador de un gran progreso, porque, aun más que el propio Pasteur aumentaría en los hombres la aptitud para la felicidad.

Hay muchas causas que contribuyen el debilitamiento del cuerpo. Se sabe que una alimentación demasiado pobre o demasiado rica, el alcoholismo, la sífilis, las uniones consanguíneas y también la prosperidad y el descanso excesivo, disminuyen y debilitan la calidad de los tejidos y de los órganos. La ignorancia y la pobreza producen efectos idénticos que la riqueza y el confort. Los hombres civilizados degeneran en los climas tropicales. En cambio se desarrollan en los templados o fríos. Tienen necesidad de una forma de vida que impone a cada cual un esfuerzo constante, una disciplina fisiológica y moral y ciertas privaciones. Tales condiciones de existencia les procuran la resistencia a la fatiga y a los sufrimientos. Asimismo les preservan de muchas enfermedades, en particular de las enfermedades nerviosas, y les impulsan irresistiblemente a la conquista del mundo exterior.

 

XV

Las enfermedades infecciosas y degenerativas

 

La enfermedad consiste en un desorden funcional y estructural. La variedad de sus aspectos es tan grande como la. de nuestras actividades orgánicas. Hay enfermedades del estómago, enfermedades del corazón, enfermedades del sistema nervioso, etc. Pero el cuerpo enfermo conserva la misma unidad que el cuerpo normal. Está todo entero enfermo. Ninguna enfermedad permanece estrictamente confinada, en un órgano solo. Es la vieja concepción anatómica del ser viviente lo que ha conducido a los médicos a hacer de cada enfermedad una especialidad particular. Solamente aquellos que conocen al hombre a la vez en sus partes y en su conjunto, bajo su triple aspecto anatómico, fisiológico y mental, pueden comprender cuando aquél está enfermo.

Hay dos grandes clases de enfermedades. Las enfermedades infecciosas o microbianas y las enfermedades degenerativas. Las primeras provienen de la penetración en el cuerpo de virus o de bacterias. Los virus son seres invisibles y absolutamente pequeños, apenas mayores que una molécula de albúmina. Son capaces de vivir en el interior de las células. Prefieren en cierto modo de los elementos del sistema nervioso, de piel, las glándulas. Les matan o modifican sus funciones. Determinan la parálisis infantil, la gripe, la encefalitis letárgica, etc. También la rabia, la fiebre amarilla y probablemente el cáncer. A veces, transforman las células inofensivas, los leucocitos de la gallina, por ejemplo, en temibles enemigos que invaden los órganos y matan en pocos días al animal. Estos terribles seres nos son desconocidos. No les vemos jamás. Sólo se manifiestan por sus efectos sobre los tejidos. Con ellos, las células están sin defensa. No oponen, a su paso, más resistencia que la que podrían oponer al humo las hojas de un árbol.

Las bacterias, comparadas a los virus, son verdaderos gigantes. Penetran, sin embargo, con facilidad en nuestro cuerpo por medio de la mucosa intestinal, por la nariz, por los ojos o por la garganta, o bien, por la superficie de una herida. Se instalan, no en el interior de las células, sino en torno de ellas. Invaden los tabiques que separan los órganos. Se multiplican bajo la piel, entre los músculos, en la cavidad del abdomen, en las membranas que envuelven el cerebro y la médula. Pueden, incluso, invadir la sangre. Segregan en el medio interior, substancias tóxicas. Provocan los desórdenes en todas las funciones orgánicas.

Las enfermedades degenerativas son a menudo la consecuencia de las enfermedades microbianas, y a menudo también la consecuencia de ciertas enfermedades del corazón y del mal de Bright. Las provoca la presencia en el organismo de sustancias tóxicas, que provienen de los tejidos mismos. Cuando es la glándula tiroides la que fabrica tales sustancias, aparecen los síntomas del bocio exoftálmico. Ciertas enfermedades pueden producirse por efecto de la detención de las secreciones indispensables de la nutrición. Es por ello que la insuficiencia de las glándulas endocrinas, de la tiroides, del páncreas, del hígado, de la mucosa gástrica, trae como consecuencia enfermedades tales como el mixedema, la diabetes, la anemia perniciosa, etc. Otras enfermedades son determinadas por la carencia de vitaminas, sales minerales y metales que resultan necesarios para la construcción y mantenimiento de los tejidos. Cuando los órganos no reciben del medio exterior los materiales de que tienen necesidad, pierden su resistencia a los microbios, se desarrollan mal, fabrican venenos. Por último existen enfermedades que discuten hasta la hora presente sabios e institutos de investigaciones científicas. Entre ellas el cáncer y multitud de enfermedades nerviosas y mentales.

Se sabe de un modo positivo, que los progresos de la higiene durante estos últimos veinticinco años han hecho maravillas y que la frecuencia de las enfermedades infecciosas ha disminuido de una manera admirable. La duración media de la vida era sólo de cuarenta y nueve años en año 1900 y ha aumentado, desde esa fecha, en más de once años. A pesar de esta evidente victoria de la medicina, el problema de la enfermedad, sigue siendo formidable. El ser humano moderno es delicado. Un millón cien mil personas deben emplear su tiempo para cuidar ciento veinte millones de personas enfermas. Entre la población de los Estados Unidos, existen anualmente más o menos cien millones de casos de enfermedades graves o ligeras. En los hospitales están ocupadas permanentemente 700.000 camas. Los enfermos hospitalizados y no hospitalizados, se sirven de 142.000 médicos, 65.000 dentistas, 150.000 farmacéuticos y 280.000 enfermeras. Existen 7.000 hospitales, 8.000 clínicas y 60.000 farmacias. Se consumen cada año 715 millones de dólares en adquirir remedios. El conjunto de atenciones médicas en todos sus aspectos cuesta 3.500 millones de dólares. Evidentemente, pues, la enfermedad constituye, económicamente hablando, un fardo harto pesado. Su importancia en la vida de cada cual es incalculable. La medicina está muy lejos de haber disminuido, como generalmente se cree, la suma de sufrimientos humanos. Si es verdad que hoy se muere menos de enfermedades infecciosas, se muere en cambio más de enfermedades degenerativas que, por otra parte, son más largas y dolorosas. Los años de existencia que ganamos gracias a la supresión de la difteria, de la viruela, del tifus, etc. se pagan con los prolongados sufrimientos que preceden a la muerte debida a las afecciones crónicas. El cáncer es, como lo saben todos, particularmente cruel. Por otra parte, el hombre civilizado está expuesto como antes a la sífilis y a los tumores del cerebro; a la esclerosis, al reblandecimiento, a la hemorragia de los vasos, al surmenage moral e intelectual que tales enfermedades producen. Igualmente se encuentra sujeto a todo género de des6rdenes orgánicos y funcionales que resultan de las nuevas condiciones de existencia, del exceso de alimentación y de la insuficiencia de ejercicios físicos. El desequilibrio del sistema visceral acarrea afecciones del estómago y del intestino. Las enfermedades del corazón se tornan frecuentes como acontece con la diabetes. Por lo que toca a las afecciones del sistema. nervioso central, son innumerables. En el curso de su existencia, todo individuo padece crisis neurasténicas y depresiones nerviosas engendradas por la fatiga, el ruido, las inquietudes, etc. Aun cuando la higiene moderna haya prolongado muchísimo la duración media de la vida, está lejos de haber suprimido la enfermedad. Se ha contentado con variar su naturaleza.

Esta variación no proviene únicamente de la disminución de las enfermedades infecciosas, sino también de modificaciones acaecidas en la constitución de los tejidos y de los humores, bajo la influencia de las modalidades nuevas de la existencia. El organismo se ha hecho más susceptible a las enfermedades degenerativas. Está afectado por los choques nerviosos y mentales a los cuales se encuentra sometido constantemente por las substancias tóxicas que fabrican nuestros órganos en sus desórdenes funcionales, y por las que penetran en él con los alimentos y con el aire. Además, por la carencia de funciones fisiológicas y mentales esenciales. Ya no reciben de los alimentos mas comunes, las mismas sustancias nutritivas que recibieron antes. A causa de su producción en masa y de las técnicas de la comercialización, el trigo, los huevos, la leche, la fruta, etc, conservando su apariencia familiar, se han modificado. Los abonos químicos aumentando la abundancia de las cosechas y empobreciendo el suelo de ciertos elementos que son incapaces de reemplazar han alterado la constitución química de los granos y de los cereales. Se ha forzado a las gallinas, por medio de una alimentación artificial a la producción en masa de huevos. La calidad de esos huevos no viene entonces a ser diferente. Otro tanto ocurre con la leche de las vacas encerradas durante el año entero en los establos y alimentadas con productos manufacturados. Además, los higienistas, no han prestado suficiente atención a la génesis de las enfermedades. Sus estudios sobre la influencia del modo de vida y alimentación, acerca del estado fisiológico, intelectual y moral de los hombres modernos, son superficiales, incompletos y de corta duración. Han contribuido, así, al debilitamiento de nuestro cuerpo y de nuestro espíritu, dejándonos expuestos a los ataques de las enfermedades degenerativas. Comprenderemos mejor la historia de estas enfermedades de la civilización, después de haber considerado las funciones mentales. En la enfermedad, como en la salud, el cuerpo y la conciencia son inseparables.

 

[ Siguientes Capítulos ]

 


NOTAS

[1] )- Bergson Henry, Evolución creadora, p.179

[2] )- Reuniones en inglés (N. del T.)

[3] )- “El saber es poder” (N.del T.).

[4] )- El autor se refiere seguramente a la Primer Guerra Mundial (1914-1918) y a la crisis económica de 1929.

 

La Editorial
 Principio de Página Siguiente
Imprimir

Alexis Carrel - La Incógnita del Hombre